lunes, 28 de marzo de 2016

La ignorancia tiene cara de ETS.

Ale K | Columna | Serofobia |

Disfrutar de todos los placeres es insensato; evitarlos, insensible. PLUTARCO


El prejuicio serofóbico relaciona el VIH, entre otros, con los conceptos “deterioro”, “vejez” y “promiscuidad” y eso es terrible en dos sentidos: hacia el hombre VIH+ y hacia vos. Hacia él, porque el deterioro es falso (¡y aunque fuese cierto!) y –además– porque el VIH no sabe lo que es la promiscuidad. Basta con una relación de riesgo en un grupo de tanta prevalencia como el nuestro para que se produzca una infección. Y es en este sentido en el que resulta terrible para vos, porque tu prejuicio te hace vulnerable. Los prejuicios no protegen, la información sí.
En el siguiente caso la ignorancia tiene cara de ETS.
Lo que sigue ha sido sacado de Facebook y es alguien que se expone contando sus actividades en el Cine Ideal. Por hablar tan livianamente ha recibido un montón de respuestas acusatorias y con cierta moralina que también expone el miedo de quienes las escriben... En algo todos coinciden, LA IGNORANCIA... 


ETS

[avatar user="AleK" align="left" /]

A nuestro amigo del face su prejuicio le hace creer que si los chicos están buenos y son  jóvenes, se las puede chupar y hasta tomar su “leche”, pero no se deja “coger”… como si eso le diese chance de algo. Cree que, no puede tener VIH y, por tanto, cree que puede “fiarse” y prescindir del forro cuando se acueste con sus ocasionales partenaires. O que hay que ponérselo si es un “viejo” en el cine, por que tiene manchas "sospechosas", que Dios le conserve la vista, el vio en un cine...

Volvamos a vos, tu  prejuicio tampoco te ha permitido pensar en que el VIH es asintomático y que, únicamente cuando se ha progresado a sida tras años de estar infectado, aparece algún signo físico que podría asociarse al VIH. Durante todos esos años, si la persona no está en tratamiento con antirretrovirales, puede dar lugar a una infección en otra persona (en vos, por poner un ejemplo).

serofobia

Una información realista es una gran herramienta, lo más útil es ver la realidad tal cual es.
A menudo, en consulta, trabajo con chicos que están en relaciones serodiscordantes más o menos estables y, más tarde o más temprano, sacan la conversación sobre una posible ruptura porque no son capaces de convivir con la tensión que les produce una posible infección. Ante una situación de miedo irracional, el trabajo del psicólogo es el de confrontar a la persona con la realidad. La realidad es que el VIH está entre nosotros, en nuestros amigos, en nuestros amantes y también en nuestros príncipes azules. A fecha de hoy, está en el 30% de los gays argentinos y seguirá en aumento mientras no nos hagamos todos la prueba de forma sistemática. Así que, como psicólogo, me toca recordarles que no podrán pasarse la vida huyendo o mirando para otra parte, que más tarde o más temprano volverán a toparse con el VIH y que deben aprender a convivir con su presencia en nuestra comunidad y a empatizar con los hombres VIH+. Que esto no se trata de un “ellos y nosotros” sino de un “todos”.

Antes de aprender a ser empático hay que aprender a ser inteligente y la inteligencia es muy realista. Cuantos menos prejuicios y más información veraz tengas, más fácil te resultará establecer relaciones constructivas.

Si lo pensas bien, puede que estés utilizando una estrategia equivocada. Evitas a las personas que tienen o que crees que podrían tener VIH y, en base a eso, te relajas y tenes prácticas sexuales que permiten la infección con los que crees que seguramente no lo tendrán. Hacé algo mejor: tomá recaudos con el virus y no huyas de las personas.
Nadie da ejemplos de moral; en el caso de que elijas "sexo a pelo" hay que ponerse fuerte y empoderarse, para cuando te toque sostener la situación de que un profesional venga y se plante asépticamente delante tuyo diciendo: "el HIV/ETS dio positivo" para así poder resolver que hacer. 


Me cito: como dije en Activo, fashion y con SIDA, "el culo te lo tenes que cuidar solito". 

 

viernes, 25 de marzo de 2016

Las pensiones. El estudiante de medicina. Tercera parte

El estudiante de medicina / José María Gómez / Nosotros y los baños / Los putos /

El estudiante de medicinaTodo se desencadenó (para bien de nosotros, Roberto y yo) a raíz de la represión de estado. Lo que en poco tiempo después se convirtiera en una plaga (grupo de soldaditos comandados por un oficial llevándose a los estudiantes de los pelos), tuvo un primer antecedente en la pensión. Vinieron a buscar a uno, recién llegado y del que desconocíamos hasta el nombre, y se lo llevaron a la rastra, lastimado, por lo que pudimos ver, y desnudo, por si hacía falta. No pudimos dormir en toda la noche.


Era verano y, como siempre, hacía mucho calor. Nos refugiamos en la cocina, algo asustados, y cada uno hablaba de lo que podía. Yo también. La única diferencia era que, por razones harto comprensibles, yo no podía substraerme al hecho de que todos, incluido yo mismo, estábamos en paños menores. Parecía una fiesta temática, las de boxer (aunque faltaban décadas para que se inventaran) o, mejor, un “pijama party” (y nunca mejor empleado el término) como el que  acostumbran a hacer los escolares, aunque esta vez era de creciditos, bastante creciditos, a decir verdad, pues en este caso, y no solamente el estudiante de derecho, los bultos que exhibían eran monumentales.
Pero ocurría otra cosa. Tal vez la emoción de la jornada, un cierto apego al grupo, la sensación indefinida de que cualquiera de nosotros pudo haber sido arrojado a lo desconocido (hubieron hipótesis descabelladas al respecto) y, por oposición, la certeza de que permanecíamos allí todavía y a salvo, provocó un clima de camaradería viril, un entusiasmo indefinido ante la presencia del otro, el cuerpo del otro que en esos preciosos momentos se mostraba tal cual era o casi, apenas cubierto por una breve prenda que más que esconder, vaticinaba. En síntesis, el ambiente fue mutando en un clima erótico, de alguna manera sorpresivo e, inevitablemente, las manos hasta ahora ocupadas en describir el suceso se acomodaban subrepticiamente sobre una tetilla, frotaban las propias espaldas y, las más atrevidas, no dudaban en posarse con deliberada procacidad sobre las vergas. Uno de ellos, un flaco bastante lindo que siempre andaba haciendo bromas sobre el sexo, no se pudo contener. La sacó (y la recuerdo muy larga, de esas curvadas hacia arriba) y exclamó, para sorpresa de todos (y secreta alegría): “Yo me voy a hacer una tremenda paja…si alguien me quiere acompañar…” y salió, la verga hacia adelante, como un faro ardiente. Algunos me miraron. Sentí que me incendiaba.


Entonces lo miré. El estudiante de medicina, blanco como la leche, rubio como el trigal y hermoso como un sol se apoyaba sobre el mármol de la mesada colocando una pierna voluptuosamente sobre la otra, se mordía con delicadeza las uñas de la mano derecha y, la otra, para mi desesperación, descansaba indolente sobre el promontorio. Entonces me miró. Intensamente. Y yo le dije: “Sí”, con la mirada pero también con el corazón. Le dije: “Sí, cojeme”, y se lo dije con todo el alma. Y comprendió. Y entonces hizo algo inexplicable. Abandonó de repente su actitud displicente, cruzó la pequeña habitación y vino hacia mí. Y me agarró de la mano. Juro que fue así. (Fue tema de chismes y cargadas durante varios días). Y me sacó de allí, raudamente, hacia su pieza.


