lunes, 30 de septiembre de 2019

#MICULOPUBLICADO ... Damian

Hola acá Pasivo tranqui discreto muy calentón buscando activo calentón fogozo participativo para pasarla bien los dos mucha franela besos chupadas sin lugar ! Por Zona Oeste o Capital! Sin vueltas si hay onda programamos y garchámos a full! Mi mail zeusyganimedes69@gmail.com

#TETERASDATA: Cine Equix, HIPOLITO IRIGOYEN 945 CAPITAL

Por Piojan | Teteras recorridas por lectores | Hace 2 meses fui al cine Equix el que esta en H. Yrigoyen al 900 es medio sucio, a veces esta lleno de viejos y muchos lo califican de horroroso, pero bueno... a mi me gusta lo trash y lo bizarro por ende la pase bien y quería contarlo. 
Entré y me senté a ver la película en la sala de hetero, al rato se sienta alguien al lado y me empieza a tocar la pierna, después ya me había tocado la pija me bajo el cierre y la saco y me empezó a chupar, yo me termine de desabrochar el pantalón me lo baje todo de una pierna y me tire para atrás, me chupo la pija los huevos y empezó a lamerme el culo y me metió un dedo, que hermosa sensación, no quería acabar asi que cortamos ahí, quedamos un rato charlando y se fue.
Me fui a dar una vuelta x otra sala, volví a la hetero y fui al fondo había uno que le estaba chupando la pija a otro, me quede mirando un rato apoyando el hombro al la pared, al rato se para alguien detrás mío y siento como que se va acercando y me toca el culo, como sin querer con los dedos, lo deje hacer al rato de vuelta hasta que me agarra el culo y lo empieza acariciar y decirme que hermoso culo tienes ( siempre me lo dicen, y que le gustarían tenerme en una cama, el culo es natural nada de gimnasia) me apoyo bien contra la pared, como queriendo cojer con pantalón y todo, me desabrocha el cinturón, el botón baja el cierre y me empieza a bajar el pantalón despacito hasta la rodilla y sube sus manos por mis piernas hasta el culo me lo aprieta con las manos y vuelve a repetir que hermoso culo que tengo, me vuelve apoyar bien fuerte contra la pared en un bombeo y subiendo y bajando, se separa un poco y se empieza a bajar el pantalón, me agarra de la mano y me lleva hacia su chota.
Se la empecé acariciar para que se pusiera dura él me besaba la nuca la oreja, se corrió para atrás y se sentó en un banco que hay, me llevo hacia él me hizo chuparle la pija hasta que, estuvo dura me dio vuelta, empezó a besarme y meterme lengua al culo, como estaba agachado se acerco uno delante mío pelo la pija y me lo empezó a pasar por la cara hasta que me lo metió en la boca (obvio no resistí y me parece que estaban juntos xq no dijo nada) él de atrás me agarra de la cintura y me hace sentar sobre su pija, pero con la saliva no entraba, le dije que tenia vaselina en crema y me puse en el orto y un poco en la cabeza de la chota de él, ahí si me senté y fue entrando despacito hasta que entro toda y empezó a cojerme bien yo también lo ayudaba con los movimientos y él otro que me mandaba la pija hasta la garganta, todo era puro placer hasta hubo uno que no se como hizo, pero me estaba chupando la pija fue re lindo..
Me hubiera gustado que tanto la pija que tenia en el culo y en la boca tuvieran más leche, quiero un día volver a estar en esa situación pero que me llenen bien el culo de leche y al que le esté chupando también y poder tragarla ya que me prometí un día probar con tragarla...


sábado, 28 de septiembre de 2019

Rimming: Beso de colibrí o polaco, el clásico beso negro

Por Ale K | Parece que el sexo anal nunca pasa de moda, si bien hoy no es prioritario en el apetito de los más jóvenes. En los '80 era impensable una relación sin coito. Algunos afirman que les encanta, a otros les repugna sólo la idea de pensarlo, otros tienen una actitud ambigua que oscila entre el temor al dolor y el deseo de experimentar esa relación, otros son primerizos y les gustaría probarlo. Algunos cuando prueban no lo dejan... Otros prefieren idealizarlo románticamente. Así los comprueban los testimonios en consultorio.

Primero hay que vencer los tabúes, después la falta de educación acerca de cómo tener sexo anal satisfactorio y, por último, tiene que haber una especie de aprendizaje a disfrutar esta forma de sexualidad tanto para hombres como para mujeres.

Se puede decir que la mayoría de las parejas que se inician en el sexo anal no lo continúan practicando, fundamentalmente, por el desconocimiento a como realizarlo satisfactoriamente, por eso no vendrán mal algunos consejos de cómo tener una relación anal satisfactoria.

En muchas ocasiones cuando tenemos sexo con alguien bisexual notamos como agradecen estas practicas, que tal vez no pueda llevar a cabo con "su mujer" por no menoscabar su hombría.
Se le llama “beso de colibrí” porque estimula el perineo (base de la pelvis, entre los genitales y el ano de mujeres u hombres) y la lengua penetra el ano profundamente, simulando la manera en que esta ave succiona el néctar de las flores.

La humedad, fricción y temperatura tibia que la boca posee al contacto con zonas erógenas como el perineo o el ano puede resultar tan placentero para las parejas, que termina por ser una de sus prácticas sexuales favoritas.

