martes, 31 de mayo de 2016

Las pensiones. El Braulio. Tercera parte

José María Gómez/Las pensiones/El Braulio

(Él: “Nunca te dije nada, no me hablás. Si vos querés, yo… yo me quiero acostar con vos… ahora”.


 Y se puso de pie. Se había bajado los pantalones hasta las rodillas y se tapaba el sexo con las manos, no sé cómo podía hacerlo, pero se tapaba. Y se acercó, lentamente).

 Jose María Gomez


Sabía hacerlo. Eso es lo que más recuerdo de él: sabía hacer el amor; que no es fácil, mejor dicho, hay para todos los gustos. Todos sabemos lo que significa hacerlo en pocos minutos, atento a los sonidos del afuera, esperando la entrada del personal de seguridad, por ejemplo, pero no es el caso. Estoy hablando de la otra forma (ni más ni menos excitante): en una cama y con un guacho hermoso y con toda la noche por delante.


Había nacido para eso, para que lo disfrutaran; lo usufructuaran, digo yo. Y él lo aceptaba (a veces a regañadientes). Me contó después que había hecho el amor por primera vez los dieciséis años, con un colectivero. El hombre terminaba todas las noches el recorrido a la vuelta de su casa y, casualmente, era el mismo que lo traía desde el colegio a media tarde.  Parece que era simpático y bonachón y se habían hecho muy amigos. Lo invitaba a tomar cerveza con coca cola a la noche en el planchón, solos, y al Braulio le encantaba estar con él. Dice que el colectivero le decía: “¡Qué pinta que tenés!, a vos nadie te va a poder decir que no”.


Una noche de mucho calor, el hombre se puso a orinar ahí nomás, delante de él y lo invitó a hacer lo mismo. “Estamos entre hombres”, agregó, para animarlo. El Braulio aceptó pero cuando se bajó los pantalones y la desenredó de adentro del calzoncillo, el colectivero tambaleó y le dijo, con los ojos desencajados: “¿¡Qué tenés ahí?!!! Entonces subieron al colectivo y el susodicho, contra toda precaución, lo sentó en el último asiento y se la chupó. Pero a continuación y, fuera de sí, según me contaba el Braulio, se acomodó arriba de éste, de espaldas y, agarrándose de la manija del asiento anterior, comenzó a bramar sin control mientras le entraba: “¡Mi Dios, mi Dios!”.


 


Desde esa noche, el Braulio dejó de pagar el colectivo.


Sigo con lo nuestro: al llegar a mi cama, bajo la luz tenue de la lámpara, el Braulio me tomó en sus brazos, literalmente. “No tengas miedo, no te va a pasar nada”, susurró mientras me acomodaba en su regazo. Yo, nervioso y desconfiado, no lograba reaccionar hasta que hizo algo inesperado: me besó. Quedé disuelto. Y a continuación me desnudó.


 

Continuará.

 
Leé aqui más sobre la saga de El Braulio

lunes, 30 de mayo de 2016

PANSEXUALISMO: Virilidad al palo.

Ale K | Pansexualismo | Sexualidad |pansexual


Si consideramos las aparentes prebendas con las que cuenta el sexo masculino, algunas mujeres se asombran
de que ciertos varones mostremos insatisfacción con el papel que nos toca desempeñar:




“¿Liberarse de qué?”, “¿Más liberación?”, “¿No les parece que nos han hecho ya bastante daño apropiándose de todo cuanto hay?”. Basta hacer referencia a la insatisfacción masculina, para que algunas voces femeninas se alcen diciendo: “¿Y acaso nosotras no sufrimos?”. Nadie lo niega.


[avatar user="AleK" align="left" /]


¿Por qué se subestima el sufrimiento masculino? ¿De dónde viene esa extraña mezcla de asombro e incredulidad cuando un varón se queja de su papel social? Se da por sentado que las supuestas ventajas de las que goza el hombre son incuestionables, y por lo tanto, cualquier queja al respecto debería ser considerada como una prueba más del afán acaparador y de la ambición desmedida que lo ha caracterizado.
“¿Cómo es posible que quieran más?”. La respuesta es sencilla: queremos menos. No queremos que nos atribuyan mas cosas de las que ya tenemos. Desde la perspectiva de la nueva masculinidad, las pretendidas reivindicaciones y ganancias del poder masculino machista son un verdadero panfleto de marketing.




Hombre, mujer, transexual, no hay impedimentos para enamorarse de un otro en el mundo de la pansexualidad. "Son los diferentes modos de llamar o nombrar a las prácticas sexuales contemporáneas. Ya Freud cuando inventa el psicoanálisis hace 150 años describe al sujeto humano como bisexual. Dice que la constitución del sujeto es bisexual, sea masculino o femenino y que en el transcurso del desarrollo del aparato psíquico, se terminan de sentar las bases durante la adolescencia. Es decir, que elige una de las dos posiciones"


El nuevo varón quiere estar acorde con un despertar espiritual del cual se ha rezagado considerablemente, desea menos capacidad de trabajo, más afecto, más acercamiento con sus hijos y más derecho al ocio. Ya no quiere estar aferrado a los viejos valores verticalistas que fundamentaron la sociedad patriarcal. El nuevo varón está cansado de ostentar un reinado absurdo y esclavizante, tan envidiado por las feministas de primera y de última generación.
Al nuevo varón no lo inquietan los míticos ideales. ¡Ni al Papa le creemos!

Lo más cercano a la cruz es aquel hombre que nos espera en la cama con los brazos alzados.


A todas aquellas que nos odian por ser portadores del éxito, poder, fuerza, autocontrol, eficiencia, competitividad, insensibilidad y agresión. Les regalamos el botín y deponemos las armas: no nos interesan.


pansexualismo


La verdadera revolución del varón, más que política, es psicológica y afectiva. Es allí donde aparecen la vida gay, la bisexualidad, el pansexualismo. (Se dice que la pansexualidad es la capacidad de amar a otra persona independientemente de su género. Algunos pansexuales afirman que para ellos el sexo y el género son conceptos vacíos de significado o que no tienen importancia. La pansexualidad es independiente de los tipos de amor que se puedan profesar y de los tipos de sexo que se practiquen. Los pansexuales pueden sentirse atraídos por otras personas en diversos planos románticos. Muchos pansexuales proponen una definición basada en la atracción por la persona o por los humanos, en general. A pesar de su orientación sexual sin distinciones entre géneros, algunos pansexuales pueden sentir preferencias por un tipo concreto de persona.) 
Y me pregunto: ¿No deberíamos serlo todos?


Que nos da derecho a Condenar a aquellos que han  optado por un menu más amplio. He visto en esta pagina y me han servido de inspiración para esta columna, algunos mensajes que dejan algunos bisexuales que dicen estar con mujeres por una cuestión de mandato ¿social? (si se quiere) en donde es obligatorio per sé  estar con una mina por temor a ser descubierto. Como el caso de un anónimo:




Me sentí muy identificado, también soy bisex, pero he estado más con mujeres por temor a ser descubierto. he tenido muchas oportunidades de estar con hombres heteros y fisicamente acordes a mi gusto, pero me cuesta un montón sostener una mirada o dar una sonrisa por ejemplo en un colectivo o subte, o en la misma facultad, apesar de que él otro tipo me sonría y me haga un guiño, me pongo muy nervioso.