No encendimos la luz, no hacía falta. Era verano, ya lo dije, y la luna, haciéndose un lugar entre los edificios vecinos, entraba raudamente por la puerta del cuarto. Lo recuerdo muy bien. Bajo la luz fría, como se dice, los rayos de la luna convirtieron al cuerpo de Roberto en una esfinge de plata. Su cuerpo era sin mácula, increíblemente proporcionado (yo ya había estudiado sobre el canon griego), vivo y, la prueba capital, enarbolaba una pija extraordinariamente bella y erguida que hacía estallar el paisaje. Me arrodillé.


Continuará.

miércoles, 23 de marzo de 2016

Ruta Caliente

[caption id="attachment_11232" align="alignright" width="300"]ruta Hace poco se cumplieron 2 años de esta franela en la ruta, con mi actual novio.[/caption]
Historias de la primera vez | Lucas |

Hola como andan? Esta es la primera vez que escribo y lo que les quiero contar pasó en el 2014.
Conocí a un flaco por el chat pegamos onda y pasamos Skype, nos vimos x cam -las caras no mostramos porque super reservados y tapados los dos, además él casado - y decidimos arreglar un encuentro para hacer algo, el único tema: los dos eramos activos. Igualmente era tal la calentura de ambos que aceptamos encontrarnos. Yo en ese momento tenia 25 años y él 38 -según me dijo-.

Quedamos en encontrarnos en una esquina, yo me retrase pero me esperó. Muchos nervios encima yendo al punto de encuentro hasta que finalmente lo vi: un flaco hermoso rubio, más alto que yo de remera al cuerpo y jean, muy masculino. Nos saludamos y fuimos hasta su auto, se notaba que él también estaba nervioso. Empezamos a dar vueltas por la ciudad sin saber a donde ir, ninguno de los teníamos lugar. Pensamos en ir a un parque en donde podes ir a garchar en el auto pero como seguramente estaría lleno por ser fin de semana lo descartamos. Así que seguimos camino y nos fuimos hasta una ruta a las afueras de la ciudad. Los nervios se me fueron pasando de a poco porque el flaco resultó ser muy piola y estuvimos hablando de todo un poco.

Llegamos a destino y paramos en la banquina, estaba todo oscuro era de noche. Apagó el auto, se formó un silencio que duró pocos segundos hasta que nos re comimos la boca. Todavía me acuerdo de ese beso como si fuera ayer, muy apasionado, mucha lengua, mucha piel. Nos empezamos a franelar, un poco de besos en el cuello, nos bulteamos y él me empezó a bajar la bragueta del jean y me la empezó a chupar. Todo esto estaba pasando en los asientos de adelante, mientras me la chupaba yo miraba si venia alguien o algún auto. Alta adrenalina.

Me la siguió chupando por un rato más y después nos volvimos a besar. Nos bajamos del auto para seguir apretando y franeleando, entonces me arrodille le baje la bragueta y le saque la verga para chuparsela, muy buena pija. Se había levantado la remera y se la puso atrás del cuello, me re calentó eso porque podia sentir su piel. Me levanté lo besé, seguimos franeleando, me la chupó un rato más hasta que los dos no dábamos más de la calentura y empezamos a pajearnos para terminar acabando banda en el pasto de la banquina. Nos subimos los jean y nos fuimos contentos y descargados.

Me llevo hasta un cumpleaños y él se fue a un asado. Nos seguimos escribiendo y viendo varias veces más, ahora somos novios y estamos conviviendo :). Nunca pero nunca pensé en tener una relación con un flaco pero acá hay amor. Hace poco se cumplieron 2 años de esta franela en la ruta, ya les contaré más historias, o mejor lo desafío a mi novio que les cuente él cuando se enteré que publique esto jaja.
Saludos a todos
Lucas

lunes, 21 de marzo de 2016

Grindr: Obsesivo yo?

Ale K | Consultorio de Ale K |Grindr |

Que pasa cuando las reglas y el protocolo del Grindr se confunden con los de nuestra vida cotidiana?
Muchos pacientes llegan al consultorio diciendo que lo que pasa en Grindr, les lleva parte de su vida... y sus sesiones de terapia.

[avatar user="AleK" align="left" /]

grindrGrindr ya no es ningún secreto desplazó a Manhunt y a otras paginas de contactos en las cuales se salia de pesca… El beneficio parece ser la geolocalización algo que permite el garche a la hora que sea y donde la persona esté.

Muchos pacientes míos me comentan que lo usan para levantar, encontrar polvos rápidos o, dependiendo de su entorno, amistades. El uso mayoritario (que sí, que siempre hay excepciones). Pero las “guías de uso” se escriben sobre las tendencias generales. Tengo pacientes que se encuentran en pueblitos del interior de la provincia acá en Argentina, Chile y México con los cuales hago sesiones por skype, y me dicen que en sus “pueblitos” nadie usa Grindr, porque sería un quemo.
Este video es  maravilloso, aquí se nos presentan situaciones en contextos de la vida cotidiana en las que los personajes interactúan como lo hacen en Grindr y nos aconsejan Don’t be an apphole (una traducción posible aunque no literal de este juego de palabras sería “No seas un grindrludo”). Hay una reubicación del termino literal, que es lo que nos mueve a la gracia, produce risa y por otro lado te deja pensando en la reducción de un mundo llevado al extremo.

Leé más acá sobre Grindr




El anonimato de estar detrás del celu hace que muchos hombres que interactúan en las apps de una manera en la que nunca interactuarían en la vida real (como se muestra en el vídeo) pero también es cierto lo opuesto: hombres gays que esperan de los hombres con los que interactúan en las apps, que se comporten como lo harían en la vida real. Muchos pacientes jóvenes describen a su partener como un “boludo” un “goma” por no animarse a más, por no ser directo, por en definitiva no descerrajar sobre la mesa un: ¡quiero que me ordeñes ahora! O ¡te quiero romper el culo ya! Pero cuando esto se da, pasan a ser groseros y guarangos salidos de lo más profundo del arrabal.
¿En que quedamos?

Me clavo el visto!!


En muchos casos la queja viene por el lado de no recibir contestación y resulta mucho más práctico contestar sólo a los que sí te interesan. Y no pasa nada porque no te contesten. No te están ninguneando ni te están haciendo el vacío. Simplemente no interactúan con vos porque nadie tiene la obligación de contestar un mensaje. ¿Por el simple hecho de que vos se lo hayas querido mandar, el otro tiene la obligación de contestar a alguien a quien desconoce por completo? Imaginate que me da por ahí y me dedico (cortaypegando) a escribir “hola” a doscientos de los hombres que me aparecen en Grindr. Si no les intereso ¿los quinientos a los que le escribo “hola" están obligados a contestarme para no ser maleducados? Las interacciones por app no se basan en las reglas de la sociabilidad humana. Al margen de las normas elementales de respeto, si alguien no ha contestado a tu tercer “hola”, igual es que, simplemente, no le has interesado. El problema, para vos, es si tu autoestima se basa en conseguir la atención de los usuarios de una aplicación de cruising.