El famoso “69” (con la boca en los genitales de la pareja) y la de “perrito” (donde tu pareja de espalda aguarda para ser penetrado) son las posturas más recomendables para que el anilingus resulte la estrella del sexo oral.

Consejos para practicar el “beso negro”



El “beso negro” es una de las mejores formas de estimular un culo solo por adorarlo o por si es un paso previo al sexo anal. En un culo estimulado previamente entras de una.

Para dar un “beso de colibrí” podes comenzar acariciando y jugueteando con los glúteos de tu pareja a través de la masturbación, pasar a sus genitales para luego ir con tu mano poco a poco hacia el perinéo. Una vez allí, mandale estimulación al ano frotando suavemente con tu dedo medio o tu lengua en movimientos circulares. Literalmente: se derriten!

Usa la lengua para masajear el perineo y tu boca para chupar y disfrutar del rimming, el cual podes seguir alternando con la masturbación por otras partes del cuerpo convirtiendo la experiencia en una explosión de sensaciones que causarán el orgasmo. Tomate todo el tiempo que puedas y escucha los gemidos.

Tengo una lengua en mi culo!


El lamer el trasero, succionar dentro y alrededor del ano, e introducirle los dedos impregnados con lubricante con suavidad, ayudaría a dilatar y relajar el ano que va a ser penetrado, esto reduciría la sensación de dolor inicial a la penetración.

Es una forma muy íntima de explorar el ano y esto se aplica a ambos miembros de la pareja.

Los miedos a lamer son más mentales y relacionados al olor, sabor y preferencias personales, para que esto sea más placentero. Lo mejor es que ambos deban tomar una ducha para eliminar cualquier olor.
El bordear el ano con la lengua es extremadamente excitante, porque la abertura del ano es muy sensitiva y los labios y lengua muy expresivos. Es tan fácil como chupar una vagina (si te gusta) y las mismas acciones crean reacciones placenteras.
Gentilmente pasá los labios sobre el agujero o succioná en la abertura y relajando el ano, como si fuera a cagar. Esto expandirá la abertura y le dará más área para poder insertarlo lo más profundo, hasta donde la lengua pueda llegar. Hacé un movimiento rápido con la punta de la lengua y es agradable si se hace con inserción profunda de la lengua.

Después de todo lo anterior ya estás para entrarle cómodo!


https://www.usandbath.com/search/label/Ale%20K?zx=85295c315d9a1a47

viernes, 27 de septiembre de 2019

#MIPIJAPUBLICADA y #MICULOPUBLICADO ... Brian

Versátil mas pasivo de 27, con ganas de contactar pibes activos o versátiles mas activos para catar buenas pijas, que tangan actitud y que no den tantas vueltas a la hora de concretar. Ando por CABA. Por acá lo que ven en la foto, orto bancador y buen caño para disfrutar uno a uno, trios o fiestas si es que se da. También me va estar en bolas, ver porno, olores, que me compartan... Dejen mensajes con buenas propuestas

jueves, 26 de septiembre de 2019

Camionero. Un viaje hasta vos.