Definamos normalidad:



Hola Rodrigo, tengo 57 y siempre experimenté lo mismo que vos. Sabes algo me hace feliz ser así y creo que a vos también debe hacerte feliz el hecho de la amplitud y de poder disfrutar el sexo más allá de lo "normal" como dicen y tener placer por nuestra dualidad. Creo que tenemos una gran ventaja sobre el resto de los "normales". Disfrutalo, creo que a más de uno le gustaría pero no se anima. Nosotros si y por ese simple hecho de animarnos hagámoslo sin ningún tipo de culpas porque maravillo. Pobre de los otros que se lo pierden. Besos y a disfrutar a pleno.



Leé aqui más de BISEXUALIDES Y TESTIMONIOS

El psicoanálisis sostiene que: "Hay tantas normalidades como gentes para definirla..."


O en muchos casos cuando critican a Fernando River por sus aventuras con ambos sexos y amplitud hacia el tercero, las trans. Que es como criticar a alguien por que en un restauran puede comer asado de parrilla, mariscos o carne de caza. La amplitud de gustos no hace a nadie ni mejor ni peor: 




Un relato mas para desearte menos! Que asco me das! Me hiper calentas cuando contas tus levantes con pibes! Pero cuando se que te moves a un traba! Naaaaa me la ree bajas!



Lo que lo hace participe de esta revolución a Fernando River, es poder sostener y contestar desde su postura, con altura y sin subestimar como en el caso del comentario anterior, así:




En respuesta a Nico. Son gustos… te cuento que también me gustan las minas y que suelo chupar ademas de coger conchas… también chupo pitos y me gusta darle a los 3 culos por igual.  Creo que tenemos que relajar un poco y dejar disfrutar a la gente sin prejuicios.




pansexualismoTal vez el Icono mas sobresaliente de esta corriente sea la exitosa Myles Cyrus que tiene atrapada a toda una generación de jóvenes, fue tapa de la revista británica Elle con un titular que reavivió el debate: "Soy pansexual", dijo.


"Ahora no mantengo una relación con nadie. Tengo 22 años, tengo citas, pero mi estilo cambia cada dos semanas, así que la gente con la que estoy también. No me identifico con lo que la gente espera de los hombres y de las mujeres. Sé que soy más dura y más bestia que la mayoría de las personas, pero eso no me convierte en un chico. Y la otra noche me puse un vestido rosa porque me sentía muy sexy con él. Puedo hornear un muffin y luego irme a jugar al fútbol", confesó.



RESUMIENDO: 


Es la conquista de la libertad interior y el desprendimiento de las antiguas señales ficticias de seguridad. Tal como dice el refrán: “No es rico el que más tiene, sino quien menos necesita”.  Y los hombres debemos reconocerlo: hemos necesitado de demasiadas cosas inútiles para sobrevivir.

viernes, 27 de mayo de 2016

Tu perfil te deschava, SABELO!

Gabo Arancibia | Perfiles | Redes Sociales |

Mh capura

Últimamente el perfil de arriba me tiene loco a propuestas para que le de bola, si bien no lo he bloqueado, -pero falta poco- me llama la atención que sea tan insistente, siendo que yo vivo en Córdoba y el en Congreso - CABA - Buenos Aires, en el mismo perfil dice que no quiere nada con los platenses a los que tiene mas cerca que a mi ¿?

En general los usuarios de las paginas de levante, le ponen énfasis a las fotos que publican en sus perfiles, y dejan librado al azar algunas cosillas que resaltan su personalidad, la forma de escribir subliminalmente, casi en código  y las ganas de contactar aumentan la exposición y vuelven al más macho muy vulnerable.

Así es como en el perfil de más arriba podemos ver en cinco posiciones que el amante de turno, bien podría ser aquella persona que si la conociéramos por amigos o en una fiesta y la escucháramos hablar un poco, haría que emprendiéramos una estruendosa retirada... Alguien que más allá de buscar un otro, busca una puerta para manejar a su antojo.

Nuestro príncipe, por ponerle un nombre muestra una dotación perfecta, pero nos quiere níveos como el poema y muy putazos en la cama, a saber:


  • Que seamos exclusivamente pasivos



  • Que no se nos pare... (suma puntos).



  • Que seamos de CABA, (casi excluyente).



  • Solo argentinos, adiós hermanos latinoamericanos...



  • Bien putos y mamadores, con reducidos a una sola función.



 

En primera persona:



Generalmente rehuyo de perfiles así, porque si bien muestran una excelente "mercadería" soy más bien de apreciar el todo, no me genitalizo (como dice mi terapeuta), y acá me da la impresión (en estos menesteres las primeras impresiones son fundamentales) me da la sensación de que si por comerme eso, me tengo que bancar todo lo otro voy a salir con el culo abierto y "mal parado" y seguramente después tampoco me voy a sentir bien cogido. Por eso ante estos perfiles de los que abundan mucho por ahí, lo mejor es decir en voz alta: NEXT y apretar DELETE. 

Uno llega a una edad donde se calienta con un caldito en la cama y entiende que hay que disfrutar las "pequeñas cosas" de la vida y no dejarse llevar por "grandes promesas", como la de arriba, que nos generan dudas y piden y piden sin dar nada a cambio. ¿O no?

jueves, 26 de mayo de 2016

Desde un cine porno.

cine pornoPrimero que nada aclararles que no estoy en Argentina, he ido a Bs. As y a Mendoza de vacaciones, pero todo el mundo sexual entre hombres sin importar su "definición" funciona de la misma manera, por supuesto que desearía vivir en Argentina y aprovechar los saunas, cines, teteras sobre todo hay mas posibilidades de sexo por la cantidad poblacional del país, pero en Todos lados se coje!!!

Siempre tuve curiosidad por los cines porno, se especulaba mucho y leí un artículo en el diario local que mas que describir era básicamente una invitación a emitir tu propio criterio, fui varias veces, y ciertamente el lugar era predominante los abuelos (sin discriminar, para gustos los colores, solo que no es mi caso!) y la suciedad y oscuridad de los baños; hasta que un día de ir por costumbre, llegué temprano(abrían de 12-4pm) y apenas abrieron 10 hombres se sentaron en los "mejores lugares" (debajo de los ventiladores o donde la luz de la puerta no los delataba al abrirse), abundan las pasivas traga leche y se creen dueñas y señoras de los baños, ese día parecía que había caído una bomba y era el único mamador esperando donador de leche, aproveché la luz para ver la cara de los tipos que estaban y la verdad no había mucho potencial, todos los que llegan generalmente son casados y seguramente sus mujeres no son mucho de mamar, o simplemente les gusta el lugar, lo que si puedo asegurar que todos tienen sus mujeres, lo cual me calienta mucho mas de un hombre, no habían pasado 5 minutos cuando el primero va al baño, 28 mas o menos me pregunta si hay alguien mas e inmediatamente saca un pellejo flácido que no prometía mucho, pero no pude resistirme, me arrodillé y pensé en volverlo loco desde ese momento, le agarre los huevos y me los tragué de una, con todo y la verga, solo escuche un haaaaaaaaaaa mientras el abría las piernas para que yo pudiera devorar mejor el plato de carne, huevos y trabajar para obtener la leche!!!, en un dos por tres estaba tan duro que parecía iba a reventarle la cabeza de la verga, 17 cm, curvada a la izquierda, un bosque de pelos que parecía jamás en la vida habérselos cortado, y ahí escuché :