Esto es lo importante, si te lo cruzas luego por la calle, no lo juzgues por cómo se ha comportado contigo en la app. Que te ignorase allí no significa en absoluto, que no quiera conocerte cuando te lo presenten en una cena o que no esté dispuesto a ser tu amigo y puede que algo más. Date y dale una oportunidad.

La vida real y las apps se rigen por motivaciones comunicativas diferentes. Las apps se mueven en la inmediatez visual (los hombres somos extremadamente visuales) y la vida real se basa en los resultados de las interacciones sociales.

En resumen: las aplicaciones de cruising y la vida real son dos cosas distintas y no puedes regirte en la una mediante las reglas de la otra: ¿has pensado que en las apps, al igual que en otro tipo de formato comunicativo digital, no te relacionas más que con una sola parte de esas personas y que, por tanto, la comunicación ya está sesgada por las características de la propia red social? Recordalo muy bien: las interacciones reales sólo se dan en la vida real.
El resto es entretenimiento y no aspira a más.
Sacale provecho sin frustrarte...

 

viernes, 18 de marzo de 2016

Las pensiones. El estudiante de medicina. Segunda parte


José María Gómez / Nosotros y los baños / Los putos

estudianteNo crean ustedes que, por lo que estoy contando, yo vivía para el sexo. Me había metido en Letras (que no terminé por asuntos que ya describiré), leía un libro por día, quería ser escritor y mis temas predilectos eran el nouveau roman y el existencialismo. No obstante, siempre me consideré orientado hacia el amor y aunque estaba inficionado de ideas racionales en el fondo era (y soy) un romántico incurable. Y, debo reconocer, siempre tuve una desarrollada percepción ante la belleza. Sobre todo la belleza masculina. Y había un derroche impresionante en las facultades. Resumiendo: lo quisiera o no, vivía en estado de calentura permanente.


El asunto con Roberto venía complicado. El tipo se hacía el “desentendido” (para quienes no lo sepan, ser un “entendido” fue uno de los tantos eufemismos de la condición) y, para colmo, en los contados encuentros circunstanciales que tuvimos me pareció percibir en él una velada burla hacia mis intenciones. Una tarde de verano me fui a la terraza a tomar sol (en realidad no era una terraza propiamente dicha sino el techo de la pensión y se llegaba atravesando cables y recovecos). Acostado boca arriba me entretuve mirando de soslayo a mi cuerpo y, en el centro, a una curva ascendente cargada de promesas. Y me puse a pensar en él, intensamente. ¡Y de repente vino! Como traído por mi imaginación, el estudiante de medicina acarreaba consigo una frazada (a todas luces inadecuada pero era lo que había) y se sentó a mi lado. “Yo también quiero”, dijo, refiriéndose a mi actividad hedonista. “Entonces, sacate la ropa”, le contesté. Y lo hizo. Quedó en calzoncillos (tampoco tenía malla de baño, al parecer). Y enloquecí. Para que se entienda bien: no existía Internet, el mundo de la imagen no se había “inventado” todavía. Ver al italianito casi en bolas bajo un sol espléndido fue una de las cosas más hermosas que había visto en mi vida. No lloré, por suerte (ante la belleza inaudita suelo llorar). Reemplacé la evidente conmoción con una erección descomunal. Y Roberto la descubrió.


Nos fuimos juntos a mi propio cuarto. Al entrar, se impresionó un poco con la montaña de libros y el gran afiche de Camus que colgaba de la pared. Para entonces ya se había vuelto a colocar el pantalón y yo también. (Una de las reglas del lugar que algunas veces se desobedecía era la prohibición de deambular en paños menores por la casa). Nos sentamos en mi cama, uno al lado del otro. ¡Éramos tan inocentes! … él, sobre todo. Enamorarse es fatal, te convierte en estúpido de la noche a la mañana. Estar caliente es mejor, te obliga a actuar, para bien o para mal. Yo estaba en la primera condición, sin duda, pero en la segunda también. Así que me animé, casi. Coloqué mi mano trémula sobre su pierna, ahí, muy cerca del abismo. Roberto me miró, parecía asombrado, tembló un poco. “¿Puedo cerrar la puerta?, le pregunté, con el corazón en la boca. “No, si ya me voy”, me contestó, sepultándome.


Todos íbamos a Arteón a ver películas. Pasaban las “de arte”: Pasolini, Antonioni, Bergman, un festín. Una noche me lo encontré allí, a la salida. Estaba con un amigo que me pareció amanerado. Me dio ilusiones pero celos también. Fuera de la pensión parecía distinto, más desenvuelto. E igualmente hermoso. Me acerqué. “Después nos vemos, si querés”, dijo, luego de presentarme. El otro me miró como si yo fuera una cosa. Lo esperé en la pensión, temblando un poco. No llegó enseguida y me fui a dormir. Pero antes me vengué. Pasé por la pieza del estudiante de derecho y le chupé la pija, así nomás, mientras el otro, su compañero de habitación, se cagaba de la risa. Roberto no volvió en toda la noche. Creo que lloré un poco, para variar.


Continuará.

miércoles, 16 de marzo de 2016

Mi pija publicada @FvanFer


Así te quería tener... ensartado, dominado!


A la vera del río.... Reserva Ecológica

Teteras recorridas por los lectores | Reserva Ecológica | Nico

Reserva Ecológica: Hoy fui por primera vez a la reserva ecológica, y les cuento que debuté en esta primer visita… Salgo del laburo a las 17hs y encaro directo para la reserva, había lugar para estacionar, joya...

en-la-reserva

17.30 hs entro y tomo el camino de la izquierda. Uffff para que! era reee largo y aburrido, en el 1er camino del medio giro a la derecha, yo mirando para los costados, por los arbustos a ver si hay gente cojiendo y nadaaa! desemboco al río todos parejitas felices tomando mate, la puta madre en donde están los chongos cojiendo?!

Prendo el Grindr sin Red ahhhhhh es una porquería esta reserva, me decido volver a casa.. Estaba cansado, todo el tiempo me preguntaba: ¿que mierda hago acá?¡Nunca mas vuelvo, es una cagada! De repente, se abren los caminos y de uno de ellos vienen 2 muchachos corriendo, los 2 muy lindos uno era argentino, el otro un hermoso alemán musculoso de ojos claros, se van y yo prosigo mi camino...

Vuelve a la senda: En un momento veo que uno de los muchachos, el argentino vuelve y toma un sendero que se llama Bosque de Sauces, yo lo sigo...  Adelante no venia nadie, atrás tampoco.. estábamos a 5 mts de distancia caminando, ya eran las 18 hs, y en un momento el tipo se mete en uno de los arbustos, me fijo y era como una puertita de árboles re lindo, como Alicia en el país de las Maravillas jaja y yo me meto a buscar a mi conejo!! Cuando entro me pongo a pensar, y si se metió para mear y yo ree puto estoy entrando, lo miro y se toca el pedazo me voy acercando y veo en el piso pañuelitos, forros, envoltorios de preservativos, me acerco, el pibe 32 años flaco marcado pelo oscuro, lindo en cuero…

Fast sex: Me agacho y empiezo a petearlo, una pija normal, chupaba y chupaba y por dentro feliz de cumplir esta fantasía, él gemía y disfrutaba de mi boca... Estuvimos 15min hasta que acaba en las hojas de los arbustos. Me encantó...
Salimos y emprende su trote y se va...
No me daban los pies para salir de ese lugar y ya eran 18.50 tenia miedo de quedarme encerrado, cuando salgo veo un montón de caminitos secretos, que están buenos explorarlos.. Y yo perdiendo tiempo mirando por los costados del Río a ver si encontraba algo..