Por Camionero24 | Relatos de los lectores | Soy camionero, tengo 24 años, pampeano, activo, calentón y suelo andar por todo el país. Hace unos meses tenía que llevar una carga a Tucumán, desde La Pampa. 
El viaje era de unas cuantas horas y tenía que pasar por muchos pueblitos del interior. Siempre que hago estas diligencias suelo levantar algún pendejo que está haciendo dedo al costado de la ruta o que me pida que lo lleve en las estaciones de servicio.
En cada viaje largo me caliento muchísimo, me entran unas ganas terribles de que me la chupen, de chupar yo o de hacer un buen culito. La cuestión es que para las 6 de la tarde paré un rato en una estación de Dean Funes (Córdoba), tenía que cargar combustible y seguir viaje por la ruta 60. Estaba en el baño, y mientras me estaba secando las manos aparece un chico de unos 19 o 20 años, carilindo y simpático.
Tenía puesta una remerita ajustada que le marcaba un lomo más que interesante, unos jeans que se le ajustaban perfecto a una cola que se advertía paradita y dura, un arito y un collar de hilo, de ésos que venden las ferias de artesanos. Llevaba una mochila de esas que usan para ir al gym. Intercambiamos miradas, y sin darme tiempo a decir algo el chico me dice: “Hola, me llamo Sebastián, vos sos el del camión tal que está ahí afuera?”. Nos pusimos a hablar y pegamos buena onda. Me contó que tenía que ir a Frías (un pueblito de Santiago del Estero, a 200 kms de Dean Funes, mas o menos), que iba a visitar a unos familiares, que no le alcanzaba la guita para el bondi, etc.
Obviamente le dije que suba, total me quedaba de paso. El chico era hermoso, casi no había dudas de que era gay, y parecía que había onda entre nosotros. A los 10 minutos arrancamos, hablamos un poco de bueyes perdidos, y al rato, como no daba mas de la calentura, me agarré la chota (que ya le tenía re parada) y me la empecé a amasar.
Al pibe se le fueron los ojos, se empezó a tocar el también y me dice “qué grande que la tenés”. Yo le digo “vos decís? Podés tocar si querés”. Ahí se me acercó y me la empezó a acariciar, primero por arriba del pantalón, después metió la mano y me empezó a pajear despacito, hasta que no aguanté más y le dije que paráramos al costado de la ruta y garchemos cómodos en la parte de atrás de la cabina.
Ni bien estacioné el camión se arrodilló delante mío y me empezó a chapar con desesperación. Yo le acariciaba la espalda con una mano y con la otra jugaba con su agujerito, que dilató al instante. Después sacó mi pija afuera, me pajeó despacio, hasta que me bajé el jean para estar mas cómodo y me la pueda chupar tranquilo. Fue uno de los mejores petes que me hicieron, el chico tenía unos labios carnosos, mandaba muchísima saliva, jugueteaba con la lengua y se la tragaba hasta el fondo, bien como a mi me gusta.
Siempre me da mucho morbo empujarles la cabeza con una mano hasta que siento que tienen arcadas. Me la chupó un buen rato hasta que le acabé muchísima leche bien caliente y espesa. Me encantó mirarlo tragar hasta la última gota, mientras me miraba con sus ojitos de nene bueno, con media chota adentro de la boca. Como suelo recargar rápido, le dije que no acabe, que todavía faltaba lo mejor. Le agarré la cara con las dos manos y le di un buen beso de lengua, profundo y cariñoso. Sentía el sabor de mi leche y su lengüita traviesa, que besando se movía tan bien que cuando peteaba. Le saqué la remera, el pantalón, le dejé el bóxer puesto porque me encantaba ver cómo marcaba bulto, y le empecé a chupar las tetillas.
El pendejo me volvía loco, empezó a gemir de placer. Con una mano libre le acariciaba la pija y con la otra el culo. Ya estaba mas dilatado que antes, así que le metí primero uno, y después dos dedos. Después de unos segundos, yo ya estaba tan caliente y lleno de leche como antes de acabar. Lo puse boca abajo, le chupe un poco el agujerito y luego se la empecé a meter, despacio, para que no le duela mucho y disfrute. El guacho se merecía que lo trate bien.
Me pidió que lo bombee mas fuerte, así que eso fue lo que hice. El pendejo tenía aguante. Cambiamos varias veces de posición, como pudimos en el poco espacio que teníamos lo cogí en cuatro, de costado y de frente. Mientras se la ponía estando el pibe sentado sobre mi chota, mirándonos cara a cara (ahí él llevaba todo el control) se pajeaba y daba unos gemidos que me calentaban sobremanera. Acabamos al mismo tiempo, yo le llené el culito y él mi pecho de guasca. Hacía tiempo que no la pasaba tan bien y lograba esa química con alguien. Nos limpiamos, nos vestimos y arranqué para seguir viaje.

A las 3 horas llegamos a Frías.

Ya era un poco de noche y hacía frío. Como no estaba bien de tiemps, lo tenía que dejar en la ruta. Le dije, y con buena onda me contestó que no tenía problemas, que sólo tenía que caminar 10 cuadras hasta la casa de su familiar. Al llegar noté que había bajado considerablemente la temperatura. El chico estaba en remera nomás y no tenía ningún abrigo en el bolso. Me dio algo de pena tener que dejarlo ahí, haciendo tanto frío, así que decidí prestarle mi campera. Ya habíamos hablado que nos teníamos que volver a ver, e incluso me dijo la dirección de su casa. Al principio quiso rechazar mi ofrecimiento, pero después de insistir dos veces aceptó.
Seguí viaje, llegué a Tucumán, pasaron los días. Al mes, mas o menos, me encontré de vuelta haciendo un viaje similar (esta vez a Salta), y tenía que pasar una vez más por Dean Funes. De más está decir que de sólo pensar en Sebastián me estallaban las hormonas y la chota se me apretaba contra el pantalón desesperaba por hacer de nuevo esa colita tan dócil. A las 4 de la tarde (hora de la siesta, no había un alma en todo el pueblo) toqué timbre en la casa del chico.
Después de un rato de tocar, me atiende una mujer de unos 45 años, probablemente recién levantada, a juzgar por sus ojeras. Me discuplé por molestarla, y después de hablar dos palabras le pregunté por Sebastián.
Me miró con una expresión algo desencajada, y me preguntó de dónde lo conocía. Le expliqué que hacía unas semanas lo llevé hasta Frías, porque estaba haciendo dedo en la estación, y que venía a buscar una campera que le había prestado porque hacía frío e iba desabrigado. La señora me miró con la cara aún más perturbada que antes, y me dijo que espere un momento. A los 5 minutos salio Sebastian a recibirme, con una sonrisa y un brillo en sus ojos que daban a entender que aquel encuentro no sería el último...

miércoles, 25 de septiembre de 2019

Cine Box. Laprida 1423 CABA

Por Eduardo | Teteras recorridas por lectores | Me pude organizar y animarme a ir al cine Box el lunes. Fui tipo 19 hs. Primero para llegar iba mirando la altura de la calle, ya que no tenía ni idea de como era la entrada. Por suerte estaba numerada la puerta, y en ella había un cartel que dice "Cine", tan chico que si venís apurado lo pasas de largo. Queda en: Laprida 1423 CABA.
Entre, una persona me pregunta si quiero dejar mi campera, le digo que no y me indica donde pagar la entrada. Aboné la entrada, (casi dos Evitas) y seguí el único camino posible.