SIEMPRE VENGO, PERO VOS SOS EL MEJOR MAMADOR DE TODOS!!!....... es como si me hubiesen echado gasolina al motor, abrí mas la boca y decidí premiar ese halago.... hice que su glande recibiera placer pero con mi garganta, me la metí hasta el fondo, me agarré de sus piernas y empecé a auto-follarme la campanilla con esa rica verga, nuevamente escucho su voz, mientras me limpio las lagrimas inevitables que salen al mamar.... y me pidió el culo, yo no andaba "preparado" por que nunca tenia oportunidad de hacer nada, axial que le dije que NO, que solo me gustaba mamar, mientras le acariciaba esa mata de pelos rizados, finos y que olían tan rico.... "ES TODA TUYA.... HACELE LO QUE QUIERAS" me dijo, por supuesto que yo no quería tener conversaciones y solo seguía en mi labor, fue cuando me dijo: "AHÍ VIENE LA LEEEEEE......  y me la saco de la boca, yo quería ser lo mas puto y lo agarre nuevamente de las piernas, lo fijé contra la pared y me puse la punta de la verga en la boca, empecé a acariciarle el frenillo con la lengua y sentía estallar chorros de leche, siempre me gusta contar cuantos salen, y es fácil, la técnica es poner suavemente un dedo donde se une la verga con los huevos, ahí sentís cuando pasa cada impulso de leche y al tener la boca sin movimiento, la lengua recorriendo el frenillo y el dedo en ese canal donde pasa la leche, el tipo empezó casi a convulsionar.....


Seguramente fue la mejor mamada de su vida, pensé yo para alimentar mi ego.... y mi sorpresa fue cuando escuche a el mismo confesármelo, 8 borbotones de leche en total y le quedo el glande súper sensible, como también tengo pene me di cuenta que lo mejor era dar por finalizado el acto. Me dio las gracias después de un minuto , parece que le costaba asimilar semejante orgasmo y me paso unos cuantos pesos para una cerveza, que vendían ahí mismo.... era un dólar en ese entonces y me dijo: Note doy mas por que no tengo mas...., se subió el pantalón, ahí me di cuenta que no andaba calzoncillos y se fue del lugar, y no pude evitar sonreírme , la había pasado bien pero no podía creer que la mamé por una cerveza de un dólar, yo lo estaba haciendo de gratis pero la cerveza me iba a refrescar, termine sudando, lagrimoso y una cerveza era fantástica en ese momento, fueron menos de 8 minutos de pura intensidad y morbo, tengo súper claro que no toda mamada es rica, y no cualquiera te hace acabar... esa tarde no fue la única verga que mamé, y la cerveza la tome justo antes de salir del lugar, no me dio tiempo antes..... Les cuento el resto?

Gracias por el espacio!

Edgard

martes, 24 de mayo de 2016

Otro Osvaldo pero en Racing: se filtró una foto "hot" de Tito Noir

Noir




En las últimas horas circuló en Twitter una foto de Ricardo Tito Noir, delantero de Racing, totalmente desnudo.  Recordemos que hace algunas semanas también se viralizó una foto de Daniel Osvaldo, ahora exdelantero de Boca.



El futbolista de Racing Ricardo “Tito” Noir fue víctima de los peligrosos hackers, quienes filtraron fotos íntimas.
UN RUMOR QUE LO AFECTÓ

Ricardo Noir la pasó muy mal en Newell's, allá en la temporada 2011/2012. El club rosarino fue donde el exdelantero de Boca sufrió y pensó en abandonar el fútbol: allí le inventaron un romance con el arquero del equipo, Sebastián Peratta.



"Un día me levanté y tenía muchos mensajes de mi hermana en el celular; me dijeron que tenía un romance con Peratta, que la Policía nos había parado en un estacionamiento...", dijo en diálogo con El Trece en 2013.

"Mi mujer lloraba y mi mamá sufría mucho. Yo allá en Rosario la pasé mal. En un momento quise dejar el fútbol, encerrarme en un campo y que no se hable más de mí; me sentí discriminado", agregó.


Igualmente hay que reconocer que el pibe está para darle una mano. Si bien la tiene chanfleada, mas de uno le ayudaría a sostenerla. Ojalá pase su mal momento futbolístico y más allá de lo que se piense de si es o no es, lo importante es que haga lo que le venga en gana, que material tiene para ofrecer.



Tags relacionados Leer más: 

Las pensiones. El Braulio. Segunda parte

José María Gómez |Las pensiones |El Braulio |

El BraulioEl Braulio, candidato a chonguito mantenido (una versión más digna que la del “taxi boy”) usufructuaba de su condición, es decir, de sus atributos, pero no era mal pibe. El problema, para él, fue que sin querer (sic) se había enamorado. Suele suceder, pues este pibe, más allá de no asumirse (reconocerse), en el fondo (y en la superficie) era gay y, de repente, se le había abierto el corazón, como a cualquiera.


Y yo nunca le creí. Después, sí, pero era tarde.


Uno de los aspectos de nuestra relación, si no el más importante, era que me admiraba. Sin manifestarlo claramente, le atraían mi cultura (yo, algo pedante, debo reconocer, podía hablar de una película de Bergman o de un libro de Alain Robbe-Grillet casi como si la hubiera filmado o escrito, respectivamente, y eso le encantaba). Él había nacido y sido criado (un poco a los ponchazos, es justo reconocer) en Ludueña, una barriada que con el tiempo, hoy, se convirtió en una villa de emergencia.


Un día, del que debe de haberse arrepentido, me llevó a su casa (muy humilde) y me presentó a su mamá. Su padre, obviamente (¿por qué digo, obviamente?) no existía y me llamó la atención que aquella le preguntara insistentemente por el dueño de la pensión a quien, aparentemente, conocía. Más tarde, salimos a pasear por el barrio: parecía que quería “florearse” con un amigo que estudiaba en la facultad. No resultó. Uno de ellos, un matoncito del lugar, le preguntó, inopinadamente: “¿Es tu novio?” y terminamos todos a las trompadas.


Yo me daba cuenta de todo. De su transformación, de sus miedos: cuando hacíamos el amor, sobre todo. Cómo se agarraba de mí, cómo imaginaba algo distinto a su destino. Pero, por algún motivo, más allá de la cama, yo no lograba enamorarme, comprenderlo. Un día me propuso que nos cambiáramos de pensión, juntos. Yo no acepté, en el fondo yo también lo usufructuaba aunque nunca le regalé nada, ah, sí, un libro: “Las amistades particulares”, de Roger Peyrefitte, que nunca leyó.


Finalmente, por esos días, comenzó a soltarse. Me sorprendía en los pasillos bajo el sol y me abrazaba con calidez colocando sus brazos bajo mi sweater. Una mañana fuimos sorprendidos por el dueño. Me echó de la pensión de inmediato. El Braulio, extorsionado por este hombre (parece que conocía a su familia y ésta aceptaba la situación… y algunos dinerillos) se quedó, claro.


Mientras yo preparaba mi bolso, vino a verme. Estaba en duro, no obstante, se  le notaba la tristeza. Nos abrazamos y me fui. Yo me olvidé enseguida de él (hasta hoy).