Voy a volver… me encanto.

 

Nico

 

lunes, 14 de marzo de 2016

Sexting, con el móvil a la cama.

La columna de Ale K | Sexting | Sociedad

 El sexting consiste en el envío de contenidos de tipo sexual (principalmente fotografías y/o vídeos) producidos generalmente por el propio remitente, a otras personas por medio de teléfonos móviles.

 

[avatar user="AleK" align="left" /]

sextingEl móvil ha pasado ha ser el tercero en la cama de los más jóvenes en este blog tenemos el caso de Juliancito. Esto no está mal, en muchos casos se recomienda para reavivar la pasión y desarrollar creatividad en las parejas que ya llevan unos años y hay un poco de fatiga.

¿Pero que pasa cuando se pierde el enfoque? Hoy hay muchas posibilidades de perder los propios limites el mundo no es como lo conocíamos hasta ahora: veamos, las plataformas digitales de las que se dispone hoy en día han desdibujado los limites, esto se deduce de los mismos datos que arrojan, WhatsApp es usada por 1000 millones de personas y es el gran canal para compartir fotos y videos XXX en Internet. Elegidos por los sub-40. En Argentina solamente creció el 31% el consumo en videos.

MH (Manhunt) del total de la gente que chichonea por la red, cancanea, mostrándose y mandando fotos, pidiendo, mas de cerca, de más lejos y hasta fotos de familia, solo un 15 % llega a un encuentro certero, esto lo arroja como dato la aplicación Mascarade que es una de las mas bajadas por la gente que utiliza MH para “envolver”, “enmascarar” las fotos de sus perfiles con las de artistas o modelos famosos, justamente porque quienes lo hacen saben de antemano que nunca llegaran a un encuentro con el que está del otro lado.

DATO CURIOSO: los que SI llegan al encuentro real en MH son los perfiles que no tienen foto, es gente que directamente propone verse "cara a cara sin vueltas" y para ver que pasa… Personas que desde el momento que conectan están dispuestas a “pasar al acto”… Para los demás sigue el intercambio de fotos e histeriqueo.


Cuando dejamos de jugar, la sexualidad se empobrece, pero debemos tener en claro las bases de ese juego. Si enviar una foto o un video es abrir el juego,  una puerta para la relación que tendremos más tarde, el objetivo está claro.

Telegram: es el programa informático de mensaje que está de moda y lleva 100 millones de usuarios, sin dudas está en la cresta de la ola. Tiene una modalidad de encriptación de mensajes tal, que lo hace difícil de hackear.

Javier un contador de 30 años cuenta que a veces está en su oficina y le manda fotos de su miembro al palo a su pareja -Nacho- con frases sugerentes como: “preparate para esto”, porque sabe que es una forma de iniciar desde la tarde un juego que se desarrollará por la noche, y para que lo esté esperando en la casa que ambos comparten, que no haya amigos, ni familia, armando un momento intimo para disfrutar en pareja.
A nosotros nos funciona –comenta.


Cada vez más personas practican sexting, se calcula que 8 de cada 10 usuarios del mundo web lo hacen y según estadísticas que arroja esta misma pagina, la practica es mas común entre los mas jóvenes.

sexting

Bienvenidas las chicas!!: De cada 10 usuarios, 4 son mujeres, o sea hay muchas que miran por el placer solo de mirar, por tratar de entender esta afición de los hombres por las “teteras” o por ver en que andan sus maridos… En muchos casos las navegaciones son "regeneradas" sobre el historial de la computadora o de una sesión que ya ha caducado. BORREN EL HISTORIAL, MUCHACHOS CASADOS! ( o compartan sus gustos con sus esposas).

sextingSeguir pensando en un mundo virtual y otro real es resistir al cambio y pasar a ser un moroso conceptual, si las pantallas se abren a nosotros como herramientas del mundo erótico estaremos a salvo, pero si todo depende de ellas empezaran las falencias. Hoy lo único que no hacemos por medio de una app es comer ni ir al baño, algo así como que las facultades volitivas todavía están reñidas con las tecnologías, pero es cuestión de tiempo.

Hay un primer momento donde los móviles entran en tú cama y tu cuarto, como un ojo más, un Voyeur que espía y excita pero este material audiovisual  se aloja en la memoria de un dispositivo, trascender y viralizar,  puede luego traerte dolores de cabeza, siempre tené en cuenta lo que sigue y sobre todo magnifica y toma en cuenta los riesgos.

Y recordá:

  • El sexting no es real.

  • Es una ilusión, forma parte del mundo virtual.

  • Puede resultar gratificante, pero no se compara al estar en una cama con la persona que te gusta.

viernes, 11 de marzo de 2016

Jeremy Meeks: El criminal mas sexy del mundo quedará libre.

Con un "pedazo" de carrera por delante.


El que fue calificado como el "criminal más sexy del mundo", Jeremy Meeks, salió de la prisión esta semana y estudia "multitud" de ofertas de trabajo, según su manager.

Jeremy Meeks

Una foto de Jeremy Meeks, de 32 años, se hizo viral tras ser condenado en febrero del año pasado a pasar dos años en la cárcel por posesión ilegal de armas.

jeremy meeksY tras un poco más de un año, Meeks acaba de salir de la cárcel, aunque deberá pasar un par de semanas en una instalación temporal antes de quedar "totalmente libre para empezar su viaje", dijo su manager, Jim Jordan, de la agencia White Cross Management.

La foto de Meeks que la policía de Stockton, en California, colgó en su página oficial de Facebook revolucionó Internet, recibiendo más de 80.000 "me gusta" y 20.000 comentarios en apenas dos días.

Y en julio del año pasado se anunció que iba a ser representado por una agencia de modelaje.

Fue condenado por posesión ilegal de armas

"Quiero agradecer a mi familia y a todo el mundo por el cariño, el apoyo y las plegarias", escribió en su cuenta de Instagram Meeks el miércoles.

"Estoy superado y agradecido por lo que viene. Estoy preparado".

Según reportes de prensa, además del modelaje entre las posibilidades consideradas por Meeks también está una carrera en Hollywood.

Ordeñando: cubierto de semen.

[video width="640" height="480" mp4="http://www.usandbath.com/wp-content/uploads/2016/03/acabandole.mp4"][/video]

Las pensiones. El estudiante de medicina. Primera parte.

José María Gómez / Nosotros y los baños / Los putos

Las pensiones


La primera vez que lo vi (en el recodo más oscuro de la pensión) su blancura me encandiló. Era increíblemente blanco y rubio, aunque algo tosco, de familia italiana, luego supe. Se había criado en uno de los tantos pueblos de la llanura y el sol, cayendo a pleno entre los pocos árboles, había anidado en su pecho, coronando de tibieza la áurea piel. Resumiendo, siempre estaba caliente, es decir, su cuerpo rezumaba calor (sin darse cuenta) y entonces me atrapó.