Encontré la sala hetero, en esta sala estaban pasando justo un "solo". Bastante aburrido, vi un flaco sentado junto a otro los dos sobándose las pijas. Había muy poca gente.
Como no atrajo para nada la situación subí una escalerita que hay a la izquierda de la sala, y ahí una vez que se acostumbraron mis ojos comencé a registrar el lugar. En el balcón frente a la pantalla había tres tipos, uno cogiéndose a un flaco, mientras este le hacia un pete a otro.
Estaba tan oscuro que me costaba ver si hacia el final del pasillo donde estaba había algo mas. En eso cuando quiero acordar aparece un flaco de la "nada" y me agarra el bulto, que ya lo tenia al palo del morbo que me causaba la situación.
Me dice que buena pija tenes, querés que te la chupe? El flaco de unos 30 o 35 años, menudo de cuerpo. Le digo que si, me saca la pija del pantalón y me empieza a mamar, se sintió muy bien, no tanto porque fuese una gran mamada sino por la excitación de hacerlo por primera vez en un cine porno. Despues de eso, que no fueron mas de 5 o 10 minutos, me pregunta si me lo quería coger.
Obviamente dude un tiempo, que deben haber sido como 2 segundos, y le dije que si. El flaco tenia muy buena cola, así que se le me empece a meter, costo porque no estaba para nada dilatado, pero después del segundo intento entro toda lentamente, después de una deliciosa bombeada, que no fue muy extensa porque yo estaba extremadamente caliente, acabe. Pero antes de hacerlo aparece un pibe de unos 26 años con mochila, mira y se sienta en el banco que había junto a nosotros. En eso aparece el flaco al que le estaban tirando la goma cuando subí, me pone la pija en la cara al pibe que recién se sentaba y se la empieza a mamar.
Minuto mas tarde el pibe se da vuelta y se arrodilla sobre el asiento, y le empieza a hacer la cola. Para cuando yo acabe, ya había dejado de cogerlo y se la estaba chupando de nuevo. En eso el flaco que yo me acababa de coger, me dice; todavía la tenes dura, ponela por acá y me acerca la pija a la cara del flaco que estaba al lado mamándole la pija al otro tipo.
Pensé que me iban a sacar cagando, pero no fue así, el tipo al que se la estaban mamando le agarra la cabeza al pibe y se la lleva mi pija. Me la chupo, y debo decir que mucho mejor que el que lo había hecho antes.
Después de unos minutos, el tipo que estaba de antes con él, me dice no sabes la cola deliciosa que tiene, no te la pierdas. En eso el pibe deja de chuparme la pija y me pone la cola para que le meta la pija y se lleva a la boca la pija del otro tipo.
Me lo cogí, realmente una cola hambrienta era esa. Estuve disfrutando un rato, pero como recien habia acabado, no me quede mucho, ya que el placer no era tan intenso.
Me quede ahí arriba viendo que había algo mas de gente, en eso se me acerca un flaco de mas o menos mi edad. Nada mal, cuerpo normal, pelo lacio a los hombros, creo que ojos claros y barba candado.
Me franelea la pija por afuera del pantalón, y me dice: "que buena pija" (no creo tener un gran pedazo, pero por lo visto tuvo buena aceptación) si te gusta es para disfrutar ... Y me dice, me la chuparías?? Le contesté: claro que si, siempre que yo también la pase bien.
Le saco la pija y se la empiezo a mamar, al flaco le gusto bastante, nos besamos, le bese el cuello, las tetillas; le lamí el orto y otra vez la pija. En el medio me hizo un pete breve, pero delicioso ...
En ese acto oral que no deben hacer sido mas de 15 o 20 minutos, quise cogerlo, cosa que no muy sutilmente no quizo. Pero lo que halago mi ego fue que acabo sin tocarse.
Después de eso estuve un rato dando vueltas, pajeándome un poco con la peli, ya que quería acabar por segunda vez. En medio de eso uno de los flacos que estaba sentado cuando llegue seguía ahí, tocándose de tanto en tanto; no estaba nada mal y al cual se le acerca al que le había hecho el pete, se ponen a conversar y le dice lo bueno que había estado el pete que le había hecho y que besaba muy bien.
Se para el que estaba mirando la peli,da una vuelta y me lo cruzo nuevamente en el pasillo junto con su amigo, que le vuelve a decir que besaba bien. En ese momento lo mira y le dice bueno ya que insistís lo voy a probar, y me agarra la cara y me parte la boca de un beso; y me dice: es cierto besas bien!! También es cierto, que la mamas tan bien? Le ofrecí una muestra gratis ...

Le hice un pete breve, pero que disfrute tanto yo como él.
Me gusto la experiencia .... tendré que volver


martes, 24 de septiembre de 2019

Otro garche. Un gran paso para SU humanidad.