 


Continuará.
Leé acá más sobre esta saga: El Braulio

sábado, 21 de mayo de 2016

Arabia Saudita: Ali condenado a ser decapitado y crucificado

Arabia Saudita

Esta nota puede parecer no ir en la linea de los contenidos de esta pagina, pero por alguna extraña razón nos leen mucho en Arabia Saudita. En lugares donde la homosexualidad esta PROHIBIDA tal vez el hecho de que nos lean no debiera llamarnos la atención.

Arabia Saudita está a punto de ejecutar a un joven de 21 años de edad, Ali Mohammed al-Nimr y exponer su cuerpo en público. Crucificado. Los expertos en derechos humanos afirman que se obtuvo su confesión bajo tortura, que era un niño en el momento de la infracción, (17) y su ejecución es ilegal. Llamamos a que se inste al Reino a detener su ejecución, y denegar la designación de Arabia Saudita al panel del Consejo de Derechos Humanos de la ONU. Nuestro mundo debe garantizar que la supervisión de los derechos humanos está en las manos de los gobiernos con una trayectoria sólida.

Ali Mohammed al-Nimr fue detenido cuando tenía 17 años por participar en manifestaciones contra el gobierno, y luego fue condenado bajo tortura. Pero su caso no es una excepción -Arabia Saudíta ha ejecutado a más de 100 personas este año. Cada dos días.

Después de la presión pública masiva, Francia y el Reino Unido han instado a los saudíes para que detengan esta ejecución, pero los EE.UU. y Alemania todavía no se han expedido. La mejor manera de conseguir una acción urgente es canalizar nuestra indignación a estos líderes que tienen influencia sobre el régimen.

Regístrate ahora para salvar a Ali, y luego poner fin a esta farsa de los derechos humanos, su ejecución podría ocurrir en cualquier momento. FIRMA y compartí en tu face y twitter.

jueves, 19 de mayo de 2016

Cementerio de la Chacarita.


 “Los sumergí y también los arrastré  por estados diferentes. La lujuria es mi pecado capital



Fue todo tan exacto hoy en el cementerio. Fue de una, parecía esperándome. Caí sin vueltas, salí del subte, crucé la calle entré persignándome como si de verdad fuese cierto lo santo del campo y el respeto a los muertos.


Caminé con la cara seria (más de lo normal) pero la mente y el espíritu se disponían a coger. Como poseído caminé, observé, leí lápidas, relajé.


Fui hasta el nicho de mi madrina, ahí estaba el nene. No caminé demasiado para encontrar al puto de mi morbo.

Estaba con otros pibes y pibitas. Era un grupito "pintoresco". Esperé a que se despidieran y mientras le miraba el culo al chico que había elegido. Cantaron una canción, creo que me reí. Él me miró y me toqué la pija.


Me fui acercando para mostrar familiaridad con la difunta.

Ellos eran miembros de un fans club y a mí me beneficiaba el parentesco. Una mina me habló, le conté de la muerta.

Todos ellos escuchaban atentos, como los fieles en una misa escuchan la homilía. Sebastián, me miraba. Yo lo miraba y sonreía. De a ratos, me mojaba los  labios con la lengua.



Así, diez minutos.

Los dejé por fin separarse (me estaban agotando), llegué a decir que necesitaba un baño y caminé al baño.

Entré, me bajé el cierre y solo esperé. Cuando él entró yo ya la tenía gomosa. Él también estaba canchero.

Se la ofrecí y se la metió en la boca sin mucho más.


Quise asfixiarlo un poco, lo trabé con la pija en la garganta,  hizo arcadas. Qué rico pibe, ¡voluntarioso!


Me ordeñaba la verga con la ansiedad de los putos nuevos, que son como terneros prendidos de las ubres de la vaca; dependientes, golosos e inconcientes. Mientras él me mamaba yo carpeteaba detrás de la puerta que estaba algo abierta. Afuera del baño, el sol devoraba la vida en los pasillos del cementerio. Nadie se veía caminar en el ala derecha de la Chacarita.


En el baño había olor a flores muertas que me comía el tabique más que la merca. Botellas de plástico que hacían a su vez de floreros, hojas verdes de relleno en los ramos. Yo paneaba de izquierda a derecha y miraba de a ratos hacia fuera. Él nunca dejó de chupar.



Vi llegar un cortejo acompañando un ataúd que dejarían sepultado en la tierra. Lo tenía en un plano general, hombres cargando el féretro, coronas de flores en manos de los trabajadores, acompañantes en silencio caminaban detrás con un rictus parecido al de los finales concretos. Sacudí la pija en la boca del pendejo que me la chupaba. La cabeza de la verga relucía de su saliva espesa.


Entonces lo puse de pie, lo incliné sobre una bacha sucia, lo abrí de patas y me escupí en los dedos. Le mojé piadoso, el culito. Pensé en una bombeada rápida. Le apoyé la pija y se la mandé. Estaba tibiecito, elástico, íntimo. Era como cogerse la conchita de esas minitas que se portan bien, que se quedan quietitas esperando que su macho las desborde de leche. Me lo cogía y le agarraba el cuello, por detrás con todo mi cuerpo sobre él, mordiéndole la nuca, mojándole la oreja, a punto de llenarle el culo de guachitos en mi esperma.


Qué misterio me hizo tener lastima de él, no lo sé. Pero se la saqué. Limpia y dura seguía mi desesperación, con la mirada le indiqué seguir chupando. Se arrodilló, detrás de la puerta otra vez y se la tragó hasta los huevos. Oí el sonido metálico de las palas y volví a pensar en la tumba abierta al sol. Pero el sonido era de un primer plano sonoro, y metálica sonó también la puerta del baño.


Un tipo entró a mear. Pasó directo al mingitorio, Sebastián se asustó, quiso pararse y lo detuve ahí, de rodillas. Ningún putito debe temer si está conmigo. Yo me retiré apenas algo de la boca de mi puto y adopté la misma posición que el tipo que meaba. Miré al nene frente a mí y él adivinó lo que seguía. El primer chorro de mi meo caliente y rancio erró a su boca y le mojó la cara, después apunté mejor, él se la acomodó y se tragó todo mi meo mientras el otro miraba.


El chabón fue hasta la puerta, entró la pala que había dejado afuera y trabó la puerta con el mango. Como ocurre casi siempre en los baños, nadie medió palabra. Así como actores o bailarines habiendo ensayado su obra mucho tiempo, como una coreografía conocida, nos desenvolvimos; igual que cualquier puto en cualquier tetera. Con facilidad, con conocimiento y con morbo.




Mientras yo le agarraba de los pelos al flaquito, él abría la boca y el otro se la llenaba de carne. El tercero y yo nos pusimos lado a lado y el peque nos la chupaba a los dos juntos.


El tercero y yo nos besamos, empezamos a pajearnos frenéticamente. Miré hacia afuera por una ventanita y contemplé a los deudos despedir al difunto. Algunos con flores en las manos y otros arrojando terrones de tierra sobre el féretro. Todos de negro riguroso, el sol daba cuenta de lo hermoso de la vida fuera de los muros de la chacarita.



Una mujer reventó en llanto doloroso seguramente por la despedida. Yo reventé en una eyaculación monstruosa, quizás, por la bienvenida. Cada golpe sobre aquel cajón fue un chorro de leche para Sebastián.