Más tarde me enteré de que compartía el cuarto con un amigo fiel y que se bañaban juntos, toda una novedad. Era muy estudioso. Abría de par en par las puertas de la habitación y colocaba sus libros en la pequeña mesa. Se sentaba siempre de vista hacia el pasillo. Yo pasaba por el lugar como tropezando. Un día entré. “Me llamo José María”, le dije, “vivo al fondo, en la pieza chica”. “Sí, ya te vi”, me contestó. “Yo también te iba a hablar¿es cierto que te la comés?”



(En las pensiones siempre hace mucho calor, son un pequeño infierno. A la noche, y sin ventilador, todos dormíamos con la puerta abierta. A veces, deambulando por los pasillos, era posible adivinar los cuerpos dibujados sobre el colchón angosto. Sin ropas (sólo el slip agrandado por el sueño), sus cuerpos muertos se ofrecían al paso, como flores; capullos desbordantes necesitados de afán. Por eso entré una noche. El elegido (que estudiaba Derecho y era el más pintón del lugar) se despertó, de pronto, apenas me acerqué a la cama. “¿Qué querés?, me preguntó. Pero era una pregunta redundante y él mismo se dio cuenta. Puso el colchón en el piso y cerró la puerta. No hicimos ruido, al principio. Su compañero de cuarto (el bocón), recién se despertó al final.


El guacho (que al poco tiempo se recibió y dejó la pensión) tenía su experiencia. Me agarró la mano con suavidad y la llevó a su cuerpo. Primero a las tetillas y luego, mientras me hacía besárselas, la empujó hacia abajo, hacia su verga. Me estremecí. No me había equivocado y lo que había entrevisto en la penumbra al entrar se convertía en eso y mucho más. Unos días después, bromeando con otros inquilinos, uno de ellos comentó, al pasar: “¡Mirá que ese tiene una poronga!” Y era cierto. Todavía no se había sacado el slip pero el pedazo se asomaba por arriba, llegaba hasta el ombligo.


Nunca hasta entonces me habían obligado a chupar una verga así, de esa manera. El futuro leguleyo sabía lo que hacía (y lo que yo quería) y me enseñó. Cuando se sacó el slip (muy lentamente y para que yo mirara), lo que pude ver me enloqueció. Gruesa y carnosa, zangoloteó un instante delante de mis ojos y enseguida se irguió, endurecida. Abrí la boca, mejor dicho, me agarró de la cabeza y hundió lo suyo hasta la garganta. Muchas veces. Pero luego se calmó. Me pidió que mi lengua recorriera a besos todo el tronco y que luego bebiera, lo dijo así: “Bebela así, bebé”, todo su glande adentro de mi boca. Y eso es genial. Por eso gemí un poco y el otro se despertó. Pero no hizo escándalo ni nada. Se limitó a mirar cómo su compañero de cuarto me acostaba sobre el colchón y me abría las piernas muy abiertas. Y se echaba sobre mí. “¿Es la primera vez?”, me preguntó, con una voz muy gruesa. Y yo le dije: “No”. “Ahí va entonces, bebé”, exclamó, y la metió de un golpe, una y otra vez hasta desmayarme).


Cuando el estudiante de medicina (Roberto) me preguntó semejante barbaridad, me puse colorado. Y se me vino el mundo abajo. Yo ya estaba enamorado de él. Cuando abandoné la habitación, con lágrimas en los ojos, me encontré con el porongudo. El guacho era muy simpático y, como acostumbraba a estudiar en la cocina, cada vez que pasábamos por ahí nos quedábamos un rato a conversar con él. Siempre había alboroto y carcajadas. Nos hicimos amigos (luego de lo que pasó). Pero igual me cargaba, por lo bajo, y lo hizo ese día para consolarme: “¿Y… te gustó, bebé?... mirá que hay más”, llevándose la mano hacia el montón.


(Continuará) 



Leé acá más de José María Gómez 

miércoles, 9 de marzo de 2016

Olivia Newton John pasó por Buenos Aires.

Ale K fue a ver a Olivia Newton John anoche en el Gran Rex anoche y salió muy conmovido, hace un cruce del impacto que produce esta interprete sobre la comunidad gay. Ante una sala que según pudimos saber se encontraba atestada de gente del gremio, más una generación sub 50, seguida por mucha juventud que corea sus letras, seguidora del musical "Grease". Hace una reseña sobre la vida gay en la Buenos Aires de los '70 a la actualidad. 

"Vine hasta aquí para proponerles un recorrido musical. ¿les gusta la idea? ¿me quieren acompañar?", invitó Olivia Newton-John. La cantante inglesa -que tiene en Australia "la patria de su corazón"- tardó 45 años en pisar suelo argentino pero luego del show que brindó en la calle Corrientes, para muchos la larga espera valió la pena. Sin la parafernalia que suele estar presente en los conciertos de sus colegas jóvenes, la intérprete se presentó con una puesta despojada que puso el foco en sus canciones y en los climas que su propia voz iba creando a lo largo de casi dos horas.
(N de R: Lautaro Anchorena)

ONJ

 

[avatar user="AleK" align="left" /]

¿Que la hace ser la única interprete que acompañe mi vida desde la primera adolescencia hasta la actualidad? Eso, que es única. Con ella yo empecé mis primeros pasos en esta vida, con ella me identifiqué con las penas de amor, ella me acompaño en las noches tórridas de verano, esas “Summer nights” tan únicas vividas al amparo de su voz, con ella descubrí el country un género totalmente ajeno para un sudaca del culo del mundo.

ONJMe refiero a Olivia Newton John en adelante ONJ, si, a ella, la eterna Sandy como gustan describirla, esta hermosa australiana que nos visitó y paso por el Gran Rex ayer 8 de marzo.

ONJ es sin dudas mucho más que el personaje de Sandy, pocos dicen que cuando llega a hacer la famosa película Grease, Olivia estaba consolidada como cantante del Country y que tenía varios números “unos” en su haber.

Fue elegida para el papel de Sandy, participando de una cena donde de casualidad se encontraba el productor de la película Grease, que estaba haciendo audiciones para el papel de principal, (proyecto que todavía no había tomado estado público) la vio y vio directamente a la niña rubia que tenia que enamorar a John Travolta. Es más cuentan, que llamó al director y le dijo sin mediar prueba: ¡Tengo a Sandy! Todavía no se lo habían ofrecido. Lo que siguió es historia.

¿Pero que hace que una mujer así se entrecruce con aspectos tan privados de la vida de uno, con el amor, el sexo y otras emociones?

Me di cuenta que escuchando a ONJ tuve delante mío a esa persona que iba a hacer trastabillar mi propia sexualidad, un amiguito con el que la escuchábamos y nos emocionábamos con sus letras o con lo que creíamos entender ya que ninguno hablaba ingles, lo que queríamos aprender al amparo de su música era la alquimia de los cuerpos, las tardes de calor nos desvelaban de la siesta, las noches nos amparaban de las penas, la ansiedad del primer beso nos hacían gritar: "Please Mr. Please" y la escuchábamos implorando por ser devotamente tuya.  "Hopelessly Devoted to You"



Las hormonas en ebullición hervían más en la época de la dictadura, con el olor de nuestros cuerpos recién llegados de la clase de gimnasia, el caldo lento que se cosía bajo la tapa de lo prohibido por hacer “aquello” que no se podía.
Bailábamos "You're the One That I Want" porque en nuestra inconciencia y la inconsistencia de la carne, éramos jóvenes y faltaba mucho para crecer, entreteníamos la vista mirando correr a Kempes “el matador” por T.V, con esos pantaloncitos tan ajustados al culo y la entrepierna, tras la copa de ese Mundial ’78, que hacia llorar a Videla frente a los desaparecidos. ¡Así de hipócritas éramos!!