Por Leo | Relato de los lectores | Antes de pasar a la anécdota en sí, un poco de trasfondo. Desde que empecé a ser sexualmente activo no me he encontrado con muchos chicos "sin experiencia" y los pocos encuentros con chicos de este tipo resultaron ser bastante amenos. Así que por eso la siguiente anécdota se me hizo particular: El otro día estaba en mi casa tratando de estudiar hasta que me harté y decidí entrar a un chat para ver si conseguía garche. 
Después de un rato, este flaco de 26 años me manda un mensaje. Luego de las típicas preguntas iniciales para cualquier garche en esta época digital (de donde, como sos, lugar?, etc.) acordamos vernos para coger al día siguiente.
Yo no vivo solo por temas económicos, así que convenimos que él viniera a la mañana, tipo 11.
Llegó a la hora pactada. Bajo a abrirle y en persona era como en las fotos, aunque con una cierta expresión de cansancio y, cómo me daría cuenta más tarde, algo de nervios.
Subimos y le invito algo de tomar; él me pide agua. Nos sentamos y yo también me sirvo algo. Empezamos a charlar un poco antes de coger. Ya en el chat me había dicho que era nuevo en esto y que era tapado, me comenta que se separó de la novia, de que trabajaba, etc., y me pregunta si hace mucho que hago esto "coger con desconocidos) y le digo que sí, desde los 19 (tengo 25 ahora) y le comento que no es muy distinto a levantarse a alguien en un boliche. Me responde que no iba a boliches, y lo siguiente que me pregunta es si estoy seguro que no viene nadie (le había dicho que comparto departamento) porque no quería que lo viera nadie. Le contesto que se quede tranquilo mientras terminamos de tomar nuestras respectivas bebidas. Lo llevo a mi habitación, la cual tiene cama de dos plazas, y le pregunto cómo quiere comenzar. Sin saber que contestarme, me acerqué y le empecé a besar el cuello para llegar despacio a los labios, no respondió del todo. Así se notó que realmente nunca había sido "cariñoso" con otro hombre. Empiezo a meter mano por debajo de su remera y pantalón, se lo  empiezo a bajar. Responde haciendo lo mismo. Terminamos quedando en bolas, le dije que se acostara. Me subí encima de él y seguí besándole el cuello y fui bajando hasta su pija.  La tenía parada, se notaba que le faltaba un poco más. Se la chupo un poco. Luego le dije que él me la chupara, lo hizo bien a pesar de no estar acostumbrado.
Después le pido que se dé vuelta y levante el culo. Él obedece y entonces le doy una tremenda chupada de culo, se nota que le gustó porque empezó a gemir y la pija se le paró más. Mientras le comía el hoyo, empecé a masturbarlo. Le encantó. Después de unos minutos, con la cola a punto, me pide que se la meta. Fui a buscar los forros y lubricante. Le lubriqué la entrada y le mandé un dedo y lo dilaté un poco antes de ponerme de rodillas y empezar a apoyarle la pija entre las nalgas. Me pidió que vaya lento porque "la tenes muy grande", le contesto que la mía es promedio (es agradable oír que te dicen eso, pero hay que ser honesto ja) y que va a entrar bien. Se la empecé a meter despacio y le dije que se relajara.
Cuando ya estuvo toda adentro, empecé a meterla y sacarla despacio y fui aumentando la fuerza. Un poco incómodo al principio por el tema de la altura, pero luego empezamos a ir con más ritmo y él empezó a gemir de vuelta. Baja la cola, apoyando su pija en la cama, me subo encima y le doy más fuerte. A veces parando, sacándola y volviéndola a meter toda de una. Me sorprendió que no quisiera tocarse, le pregunté un par de veces si estaba cómodo, y me dijo que sí, así que seguí bombeándole el culo hasta que estoy por acabar, me dice que siga. Empiezo a meterla más rápido y acabé con un par de empujones más. Me quedo acostado al lado de él y tiro el forro a un tachito que tenía por ahí. Y me dice "me encantó lo que me hiciste". "Me alegro" –le digo-. Si bien me gustan los dos roles y a pesar de ser algo gordito, no hago de activo tan seguido, así que cuando me dicen que la pasan bien, me sale una sonrisa.
Luego de descansar me levanté a tomar algo y él pasa al baño. Vuelvo con dos botellas chicas de jugo y me siento en la cama. Cuando él vuelve, veo que se tapa la pija con las manos. Le comento: "¿Por qué te tapas? Acabamos de coger, así que ya vi todo" pero me dice que tiene vergüenza y que yo soy el que es extrovertido o que no le importa que lo vean en bolas (realmente…  no me importa). 
Empiezo a vestirme al igual que él, mientras charlamos. En eso me suelta algo que hace que todo lo que me había dicho, lo de la pelea con la novia, que tenía vergüenza y que no quería que lo vieran. No recuerdo exactamente cómo lo dijo, pero el punto es que los viejos de él lo habían criado de cierta forma y que estas cosas le eran raras todavía, y que este encuentro fue como pasar una barrera para él, que lo poco que había hecho antes era sólo coger y hasta ahí. Aparentemente nunca pudo ponerse a hablar como estábamos hablando nosotros, con el garche de turno.
Terminamos de vestirnos y le bajo a abrir. Mientras bajamos me repite que para mí puede no ser la gran cosa, pero que para él fue como un paso grande. Nos despedimos y se fue.
Me dejó pensando que no todo el mundo tiene la actitud despreocupada pero responsable que mis viejos tuvieron conmigo. Yo esperé hasta los 18 para tener mi primera experiencia con hombres y desde entonces experimenté mucho de lo que quería experimentar. He estado con gente de mi edad y con gente mayor. Casi todas fueron experiencias placenteras y algunas invaluables. Y ver a este tipo de 26 años (un año mayor que yo) teniendo vergüenza de mostrarse o de besarse con un hombre, me dejó pensando en lo que pudo haber hecho en ese tiempo y no hizo por miedo.
Apenas subí me puse a escuchar hardcore punk. Y me puse a hacer cosas de la facultad. No creo que lo vuelva a ver, pero espero le vaya bien al flaco.