Sentí que para mí ya había sido demasiado. Abrí la puerta sin pedir permiso y salí.

Nunca en la vida se me ocurrió pedir permiso. Camino a la puerta noté que varias personas me miraban la bragueta. Tenía el cierre bajo y un hermoso lamparón de recuerdo. “Gracias a Dios” –pensé- nunca tuve vergüenza.

Dos son compañía, tres son diversión


"Me monto como a un potro manso y me penetraba con fuerza y casi violencia"

 

diversión


[avatar user="Ivan Mon" align="left" /]

Había conocido a Pepo en una sala de chat, latinchatgay, era un tipo lindo, mayor para mi en ese momento (yo tenía 20 y el 32) pero estaba en buen estado físico, se decía versátil con preferencia a ser activo, la principal dificultad era que estaba a mas de 400 km de distancia, pero se podía arreglar ya que yo tenia que ir a su ciudad a realizar unos tramites en el mediano plazo.

Así llegamos a entablar una amistad y un dialogo fluido, en el cual me terminó confesando que estaba en pareja con otro hombre, Román, y que tenían sus altibajos pero que su relación era abierta, con lo cual si teníamos un encuentro estaba todo bien. Pasaron las semanas y programe mi viaje por tramites y de paso encontrarme con Pepo, y una vez en su ciudad le escribí un mensaje de texto para encontrarnos, coordinando el lugar y horario (las 19:00 frente a la catedral), a las 18:30 me llama por teléfono y me dice: Vengo con Román, también quiere conocerte ¿te jode, o preferís que nos veamos otro día?


Dentro mío lo primero que pensé fue en el riesgo que podría representar encontrarme, no solo con uno, sino con dos desconocidos en una ciudad donde no tenía a nadie, pero la calentura y los ratones pudieron más y terminé confirmando el encuentro en el mismo lugar y horario, imaginando el final. Su camioneta se estaciono en la plaza y los vi bajar a ambos (reconocí a Pepo enseguida por las fotos que habíamos intercambiado), Román era muy parecido a Pepo, también alto, de brazos gruesos, de tez blanca y un caminar imponente, ninguno encaja dentro del estereotipo afeminado que se arma en los prejuicios de uno a esa edad.  Pepo también me reconoció, yo estaba sentado en una banca de la placita en frente de  la catedral, con una bermuda y una remerita delgada acorde al clima de ese verano. El saludo de Pepo fue muy natural, casi como de viejos amigos, Román en cambio me saludo muy respetuoso pero estaba en modo Scanner, me miraba de arriba abajo con cierto morbo que se traslucía en una sonrisa peculiar.


diversión


-¿Querés ir a tomar algo algún bar, o podemos ir a casa para estar más cómodos?- me preguntó Román. Yo estaba ya imaginando como seria coger los dos, así que me quede con la segunda opción y nos fuimos rumbo a su casa conversando de temas triviales, pero me dieron la confianza suficiente como para no arrepentirme de mi decisión.


diversión Cuando llegamos a su casa nos sentamos en el living y abrieron un par de latas de cerveza mientras en su pantalla gigante veíamos un recital (obviamente de Madonna). Cerveza va cerveza viene, el calor ya se notaba, tenía a mis anfitriones una a cada lado en el sillón, de pronto Pepo comenzó a masajearme la pierna y acto seguido sentí la barba de Román en mi cuello, recuerdo que simplemente me entregue a la situación y deje que se movieran como quisieran, mientras yo con cada mano amasaba sus entrepiernas. Después de unos minutos jugueteando, Román se puso de pie y me tomó de la mano para llevarme a la habitación, mientras Pepo nos seguía por detrás, ya en el dormitorio Pepo me fue sacando la ropa prenda por prenda y Román prendía su televisor colocando un DVD Gay con escenas muy morbosas.


La luz del lugar era tenue, yo me recosté en la cama totalmente desnudo y ellos se desvistieron sin apuro delante de mí, hasta exhibir sus cuerpos totalmente, con dos mástiles firmes y gruesos dispuestos a ser enterrados. Se colocaron uno cada lado y comenzamos a actuar, yo besaba Pepo de frente y por detrás Román respiraba en mi nuca y mordisqueaba mi espalda mientras me apoyaba, amagando penetrar, luego me di la vuelta y besaba a Román mientras Pepo pasaba su lengua por toda mi espalda hasta el coxis, parecían haber más de seis manos que tocaban todo y no dejaban centímetro sin palpar.


diversiónEn un momento Román me colocó en cuatro y comenzó a darme un beso negro que nunca olvidare, con esa barba que raspaba mis carnes y su nariz respirando en mi piel, mientras tanto Pepo disfrutaba de tener su pija en la calidez de mi garganta, entrando y saliendo, para luego invertir los roles nuevamente entre ellos.


Román dejó de hacer lo suyo y se colocó lado a lado de Pepo, ambos en frente mío ofreciéndome sus pijas mientras miraban lujuriosos mi perfomance. Finalmente Román Volvió a su lugar y colocándose un forro con un gel Caliente (era la primera vez que yo usaba algo así) se dispuso a cogerme, el calor facilito la dilatación pero también era un poco incomoda la sensación sin embargo el alcohol y la calentura bastaban para no detenerlo. Me monto como a un potro manso y me penetraba con fuerza y casi violencia (congruente con la escenas BDMS del DVD) Pepo por otro lado solo observaba con deseo, hasta que se animó a cambiar de lugar con su pareja, pero yo agotado de la posición pedí cambiarla, así fue que Pepo me puso patas al hombro y Román se sacó el preservativo para, literalmente, sentarse a un centímetro de mi cara, tenía sus testículos en boca y me pedía que los mordiera, así fue que lo hice con suavidad mientras el se masturbaba y Pepo me chupaba los pies; me cogía con furia y rapidez.


A Partir de allí el éxtasis ya se había instalado y a los pocos minutos de estar en esa posición sentí la descarga caliente de Román sobre todo mi pecho y acto seguido acabé yo, mientras Pepo me seguía cogiendo para finalmente acabar con el forro puesto y aun así pude sentir el calor de su descarga dentro de mí.


diversión


Luego del orgasmo, quedamos tendidos en la cama, agotados, de fondo los gemidos de la peli arrullaban el ambiente, ahí me di cuenta que estos dos hombres tenían gustos muy singulares que luego entendería mejor, pero eso ya queda para otro relato.....


 

martes, 17 de mayo de 2016

El Xeneize


Xeneize / Nikki Dior

Siempre considere al futbol un deporte extremadamente homoerotico. Ver a hombres jugando contra sí, intentando ‘meter la pelota’ en el arco contrario, (tocándose entre ellos, con finalidades diversas como: solo para marcarse, o si no como gesto de compañerismo, y en otras ocasiones para enojar al rival). Pero también he visto manos tocando bultos y culos, que no tenían ninguna de las justificaciones anteriores, simplemente pareciera que el otro ‘se la quería tocar’.


[avatar user="Nikkid" align="left" /]

Y si esto fuera poco, hay un folclore que implícitamente pone en manifiesto estas conductas homoeroticas, con las típicas gastadas que en su mayoría son sexuales.