[caption id="attachment_11017" align="aligncenter" width="600"]BUENOS AIRES - JUNE 25: Mario Kempes of Argentina celebrates scoring a goal during the FIFA World Cup Finals 1978 Final between Argentina and Holland held on June 25, 1978 at the River Plate Stadium, in Buenos Aires, Argentina. Argentina won the match and cup 3-1 after extra-time. (Photo by Getty Images) BUENOS AIRES - JUNE 25: Mario Kempes of Argentina celebrates scoring a goal during the FIFA World Cup Finals 1978 Final between Argentina and Holland held on June 25, 1978 at the River Plate Stadium, in Buenos Aires, Argentina. Argentina won the match and cup 3-1 after extra-time. (Photo by Getty Images)[/caption]

Con el falcón verde inocente a nuestros ojos, que se paseaba libre e impunemente por delante de nuestras mismas pasiones. En un país muy ordenado y (amenazadoramente) funcional, nosotros íbamos a defender esas fronteras en el ’82 por haber nacido en el ’63. Con Kennedy a la cabeza. Éramos convidados a una guerra que no sentíamos como nuestras, por unas islas olvidadas tras un manto de neblina.

Los primeros vellos, los olores corporales, las primeras pajas, las propias, compartidas y cruzadas, nuestras primeras secreciones. Mirábamos todas las revistas donde salia ONJ porque a su lado salía John Travolta, con sus pantalones de corte italiano, diminutos.

Le sacamos viruta al piso haciendo coreo con Xanadú en el sótano de Contramano, y terminamos en la comisaría más cercana por averiguación de antecedentes solo por transitar Marcelo T. sin saber el nombre de la persona que nos habíamos levantado en Santa Fé caminando por la mano derecha, “mirando al centro entre Ecuador y Callao…” Los de la generación de Olivia me entienden…



Todo con ONJ de fondo. Y nosotros debatiendo y queriendo salir de la paja simple y sin sentimientos, queriendo componer algo parecido a una pareja, que nos dejaba siempre preguntando: ¿fuiste alguna vez tierno? “Have You Never Been Mellow”, en un mundo donde el verdadero macho, hasta el macho de HONCHO, tenía que ser duro.

Nos daba vergüenza comprar la revista “Diferentes” que venia en bolsita negra, pero que era la única revista “de ambiente”, en el kiosko de Santa Fé y Pueyrredón. La esquina mas gay de Buenos Aires.

Así éramos los de mi generación, nos hicimos como pudimos. Sin referencias, terapias ni artilugios, por eso cuando uno recuerda de donde venimos al rescoldo de la música que tan bien dispuesta nos deja esta intérprete de 67 años, uno no puede menos que llorar. Llorar con una mezcla de nostalgia y alegría, por el país que tuvimos, por creer que tal vez mejoramos y por el dolor de lo que tenemos. Por este presente que siempre será mejor que ese pasado, tan tórrido, que nos costó tan caro, pero que nos dejó su música y apenas dos horas fueron pocas para esta mezcla de sensaciones, tan fuertes.

Si te la perdiste anoche, y andas por Cuyo la podes ver esta noche ya que aterriza este miércoles en el Stadium Arena Maipú de Mendoza para ofrecer, desde las 21, un recital que abarca su carrera y que está enmarcado en la gira sudamericana con la que ya pasó por Brasil, Buenos Aires y Chile.

sábado, 5 de marzo de 2016

Juan Castro a doce años de su suicidio?

[caption id="attachment_10954" align="aligncenter" width="700"]Juan "JUAN. Nunca nació - Nunca murió. Sólo visitó este Planeta Tierra entre el 13 de enero de 1971 y el 5 de marzo de 2004"[/caption]

Cuando nos seguimos preguntando sobre la muerte de Alberto Nisman, todavía no se sabe a ciencia cierta que paso con Juan Castro del que se cumplen hoy 12 años de su ... ¿suicidio?

 

Una de las versiones que circulaban por la época sobre su muerte informaban que haciendo tareas de producción para su programa Kaos intentaba dar con la "primera ciudadana" CFK y que habiéndose apersonado en la sede de gobierno tuvo una mala reunión con la custodia de inteligencia de la misma, que deshecho la posibilidad de que CFK estuviera en el programa. Juan algo furioso porque lo habrian atacado con su homosexualidad, dijo: que iba a dar a conocer fotografías comprometedoras de Cristina con sus amantes Alasino y Brandoni. Esto enfureció a la entonces primera ciudadana.

Era una buena historia. Juan abordó la moto y acompañó al muchacho hasta su casa, en Caballito. Juan durmió algunas horas y al mediodía regresó a Endemol. Mantuvo reuniones con las autoridades y con el equipo de producción de su Kaos en la ciudad.
"Trabajamos durante algunas horas en el armado del programa. Juan estaba de muy buen humor", resumiría luego el productor Adrián Santucho. Sonrió y cerró la puerta. Caminó hasta el Baby bar -la fonda más próxima a la productora- y ordenó pascualina y Coca-Cola light, un menú acorde a su dieta. Luego abordó un taxi y partió rumbo a su casa, El Salvador 4753. En las escaleras se cruzó con Santiago Pont Lezica, el director artístico de radio Millenium: "Lo vi fenómeno, de buen humor. Estaba vestido con ropa de gimnasia", declararía luego.

Cruzó el umbral del 1º E y se sumergió en su mundo privado. Recién entonces se pierden tus rastros, Juan.
En ese lapso, rompiste dos televisores y un equipo de música, Juancho. Gritaste tan alto que te escucharon tus vecinos. Tampoco te acompañaba Carolina Opole, tu asistente terapéutica. ¿Adónde estaba ella? ¿Tenía que estar con vos allí? "Hablaba por teléfono", dedujo la policía. El departamento estaba regado de antidepresivos y ansiolíticos. Algo te empujó hasta el balcón, Juan. Fue un hombre o una mujer -su sexo varía según el informe periodístico, Juan-, un supuesto vecino del piso de arriba.

Manolo, el asistente de portería, no habla con la prensa. Su declaración sería contundente, esclarecedora. "¡Me quieren matar!", habría escuchado exclamar a Juan. Golpeó la puerta y no obtuvo respuesta. ¿Qué suicida intentaría terminar con su vida arrojándose desde un primer piso? Son 4,80 metros… Cayó sin reflejos, ni siquiera atinó a colocar sus brazos para amortizar el golpe. Su cabeza impactó directamente contra la vereda de baldosas de piedra lavada, provocándole un edema cerebral. Un vecino alertó a la policía. El cabo 1º José Zayas -que monta guardia en la esquina de El Salvador y Gurruchaga- fue el primero en llegar a socorrerlo. Lo descubrió inconsciente, descalzo, con su torso desnudo y bañado en sangre. Los médicos del SAME ni siquiera te reconocieron, Juan.

Fue derivado al Hospital Fernández. A las 20:45, Juan Castro entró al quirófano. Mientras los traumatólogos sanaban las heridas de su pierna, los neurocirujanos intentaban drenar la sangre que invadía y comprimía su cerebro. Minutos después de la medianoche, los periodistas que montaban guardia en la puerta del hospital recibieron el primer parte médico. En la voz de la doctora Liliana Votto, directora del Fernández: "El pronóstico es reservado, sombrío. Es un milagro que Juan Castro esté con vida", disparó.