sábado, 21 de septiembre de 2019

#MIPIJAPUBLICADA ... Alex

Por acá machito activo, 24 años de trampa, al que le gusta ponerla, buscando catadores de pija. Soy de zona oeste, Moreno, pero me llego a cualquier lado. Soy fletero y ando por todos lados, siempre puedo combinar para llegar y que me peguen una buena ordeñada. Lo que hay es lo que ven al que le guste que se prenda, vivo siempre al palo y necesito descargar varias veces al día. Escriban que contacto.

viernes, 20 de septiembre de 2019

Plaza. Cuando la cabeza de arriba puede mas que la de abajo.


Por Mr. Brightside | La plaza de mi barrio es de las pocas en la ciudad que aún no está enrejada. Si bien esta en gran parte iluminada, tiene sus agujeros negros. Me mude hace poco más de 6 meses, y tengo referencias no muy buenas acerca del barrio, respecto a seguridad. No obstante, por la facultad y por juntarme con mis amigos, soy de moverme mucho de noche y nunca tuve el más mínimo inconveniente (hasta ahora). La plaza en cuestión me generaba curiosidad. Fantaseaba con encontrar algún chongo corriendo o paseando el perro o simplemente sentado en algún banco esperando que pase algún putito para tirarle la goma en algún rincón. Anoche estaba medio quenci, y me dio por ir a probar suerte a la plaza.
Había un par de corredores (estaban BUENISIMOS los 2), algún que otro adolescente jugando al fútbol en la canchita (en medio de la plaza, cerrada con alambrado pero para mi asombro abierta a esa hora, alrededor de las 10PM)... Y un chabón sentado en un banco, con su mochila al lado, con las manos que en medio de la oscuridad no se notaba si las tenía en los bolsillos de su buzo, o si estaba manoteándose a dos manos. Pelo corto, medio grandote (pero no mucho), bien vestido, mochila y zapas que parecían tener no más de un año de antigüedad, barba de días... Si, el flaco me re calentó y me hice la cabeza que era de los que estaban ahí buscando un putito tiragomas. Lo revolotee un poco, y notaba que siempre me buscaba con la mirada. Bingo! De todos modos, estaba esperando que haga alguna señal más evidente (agarrarse la chota, por ejemplo), y no pasaba de las miradas.
Después de un buen rato de "te miro me miras", me decidí pasar por su banco. Si se manoteaba o si me hablaba, entraba en acción. Cuando pase, note que el chabón se mandó ambas manos por dentro del pantalón (como quien se acomoda el bulto en detalle), ahí le mande una mirada bien fija, A LA ZONA. "Hola" me dice. Le devuelvo el saludo. "Se te perdió algo?". Le contesto negativamente. "Veni, sentate", me invita...
Casi inmediatamente le pregunto si es de acá del barrio. Me dice que "alquila" a un par de cuadras de ahí, que los dueños no le dejan llevar a nadie. "Listo, este esta re buscando" me digo, aunque el hecho de que ya me estuviera aclarando de una que "no tenía lugar" implicaba ir si o si a mi casa... O resolver ahí mismo en la plaza. A la vez me dice que está esperando a la madre. Ahí me quede más desconcertado, y le pregunto si es que la madre vive lejos. "No, acá a un par de cuadras también". Y ahí se despacha con que en donde alquila (que después entendí que era una pensión) al parecer no había pagado la noche, y la madre vendría o bien a dejarle plata, o bien a traerle alguna frazada o algo. Me pareció re inhumano que la propia madre no le diera asilo, o que si tanto tardaba la doña en venir y a él le urgía que aparezca, no le dio por ir el a la casa. Me dijo algo de que en la casa de la madre no lo quieren, que lo quisieron apuñalar (!!!) y que no da ir porque es para kilombos...
Resolver ahí mismo hubiera sido lo mejor... 
La charla fue extensa y bastante variada, pero siempre el encontraba la forma de mechar ciertas cositas. Como que "un amigo" que vive en la calle, a veces hay tipos que le ofrecen coger y le pagan para que se quede toda la noche. Que otro a veces hace "fiestas" donde es "todos contra todos" y el un par de veces fue. Que la novia con la que más duro era más que nada porque cogían muy bien, pero que a él ella mucho no le gustaba, pero que una vez cogiendo se le rompió el forro, pero que no le importo nada y le lleno la concha de leche, porque es re lechero. Que una vez fue a la casa de un tipo que tenía "UN KILO DE COCAINA" y alcohol y que tomando le ofreció que se quede a dormir y se lo garche. Que él no es gay pero "acepta a los que son así". Que él es muy buena persona, que no es desubicado, que respeta, que no le hace mal a nadie, que no roba, que si lo invitan a dormir a una casa no arma bardo ni se queda con nada ajeno... Siempre que el tema se desviaba, el volvía a tirar que esa noche probablemente dormiría en la calle, que a su amigo le ofrecen birras o plata para coger y quedarse a dormir y agarra viaje, que el andaba con muchas ganas de una birra...
El chabón estaba buenísimo. Me hubiera gustado terminar como en la foto. ¿Daba para un garche? RE DABA!! Pero, más allá de que metí otros tipos en casa. Me ganó la desconfianza.
A la vez, todo el tiempo me decía "vos no me dijiste la verdad". Y si bien le pregunte varias veces a que se refería con eso (y siempre colgaba y se iba para cualquier otro lado) ya casi al final me pregunta "a vos no te gustan las mujeres, no?". Le dije que me gusta todo, que no hago diferencia. En eso pasa un grupito de pibes, y uno se pone a mear unos cuantos pasos detrás de él, quedando en mi campo visual, pero no en el de él. Mientras me decía que era claro que yo le parecía que yo me había puesto a charlar con él porque yo buscaba "hacer algo", me interrumpe un toque y me dice "se re nota además que estas re relajeando al pibe que está meando ahí atrás" (no sé cómo se dio cuenta porque era literal DE ESPALDAS A EL). Yo me hice un poco el boludo y le dije que me senté a charlar con él porque él fue quien me invito a sentarme.
Después de una hora, hora y media de charla, me decidí a dejarlo. Me pregunta para que lado voy (le dije que pegaría una vuelta medio al pedo que no era el camino directo a mi casa) y "casualmente" él también tenía que ir para ese lado (pero cómo? no vas a esperar más a tu vieja? Minutos antes me decía que quizá hasta las 12 la esperaba, y aún faltaban un par de decenas de minutos para que se haga esa hora). Cuando nos alejamos de la plaza y quedamos solos (elegí las calles más iluminadas de la zona para volver a mi casa) ahí, con la voz baja y maquillando mucho las palabras, me dice que si no quería que vayamos a mi casa, y hagamos "lo que yo quiera". Que él sabía que yo tenía ganas de coger con él. Que no le tenga miedo que yo apenas me levante para ir a laburar, él se vestía y se iba conmigo...
La verdad, el chabón estaba buenísimo. Si. ¿Daba para un garche? RE DABA!! Pero, más allá de que metí miles de veces a tipos que apenas si había cruzado miradas 2 segundos antes, o un par de mensajes en alguna app, en este caso me dio desconfianza. Quizá si lo hubiera cruzado de día lo hacía pasar de una. O si no me contaba toda esa historia de la pensión, la madre, que dormía en la calle (a pesar de estar muy bien vestido, con ropa impecable de limpia y con aroma de haberse bañado recientemente), si no dejaba tan en evidencia su plan de quedarse a dormir (debo admitir: solo invito a dormir a casa a mis amigos, o al flaco con quien tenga intenciones serias)... Seguro que lo agarraba y le exprimía la chota. Pero no, no me anime. En la esquina de mi casa lo salude, con la "promesa" de que si nos cruzábamos volvíamos a hablar (me dijo que anotaría mi numero pero no tenía su celular en mano, y yo había salido sin el mío), y me fui.