XeneizeLa Pasión encierra diversos sentimientos y emociones que pocas veces se pueden explicar, y que puede ser más fuertes que cualquier otra cosa. Te puede convertir en un animal totalmente visceral, donde no hay lugar a críticas, donde el ‘otro opuesto’ es alguien detestable. O puede estar también traspasada por la objetividad, y una visión de realidad que acepta críticas, que entiende de las cosas buenas o malas (Muchas veces manifestadas solo para el entorno de sus pares, o también haciéndolas públicas frente a los demás). Pero sea una o sea la otra, al oponente siempre ‘se lo hay que coger’.

No voy a decir que a todos los que les gusta el futbol son putos, nunca caería en ese pensamiento mediocre. Ni tampoco el futbol es el único deporte con tintes homoeroticos. Pero creo que tiene mucho contenido de situaciones, que a mi particularmente, me prenden fuego la libido. Tantos hombres encerrados tantas horas en un solo lugar, da a la posibilidad de muchísimas cosas.

Soy de River, y como gallina, me encanta todo lo que tenga que ver con el millonario. Nunca me considere híper fanática, pero sigo todos los partidos, cada vez que puedo voy a la cancha, y mi ánimo tiene mucho que ver con las derrotas o las victorias de mi equipo. Buenas o Malas, siempre lo banco a muerte!

Con mis amigos que son de boca me llevo bien, pero cuando empezamos a hablar de futbol ya las cosas no pintan tan buenas. Siempre quiero que les vaya mal, y me encanta cargarlos en sus malos momentos.

Como sigo mucho el futbol, me informo a través de distintos portales, como ole o canchallena. Es por estos medios donde conocí a Mateo alias ‘El xeneize’, un bostero híper fanático, con el que siempre cruzábamos comentarios y nos dábamos con un palo sin parar. Era tanta la adversión que nos teníamos, que buscábamos siempre los mensajes del otro para comenzar a barderanos. En algunas oportunidades disfrutaba escribirme con él, por ejemplo, a la hora de hablar de jugadores que eran respetados por el equipo contrario. Aunque la verdadera conexión, llego un día que ellos perdieron un partido, que además de haberlo cargardo como de costumbre, le dije que estaba viendo el Facebook de Boca. Porque era el único lugar donde todos los bosteros se sinceraban, y puteabean a sus jugadores, entrenador o dirigentes. Muy diferente a lo que pasaba en los demás portales, que frente a los otros equipos, la caretean a full. Entonces es en el Facebook boquense donde yo encontraba la satisfacción al leer como se revolvían en su roña jiji

Mas esta decir que a nuestro Mateo no le gustó nada lo que dije, pero me admitió que él también escribía ahí para desahogarse, y que justamente había hecho un comentario. Me dio el nombre de su Facebook para que busque lo que escribió.

Xeneise

Al ser una crítica, le di like, pero también aproveche a ver sus fotos. Fue la primera vez en muchos meses, que le veía la cara a Mateo. Era tan bostero que daba asco, no solo vivía en la Boca, si no que tenía miles de fotos con jugadores, en el museo, en la cancha y siempre tenía puesta alguna indumentaria boquense. Pero, a decir verdad, sacando todos esos trapos ridículos que tenía encima, había un chabón que estaba muy partible. Entonces el asco que le tenía, ya no era tal, y paso a ser algo más bien raro. Haciendo memoria nunca me había acostado con un bostero, o mejor dicho un bostero fanático. Mientras seguía viendo sus fotos, me llega un mensaje de Mateo al face diciéndome lo linda que era. Automáticamente no sé por qué, le dije que no era una chica ‘normal’ que no se confunda. A lo que me respondió: ¿Y cuál hay? Te entro igual.

El pibe estaba re bueno, esa onda chabón bien futbolero de cancha, me empezó a tentar. Pero fue el bulto jugoso que se le dibujaba en los cortos, lo que me decidió a pasarle el cel de una. En el wazzap las charlas con el xeneize, aparte de seguir chicaneándonos, dejaron de ser pura y exclusivamente de futbol, para hablar de todo. La temperatura tambien subia, nos mandábamos audios, hablábamos de sexo, de lo que nos gustaba, de nuestras fantasías. El nivel de histeriqueo era muy alto, porque ninguno de los dos terminábamos de cerrar el encuentro. Sorpresivamente una tarde que yo andaba por San telmo, nos veníamos wazapeando, y al final del mensaje el xeneize me escribe: ¿Che no te queres venir un rato? Estamos cerca.

Mateo vivió gran parte de su vida en Avellaneda, pero quiso mudarse a la Boca para estar según el ‘cerca de su templo’. Ese frigorífico a medio hacer que tienen de cancha le significaba mucho. Mas esta decir que mi hambre por pija, fue más fuerte que las ganas de no pisar ese barrio mugroso. En mi cabeza pasaban varias cosas, era muy alocado lo que hacia, pero acostarme con un bostero de pura cepa, me estaba produciendo un morbo terrible. No podía más reprimir mi libido, siempre tan tentada a saborear lo prohibido, acepte su propuesta pero para más tarde.

 

Barrio de La Boca, Domingo 11 de la noche

A esa hora despedí a mi amiga con la que había ido a San Telmo y tome el (22) que me dejaba en Regimiento Patricios y Villafañe. Ahí me esperaba el Xeneize para ‘conocernos’. Bajándome del colectivo me sentía una gallinita indefensa pisando terreno prohibido. Pero si hacia memoria es este mismo terreno, el que dio a luz a mi amado River Plate. ¿Qué contradicción no?

Nunca le pregunte a Mateo cuanto media, así que al verlo personalmente me llamo la atención su metro noventa. Estaba con short de futbol y camiseta de boca con zapatillas negras. Lo mire de arriba abajo y le dije: ¿Era necesario que te pongas todo eso?

Se sonrió y me tildo de gallina amarga. Después agrego que como es domingo, él siempre estaba así por que jugaba al futbol con sus amigos. Y también por otra cosa. En ese momento, agarra mi mano y la pone arriba de su bulto, que estaba duro y caliente. Que atrevido el xeneize! parece que los pibes de la rivera son muy gauchitos. Me acerque a él y le di flor de beso, como no había un alma, lo puse fuerte contra la pared y lo seguí transando. Rapidamente, le estaba marcando la cancha, para que se dé cuenta, que no me iba a achicar. Me abrazo fuerte contra él, entre su camiseta algo transpirada y sus manos recorriéndome el orto, sentía que la libido me estallaba. No pude aguatar más, le puse la mano por adentro de su short, y era capaz de sacarle la chota ahí nomás. El pibe automáticamente me pide que no siga, y continuamos caminando hasta llegar al edificio donde vivía.

En el quinto piso cruzando la puerta de su morada, de inmediato me impacto la cantidad de cosas bosteras que había. Desde cuadros con fotos firmadas, la alfombra con colores característicos, cortinas, banderines, posters, pinturas en la pared. ¡Era demasiado!

Mateo no dejaba de verme la cara de asombro que tenía, lo único que hice fue decirle: ¡Boludo, el frio no viene de la Bombonera, viene de tu casa!

Se ríe y me responde: Y  aun no te mostré a mis bebes! Prende la luz y me señala un estante con la réplica en chiquito de 6 libertadores.

Con mi cara horrorizada le dije: ¡Por favor Apaga la luz! En eso me doy vuelta, como con ganas de abrir la puerta e irme, cuando me agarra y me dice: ¡Vos no te vas a ningún lado gallina!¡Que vengan los borrachos del tablón a rescatar a su princesa, porque ahora vos sos mía!¡Yo te avise que era bostero enserio y todavía no viste lo mejor!