Lucho Pavesio fue el primero en llegar al hospital, Juan. Tu padre, Hugo, arribó minutos después. También estaba Juan Santa Cruz, la primera pareja que exhibiste públicamente. Después aparecieron Georgina Barbarossa, María del Carmen Valenzuela (N. de la R.: que te ofrendó el mismo rosario que rezó una y otra vez cuando fue internada su hija, Malena, y una piedra volcánica), Viviana Canosa, Adrián Suar, Laura Oliva, Ronnie Arias, Verónica Lozano, los responsables de Endemol, tus compañeros… También el vocero presidencial, Miguel Núñez, y Aníbal Ibarra, el jefe de Gobierno de la ciudad de Buenos Aires. Tu mellizo Mariano recién llegaría el jueves 4, en vuelo directo desde México.

Un cura -residente del Hospital Muñiz, que no se presentó ante los periodistas sino que sólo imploró "recen, recen por Juan"- le ofreció la extremaunción. Los días miércoles y jueves se sucedieron sin novedades favorables: su supervivencia aún era considerada "un milagro". Junto a la rampa de ingreso al Hospital Fernández se improvisaron algunas cadenas de oración espontáneas.

Te fuiste, Juan. Comprobaron tu muerte en la madrugada del viernes 5 de marzo último. "El paciente hizo un cuadro que se llama falla orgánica múltiple o disfunción orgánica múltiple, que es la expresión máxima del daño que ha recibido. Eras donante de órganos, inscripto en el INCUCAI. Pero ya no los volviste a abrir, Juan…

El viernes 5 de junio, a las 4:30 de la madrugada, el cuerpo de Juan Castro fue llevado a la Morgue Judicial. Durante la autopsia, que finalizó a las 9, se comprobaron "politraumatismos, hemorragias cerebro-venijias, fractura de cráneo y lesiones en su miembro inferior izquierdo". También fueron extraídas muestras de orina, sangre, vísceras y cabello para futuros análisis. El mellizo Mariano Castro fue quien autorizó su traslado hacia el salón velatorio Casa de Paz, en Acevedo 1120. Pero no hubo velorio, fue tan sólo una escala obligatoria previa al traslado a su destino final: el cementerio de la Chacarita.

Una multitud acompañó tu cortejo: amigos, compañeros de trabajo, jefes y subordinados, autoridades políticas y admiradores. Muchos admiradores, Juan. Lucho Pavesio, tu padre Hugo y tus hermanos Hugo y Mariano encabezaron la procesión. Soportaron, impávidos, cámaras y flashes. En perfecta letra de imprenta:
"JUAN. Nunca nació - Nunca murió. Sólo visitó este Planeta Tierra entre el 13 de enero de 1971 y el 5 de marzo de 2004".

Las pensiones. Introducción

José María Gómez / Nosotros y los baños / Los putos

pensionesLuego de algunas vicisitudes menores referidas a  mi condición, por ejemplo, los comentarios malintencionados de un par de vecinas de mi madre: “Che, comadre, ¿en qué andarán esos dos que no se despegan?”, refiriéndose a mí y a sus propios hijos, ésta cortó por lo sano y me envío a estudiar a la ciudad. También debo apuntar que la pobre no ganaba para sustos. En el último verano (y que fue realmente así pues, inesperadamente, nunca más volví a vivir en el lugar) me había sorprendido hurgándole la bragueta al vecinito de enfrente, un muchachote con quien hasta ayer nomás jugábamos a las escondidas. Y, en otra oportunidad, tuvo que asistir al desenlace más o menos violento con otro pibe quien salió de mi cuarto llorando (ella volvió más temprano del Instituto y nos había dejado leyendo historietas con la recomendación de que nos portáramos bien). Todo había andado bien con el muchachito hasta que él solo se metió en la trampa. Primero comentó que estaba haciendo mucho calor y que eso lo calentaba mucho. Enseguida me dijo que por qué no nos hacíamos la paja porque así nos íbamos a refrescar. No sé de dónde había sacado eso pero cuando yo para seguirle la corriente la saqué, se quedó mudo. Él hizo lo mismo pero en vez de ocuparse de lo suyo, se notaba que no podía dejar de mirar mi verga (y eso me excitaba poderosamente) hasta que vi que un hilito de baba se le empezó a caer desde los labios. Ahí realmente me animé o me di cuenta de que el guacho estaba para más (y, por algún motivo, la situación me producía una calentura exquisita, de esas que no podés parar y te obnubilan). “¿Chupaste alguna vez?”, le pregunté, sabiendo que no. Era obvio que el pibe no era puto (pues yo lo conocía desde siempre) pero, por esas cosas que pasan, algo se le había despertado y lo que se inició como un juego se le escapaba de las manos. Y se quiso retirar. Pero no lo dejé.


Cuando tomé el tren arrastrando la valija se me ocurrió pensar en el paraíso perdido (sin saber que se abría uno de los períodos más apasionante de mi vida y cuyas huellas aún perviven en mí). Las imágenes que por algún extraño fenómeno se reproducían en la ventanilla mientras me alejaba, no solamente me perturbaban sino también me provocaban una profunda melancolía. Comencé a extrañar a los muchachos desnudos a la orilla del río, sus brazos fuertes apretando mi cuerpo contra el árbol, sus medias voces horadando mi oído con promesas suficientes, el dolor nuevo pero necesario, los otros pibes, los del campo, el boyero entrerriano mostrándome la pija entre las vacas, las pajas compartidas en el galpón umbroso, la cojida estruendosa en un maizal atiborrado de luz, mi ardor, los chicos de la escuela a la hora de gimnasia, los pantaloncitos azules atravesados de un furor incipiente, eligiéndonos para cambiarnos juntos en el baño inmenso, las sorpresas, el roce inesperado, el gauchito de repente detrás de mí atiborrado de necesidad, el celador musculoso apareciendo de repente para mostrárnosla, mi mano larga animándose, mi boca, un jugo blanco y dulce salpicándome, las horas de catecismo en la capilla austera, el ave maría cantado con mi voz blanca, el monaguillo puto hurgueteándonos, las fiestas del pueblo, los forasteros con mirada oscura haciéndose un lugar entre la muchachada, los bailes, el encuentro furtivo, las promesas, los pantalones caídos, las vergas gruesas, la sed, mi sed, una imperiosa sed de carne, de esperma, de brazos musculosos y de piernas peludas, de sentir el peso de un cuerpo sobre las espaldas, de enamorarme, de escuchar en cuatro patas al muchachito robusto que vendía sandias en la esquina de mi casa proclamando, mientras me penetraba: “¡Cómo te gusta, puto, me estás haciendo acabar!


 


PD: Ya en la ciudad, con la dirección puntillosamente escrita por mi mamá en un papelito, me fui derecho a la pensión de estudiantes. ¿Quién habló de paraíso perdido? Lo que encontré allí y en las otras pensiones durante los siete maravillosos años que viví en Rosario, ni en los sueños más voluptuosos me lo hubiera podido imaginar.


 

viernes, 4 de marzo de 2016

Nosotros en los baños...


El holandés, errante.

Mi vecino el holandés, su pija a través del pantalón.