¿Ustedes, que habrían hecho?
https://www.usandbath.com/search?q=Mr.+Brightside

Teteras: Acá no hay que sentir, sino gozar sin entender lo que se goza

Por Alejandro Modarelli | Al principio, el espacio gratuito del baño público convivió con la incipiente movida homo de la democracia, hasta que la onda modernizadora fue inclinando la balanza, definitivamente, en favor del circuito sexual privado de puertas adentro.
Así, a medida que se expandía el mercado manfloro con sus saunas, discotecas y pubs, y la clase política vendía las maltrechas joyas del Estado, el sexo ferrocarrilero fue perdiendo su frecuentado privilegio.
No insistan en ver ahí [las viejas “teteras”] el único recipiente posible donde podíamos derramar el jugo del deseo, en una época en la que casi no existía el mercado gay: nadie debiera prestar atención a esa clase de certezas sociológicas; son gimoteos teóricos de quienes nunca gastaron las baldosas detrás de pijas de señores heterosexuales. Esas pijas no buscan una boca amistosa en los clásicos lugares de encuentro gay.
No están detrás de la más linda sino de la que más promete. Seamos claras: la disco y el sauna son entretenimiento erótico útil solo para las pendejas. Baile, cópula y enamoramiento entre pájaros iguales. Nosotros, en cambio, somos bichos del antiguo régimen. 19/4/12

jueves, 19 de septiembre de 2019

#MIPIJAPUBLICADA y #MICULOPUBLICADO ... Jony

 Por acá Jony de 26, muy pasiv@ buscando un macho o varios que me dominen en la cama y me llenen de carne. Me encanta mamar pija y que me estén dando murra de atrás, mientras otro me la chupa. Si alguno se copa dejen mensaje que contacto y le damos sin asco. Me va la fiesta de varios activos que ven porno y quieren que se las mamen o estar en bolas tomando birra. No la pongo pero me gusta que me la chupen. Si hay onda resuelvo rápido. Ando por zona norte pero tengo movilidad. No tengo lugar pero voy donde me ordenen! 