Me detiene, y me agarra por detrás con fuerza, apoyándome todo su cuerpo. Tenía tantas emociones encontradas en mi cabeza. Pero este xeneize y su trozo divino, hicieron que lo deje de histeriquear y me entregue totalmente a el. Así que mientras me agarraba fuerte le dije: ¡Deja de hacer tanta fuerza, que me rompes las plumitas! Despacito!

Me di vuelta, y le saque la pija por el costado del short, como un resorte salió para afuera. Tenía una chota bien larga y finita. Me arrodille, y empecé a chuparla. Era riquísima, olía a jabón blanco y transpiración, se la comía con tanta hambre, que lo primero que me dijo fue: ¡Como te gusta la mamadera bostera! Lo mire, y con cara de odio se la mordí un poquito. Pego un grito, se empezó a reír y me dijo: Bueno no te jodo más con esas cosas!

Era obvio que me estaba haciendo la enojada porque en el fondo me gustaba lo que decía.

La pija del xeneize era bien calentita y jugosa, le volvía loco cuando se la acogotaba con mis labios mientras la succionaba lentamente. Tenía tanta calentura que me metía los dos huevos adentro de la boca, y los ensalivaba bien. El fuerte del bostero era el largo de su pija y sus dos gambas alucinantes, acompañadas de un culazo bien turgente. Al mismo tiempo que me metía la chota más adentro de la boca, también le masajeaba los cachetes del orto. Me ponía tan pasional tocar ese culo, que por momentos le clavaba las uñas.

Me levanto le miro fijo la cara y le digo: No aguanto más. Méteme el itacazo bostero!

Me doy vuelta, y así de parados, empiezo a sentir ese palo caliente que me va penetrando de a poco. Mientras Mateo tocaba suavemente mis pechitos, su lengua jugueteaba con mi oreja. Al mismo tiempo, con mis manos le tironeaba del short para acoplarlo más a mi. Sentir su ancla xeneize penetrando tan profundo me enviciaba el orto como nunca. El juego morboso que generamos hizo que nuestro deseo se volviera incontrolable.

Ni siquiera se había desvestido, tampoco logramos llegar a la cama.

Me pongo en 4 en el sillón para que siga cogiéndome. Mi orto le comía la pija con tanta fuerza, que el pibe ni siquiera tenía que moverse. Como una puta empecé a pedirle el gol. Quería escuchar sus gemidos, que me llene de leche bostera y amarga. Y así fue, me lo canta, mientras saca la verga de adentro, y siento como los lechazo me riegan la espalda y los cachetes del culo. Era tan abundante, que las gotitas empezaron a caer por mis huevos y por entremedio de mis piernas.

Mi rival de toda la vida cae rendido sobre el sillón. Me levanto, lo miro con cara desafiante, le agarro los cachetes de la cara con una de mis manos y le digo: ¿Que paso bosterito? ¿No das más? ¿Te lesionaste como Gago?

Le doy un besito en la frente y le pregunto cuál era la puerta del baño, tenía que arreglarme un poco después de todo el desenfreno que habíamos pasado.

Con la excusa de que era tarde para volver a mi casa, el xeneise me ofreció quedarme con él. No pude rechazar la invitación, su compañía, sumado al olor a macho que tenía su pieza, eran una buen garantía para saber que iba a dormir como una bebe. Al otro día, después de desayunar un rico pete, nos tomamos unos mates juntos y me dice: ¡Viste que te dije que aún no habías visto lo mejor! Mira esto!

Mateo abre una persiana que da a un balcón.

Desde el balcón, se podía ver la bostanera.

Las pensiones. El Braulio. Primera parte

 José María Gómez | Las pensiones | El Braulio |

BraulioÉl: ¿Estas durmiendo…?

Yo: No.

Él: Te quiero contar algo… me quisieron chupar la pija.

Yo: ¿Qué?

Él: Un flaco, recién, cuando venía por la calle.

Yo: Ah.

Él: Yo le dije que no. Yo no soy puto…

Yo: Claro.

Él: Pero quedé caliente… mirá.

Yo: !!!

 

El Braulio, como todos le decíamos, era el preferido del dueño de la casa. El hombre no vivía con nosotros, claro, venía todas las mañanas a controlar y luego se retiraba. Pero nunca dejaba de visitar al muchacho que usufructuaba de la mejor habitación. Se encerraban. “Cualquier cosa, se la cuentan al Braulio”, nos solía decir, “mañana vuelvo”. Y así todos los días.


El Braulio era un “monumento”. Y no lo digo yo, solamente. Poco tiempo después, cuando ya me habían echado de la pensión, yo estaba con un amigo en un bar y éste se pone blanco de repente y exclama, tapándose la boca: “¡Mirá ese chongo, no lo puedo creer, lo bien que está, me muero!”. Me di vuelta enseguida: era el Braulio. Entonces el muchacho se acercó, me dio la mano; mi amigo, al que le gustaban los hombres, claro, casi se desmayó.


 


El Braulio, además de ser un monumento de pinta, tenía un monumento de pija. Ese era el secreto de sus privilegios. No pagaba la habitación. El dueño, un señor muy atildado y correcto, casado y todo, la disfrutaba todas las mañanas. Nunca hicieron escándalo pero se supo, como todo. También se corrió la voz sobre el tamaño del Braulio, que no creí… hasta esa noche.


Él: “¿A vos te gustan los hombres?”


 


Yo estaba muy cansado esa noche, medio dormido. Además de ir a la facultad, tenía que trabajar, y no entendí enseguida el motivo por el cual el Braulio se metía en mi pieza, tan tarde y, haciéndose el boludo, me la mostraba. Así que encendí la lámpara, muy pequeña, muy débil. Me incorporé. El Braulio estaba sentado en la otra cama, desocupada por algunos días, con las piernas abiertas, muy abiertas. Abrí la boca, bostecé.


Él: “Yo no le voy a contar a nadie, te juro”


 


En aquellos días, ser puto no era una ninguna maravilla (con lo maravilloso que es): no había leyes, era bastante parecido al escarnio y a la indefensión. Que hoy mismo un gay famoso y parlanchín sea funcionario del gobierno nacional  es increíble, quiero decir, impensado algunas décadas atrás. No todo tiempo pasado fue mejor.


Él: “Vos me gustás, no sé lo que me pasa, perdoname…”


Yo nunca le había dado bolilla, lo equiparaba a un buchón, tan amigo del dueño. Igual, ya me había dado cuenta de su físico. Y él también. En esa pensión el baño era enorme, una rareza, y cuando nos bañábamos detrás de la cortina, era común que alguno entrara a orinar o afeitarse, como hacía este pibe. Y entonces, al salir del cubículo, mojado, yo me daba cuenta de que me miraba a través del espejo, disimuladamente y mientras se afeitaba. Él, con el torso desnudo y una toalla enorme y blanca que le llegaba hasta los pies: un detalle, los pies… pero mejor se lo imaginan.


Él: “Nunca te dije nada, no me hablás. Si vos querés, yo… yo me quiero acostar con vos… ahora”.


Y se puso de pie. Se había bajado los pantalones hasta las rodillas y se tapaba el sexo con las manos, no sé cómo podía hacerlo, pero se tapaba. Y se acercó, lentamente.