[caption id="attachment_10923" align="alignright" width="332"]holandes Un pantalón de gimnasia corto que le marca la pija mal, cuando camina, le deja ver la cabeza del glande, es más, sin haber visto nada sabia que estaba circuncidado... [/caption]

Chicos!! No saben lo que me acaba de pasar! Vivo por San Telmo, tengo un vecino al que le dicen el holandés y está que se re-parte! La cosa es que siempre lo veo en el barrio y me llama mucho la atención porque es hermoso, rubio, debe medir como 1,90 mts. anda mucho en bici, se nota que es redeportista, no fisiculturista, pero si tiene cuerpo de deporte, marcado, musculoso y -acá lo más importante para mi-, anda siempre con un pantalón de gimnasia corto que le marca la pija malllllllll, cuando camina, le deja ver la cabeza del glande, es más, sin haber visto nada sabia que estaba circuncidado porque se le marca mucho...

Me prendo fuego cada vez que lo veo, en alguna oportunidad me habrá mirado porque me quedo tildado cuando el chabón pasa a mi lado. Es un fuego.

Hace 3 años que somos vecinos de edificio y me he ido enterando que el chabon anda en bici, con malla de ciclista, tiene una nena, a la que lleva al colegio y está casado :(  Pero como soy optimista pensé: que no soy celoso y que podría compartirlo, si me diera pelota, pero nunca ocurrió.

Hasta hoy. Con la tarde tan linda y soleada y a pesar del dengue, se me dio por ponerme Off e irme a la Reserva a andar en bici.... Y ahí estaba él. Con un casco verde para andar en su bici, que lo hacia ver algo así como un Mazinger Z. Imponente.

NO sabía que hacer!! Pasé cerca de y lo saludé y me fui metiendo para el lado del sendero norte, en un momento terminé frente al río y como no me seguía se me dio por parar y quedarme solo. Si pintaba paja me hacia una, la visión del chabón me había puesto al palo. Me quedé un rato y volví, por que se iba a hacer la hora de cerrar...

La cosa es que a la vuelta (me habría demorado unos 20 minutos) me metí para agarrar el camino del medio y ahí, entre unas ramas estaba ÉLLLL!! Tocándose el bulto, mirando, al palo... No sabía que hacer pero paré, nervioso, temblaba, hasta que me hizo una seña para que me metiera donde estaba y ahí sin mediar palabra me arrodillé, mirandonos, él empezó a bajarse su pantalón el que yo veía hipnotizado cuando pasaba y si, estaba circuncidado, una verga grosa, venosa cabezona proporcional a ese gran cuerpo, dura como todo él, con hermoso olor y sabor.

Le di la mejor mamada que pude, sin mediar palabra, sin nada. Me esforcé todo lo que pude. Lo peteé como si fuera la última vez, le toque las piernas, durísimas!! El culo, una roca y el olor a bolas.... perfume francés para mi!!
Acabó, mientras decía: como me haces acabar hijo de puta!!  Me acabó un montón de borbotones!! Y espero a que acabara yo, cosa que lo hace un caballero, me hizo parar y me pasaba la lengua por donde tenia aún su wasca, mientras me tocaba el culo, yo me pajeaba para llegar al clímax. Llegué casi sin tocarme.

Cuando todo pasó y nos acomodábamos, empezamos a hablar y no sabía quien era yo, no se acordaba, no me registraba... Pero lejos de ponerse paranoico con el tema de que somos vecinos, me dijo: Mirá de donde me salio un amigo con derecho!!? Repetiremos no? La próxima te garcho! -aseguró-.

El día había empezado medio depre, hace poco me quede sin laburo, pero ahora que va llegando la noche, estoy muy optimista, este chabon me cambio la tarde... 

Estoy muy contento y quería compartirlo!!

Nos picaron los mosquitos, pero si muero por el dengue, lo voy a hacer FELIZ!!

 

Nahuel

 

jueves, 3 de marzo de 2016

Shopping Villa Del Parque

En el tercer piso de este shopping hay un baño amplio, cómodo, limpio y muy poco frecuentado, no hay nadie de seguridad que moleste y se puede hacer de todo.


Leé más sobre Del Parque Shopping

Acá les dejo varias fotos, no confundir con el baño del estacionamiento en el subsuelo. Hay que subir por la escalera mecánica o ascensor hasta el tercer el piso, dirigirse hasta la boletería de los cines y caminar unos metros hasta el final del pasillo donde hay una escalerita que conduce exclusivamente hasta el baño, por eso mismo es tan privado y si alguien está por acercarse se escuchan los pasos subiendo la escalera.

El shopping abre a las 10 de la mañana y siempre hay algún oficinista de la zona o visitantes del shopping dispuestos a hacer algo.

 

shopping

martes, 1 de marzo de 2016

Musica en la noche - Amanda Lepore

Amanda Lepore| Eliad Cohen | Sherrie Lea - Nothing Better Than Life

 



 

En el video junto a toda la troupe de Eliad Cohen quien destaca es Amanda Lepore conocida por sus trabajos en la moda, como modelo, como invitada en fiestas (asidua de la PAPA PARTY) y por sus habilidades en el mundo de los negocios.


Fue la imagen publicitaria para Heatherette, los cosméticos MAC, los pantalones vaqueros de Mego, Swatch y más. La compañía de moda Heatherette ha utilizado la imagen de Lepore en muchas de sus prendas y la ha elegido continuamente para desfilar en varias pasarelas (verano 2002, 2005, e invierno 2005).

Actuó en la película Party monster, dirigida por Fenton Bailey y Randy Barbato, también participó en la película "Another Gay Sequel".

Amanda Lepore: afirma ser la transexual con el cuerpo más caro del mundo 

Amanda Lepore

El proceso empezó cuando tenía 17 años y hoy, a sus 48, puede afirmar que ha logrado su sueño más grande.

Tres aumentos de pecho, implantes en los glúteos e, incluso, la fractura de las costillas inferiores para reducir la cintura son algunas de las dolorosas intervenciones a las que se ha sometido.

Amanda afirma que el dolor de su transformación no ha sido solamente físico, las operaciones estéticas le han costado miles de dólares, pero se niega a confesar la cifra exacta.

Marilyn Monroe y Jessica Rabbit han sido su inspiración más grande y, por eso, se siente como una estrella de cine.

Amanda asegura que convertirse en mujer ha sido lo más difícil y doloroso que ha hecho en su vida, pero ha valido la pena.

Amanda ha explorado diferentes proyectos musicales con los productores de Fatal Art Syndicate. Su primer single, «Deeper», es una canción de trance-dance escrita por Lady Bunny, una travesti y presentadora de Wigstock. Otras canciones disponibles son «Champagne» y «My hair looks fierce. También ha colaborado con la drag queen ganadora de la cuarta temporada de Rupaul's Drag Race Sharon Needles, en su canción "I wish I were Amanda Lepore".

Su apariencia ha llamado tanto la atención que revistas como Playboy y Vogue le han dedicado un espacio en sus publicaciones.

Y mientras su popularidad sigue creciendo, sus seguidores en las redes sociales siguen aumentando.

MARIANO MARTINEZ se estaría GARCHANDO a Franco Masini ?

MARIANO MARTINEZ se estaría GARCHANDO a Franco Masini ?
Hace CLICK en la foto

ULTIMOS COMENTARIOS