Amigarches: Sexo con amigos sin ser gay

Diego de Alzaga| Ale K| AmigarchesEn sexología y psicología se afirma que para ser amigarches hay algunos “perfiles” de hombres, que sin ser homosexuales, tienen sexo con otros hombres. Se han estudiado estos casos y explican que en estos hombres no existe factor alguno de homosexualidad o bisexualidad como tal.
¡Basta de gastar plata y tiempo en minas, pegate un vuelta y vuelta con un amigo y a otra cosa! Y todo sin ser gay!! Nos apoya la ciencia! ¡VIVILO SIN CULPAS!

Los perfiles de estas personas están relacionadas con factores como traumas psicológicos, económicos y, hasta enfermizos, razones por las cuales no habría que llamar gay a un hombre que tenga alguna de las siguientes etiquetas:

1. Víctimas de abuso sexual en la infancia: También conocida como “impresión homosexual”, se da cuando un varón es abusado sexualmente en la infancia, al crecer recrea el abuso en su comportamiento sexual para intentar “sanar” el dolor emocional sufrido. Si este individuo recibe apoyo psicológico y logra ser consciente de su condición, este comportamiento sexual puede ceder, ya que no está motivado por el deseo sexual hacia otro hombre, sólo se trata de un trauma pasajero.
2. Trabajadores sexuales: Estos hombres heterosexuales participan voluntariamente en relaciones sexuales con otros hombres por la recompensa económica, únicamente. Su libido se despierta sólo como impulso sexual (como en la masturbación). Al parecer un factor de excitación es el dinero, pues es bien sabido que en la industria porno ganan más los hombres que tienen sexo con otros hombres, que los que graban videos sexuales con mujeres.
3. Hombres que buscan desesperadamente experimentar con su sexualidad: Los hombres bajo este perfil, buscan experimentar con conductas sexuales que la mayoría identifica como conductas homosexuales. Algunos de ellos evitan el contacto sexual directo con hombres, pero lo sustituyen experimentando con dildos y otros juguetes sexuales, que a sus parejas femeninas incluso les parecen aceptables.
4. Primerizos: Por lo general en la adolescencia algunos varones se involucran entre sí para tener su primera experiencia sexual. Esto se puede extender hasta los 25 años de edad sin considerarse homosexualidad como tal. Es un simple ejercicio de satisfacción sexual.
5. Falta del padre: Se trata los hombres heterosexuales que anhelan el afecto y la atención de sus padres y buscan relaciones sexuales con hombres, como una forma de conseguir aquello de lo que carecieron en la infancia: crianza masculina y aceptación de su progenitor.
6. Atraídos sexualmente hacia los hombres, pero emocional y románticamente hacia las mujeres: Son hombres que se sienten atraídos emocionalmente hacia las mujeres, salen con ellas y tienen noviazgos heterosexuales. Aunque pueden llevar una vida sexual con las mujeres que aman, su verdadero y más apasionado deseo sexual es despertado por otros varones.
7. Narcisistas: Son hombres heterosexuales que viven absortos en sí mismos y tienen una necesidad constante de atención y aceptación, utilizan la sexualidad con otros hombres para ser adorados.
8. Adictos sexuales: El comportamiento “gay” puede ser el resultado de la adicción sexual. Pero incluso aquellos que se hayan “curado” podrían seguir sintiendo atracción por otros hombres, como les pasa a los sacerdotes célibes homosexuales.
9. Complacientes fantasiosos: A estos hombres les gusta complacer a sus parejas femeninas, quienes tienen la fantasía de que sus hombres mantengan relaciones sexuales con otros hombres frente a ellas. Para estos hombres es placentero sentirse “humillados” por otro hombre mientras su pareja femenina los ve.
10. Exhibicionistas: En este grupo tenemos a algunos culturistas o aficionados al gimnasio, quienes aunque no mantienen relaciones sexuales con otros hombres, gustan de coquetear entre ellos para obtener mayor atención y admiración sobre el trabajo físico que realizan en sus cuerpos.
11. Liberación sexual en población carcelaria: Existen hombres que al estar encerrados en prisión, deciden mantener vidas sexuales con otros hombres. Esto ocurre simplemente porque resulta su única o más inmediata opción para satisfacer su deseo sexual. Una vez puestos en libertad, estos hombres siguen su vida como antes de entrar a prisión.





Vale todo

Estos perfiles son una pequeña muestra de lo compleja que es la sexualidad del hombre. Al final del día cada individuo es responsable de ejercer su sexualidad como mejor le parezca. Aunque podemos ponerle muchos adjetivos y buscar muchas explicaciones, las respuestas pueden ser más simples de lo que pensamos, Freud a menudo decía: “A veces un cigarro es sólo un cigarro”.
Hay una gran variedad de formas y maneras de llevar una relación de amistad con sexo esporádico. Casi todos los que dan testimonio en consultorio, están de acuerdo en un punto: es que si contemplas a tu amigo/a con esperanzas de comenzar con una relación de pareja de tipo romántico, quizás sea mejor que lo pienses dos veces, ya que las posibilidades de que ocurra en la práctica son bastante escasas, aunque cada caso es un mundo, nunca te desanimes, Aunque cueste creerlo lo que frena hoy un poco el querer estar en pareja son los motivos económicos. Las economías personales están muy jugadas. Y si lo que queres es seguir manteniendo algún tipo de relación o contacto, la clave parece estar en la comunicación, antes y después del sexo.

Listado de gimnasios con onda

Listado de gimnasios con onda
Hace CLICK en la foto

ULTIMOS COMENTARIOS