Continuará.


 



Leé acá más sobre la saga "Las pensiones" del mismo autor...

lunes, 16 de mayo de 2016

Heteroflexibles: tienen sexo con otros hombres y no son gays...


Sí, leíste bien: hombres que tienen sexo con otros hombres y no son gays (sic). “A medida que hay una mayor tolerancia todos salimos un poquito de nuestros armarios”, sostienen algunos sexólogos y psicólogos.



Tú cuñado, el marido de tu amiga, el macho/chongo del gimnasio que está casado, el recién casado amigo del laburo, el mecánico de tú auto, el que acaba de ser padre.


[Avatar del usuario = "Alek" align = "left" /]


“Hombres que no acaban de sentirse muy satisfechos pueden tener la ocasión de tener relaciones con otras mujeres, con un hombre o probar ciertas prácticas que en otros tiempos estaban más censuradas”. He notado en la práctica del consultorio y en la vida misma que “conceptos como heteroflexible o heterocurioso están permitiendo a los hombres explorar su sexualidad sin necesidad de cuestionar su identidad como heterosexuales”. Por otro lado, Internet y todas las app que hay para conocer gente facilita el contacto, que puede ser virtual o físico. Según refieren mis pacientes, en el mundo virtual, esto se da mas en Tinder.


“La orientación sexual, está construida socialmente, son categorías rígidas y excluyentes, con implicaciones que afectan a la identidad individual y social”. En cambio, “la práctica sexual es más flexible y más libre, es un concepto descriptivo. Que un hombre emparejado con una mujer tuviera un amante no era inusual en la antigua Roma. Y jóvenes de todas las épocas han recurrido a pasatiempos de difusa carga sexual.




“En la adolescencia es bastante común que haya juegos de cierta genitalización: a ver quién mea más lejos, a ver quién la tiene más grande, hay toqueteos, hoy predomina el sexting, mostrarse virtualmente…”.


“No dejan de ser incursiones gay, pero todavía predomina el modelo heterosexual y se realizan desde la transgresión propia de la juventud”



Un nuevo modelo: SMSM


En 2006, un estudio sobre la discordancia entre comportamiento sexual e identidad sexual realizado por un grupo de investigadores entre los que me encontraba y tomando como campo de acción a la UADE, halló que 131 hombres de los 2.796 analizados admitían tener relaciones con hombres pese a definirse como heterosexuales. Basta ver el movimiento que tiene en esta página dicha Universidad.  Desde hace años, los médicos emplean las siglas HSH para referirse al conjunto de hombres (heteros o gays) que tienen sexo con hombres. Pero, recientemente, ha aflorado otro acrónimo más preciso para definir a este grupo: SMSM (straight men who have sex with other men, hombres hetero que tienen sexo con otros hombres). Portales web como este están consagrados a abordar el tema, o en otras direcciones como el sexo con gente del grupo trans.


El año pasado se publicó en EE UU el libro Not gay: sex between white straight men (No gay: sexo entre hombres blancos heterosexuales), en el que la profesora Jane Ward, de la Universidad de California, se hacía este planteamiento: una chica hetero puede besar a otra chica, puede gustarle hacerlo y aun así se la sigue considerando hetero; incluso su novio puede animarla. “La educación de los hombres ha sido bastante homofóbica. Se les ha hecho creer que es antinatural tener esos impulsos hacia otros hombres”.




No hay un hombre que sea cien por cien homosexual ni cien por cien heterosexual.



Heteroflexibles



En primera persona.


En una oportunidad me encontraba teniendo una relación muy comprometida con una persona que se manifestaba como perdido en la sexualidad, tenia relaciones homosexuales solamente conmigo, pero si teníamos impases en nuestra relación recurría desesperadamente a tener sexo con mujeres y luego confesármelo con culpa. Un día hablando de nuestra conflictiva relación le manifesté que tenía que decidir, y así se lo comenté a mi analista. O gay o hetero, le dije.

Mi analista escuchando atentamente me dijo: ¿y si se decide por ser bisexual? Es la única de las opciones que no manifestaste en tu deseo…
Esa opción no estaba, yo no la contemplaba. La relación terminó al poco tiempo.

 

“Cuando una pareja heterosexual está en crisis es habitual que algunos hombres sientan que no se entienden con las mujeres, que son incapaces de llevarse bien con ellas y es como que miran para otro lado. En muchos casos es una necesidad afectiva que sexual real”. En las relaciones con otros hombres hay un espíritu de cuerpo. Algo de la virilidad que no tiene que ser explicado.


De hecho, a veces estas relaciones eróticas esconden una necesidad de afecto que el hombre no está acostumbrado a expresar: “En los hombres hay mucha tendencia a genitalizar. El hombre es más visual que la mujer. Los códigos que se desarrollan en una tetera son muestra de ello. Prácticamente no hay palabras. Sobran las palabras.



El impulso es puramente narcisista


En relación a esto y en otros ámbitos fuera de las teteras podemos observar que entre los hombres heteros que se acuestan con hombres también hay muchos narcisistas. La camaradería que se da mucho en los gimnasios: le agrada despertar admiración y no le importa que provenga de hombres o mujeres”.
Hay hombres heterosexuales que tranzan con hombres porque les gusta; otros, porque no les queda más remedio: pensemos en aquellos privados del contacto con mujeres durante largas temporadas (¿eran gays los protagonistas de Brokeback Mountain? (Secreto en la Montaña))



“El ser humano se rige por sus pensamientos”, dijo alguien por ahí. “Y si cree que está perdiendo su sexualidad por la falta de una mujer, puede reafirmarla con otro hombre. “Si a él no le está fastidiando, ahí no hay nada que tratar”, y sostengo: cuando no hay angustia, no hay síntoma.

 

sábado, 14 de mayo de 2016

Mordimos el polvo! Un tropezón no es caída!


Gente se nos ha caído el sistema!! Esto pasa porque (por suerte) estamos teniendo una cantidad de visitas mucho mayor a lo que puede recibir el servidor en el que estábamos, por eso algunos se habrán sorprendido al ver la página caída, hemos estado haciendo mantenimiento y ampliando recursos, para poder recibir a los mas de 11.000 lectores que tenemos por día. SI! Hemos tenido que ampliar la mesa...  


[avatar user="Daniel B" align="left" /]

Por otro lado estamos muy contentos porque ya hemos superado en tiempo récord los 1000 integrantes del grupo de FACEBOOK, razón por la cual hemos dejado de editar y dimos de baja la pagina abierta que teníamos, ante la insistencia molesta de un mogigato y pacato face, por nuestras publicaciones. Nunca tuvimos suerte con esa pagina. Mientras dure vamos a hacer del grupo nuestra vía de comunicación en las redes. También estamos mucho mas libres en TWITTER, nos podrás reconocer por nuestro usuario @usandbath entre otros.


Cuando recorran las páginas como el CHAT O EL CONFESIONARIO visualizaran un banner con informaciones de prevención que irá variando, contestando de alguna forma a todos aquellos que nos piden desde los orígenes, que demos preponderancia al tema de la prevención, algo que venimos haciendo desde los post, los de Ale K y los de nuevos profesionales que se han ido sumando como columnistas o colaborando alternadamente hablando de casi todas las ETS.


También existen aquellos a los que "hablar del tema se las baja", pero asumámoslos, esto es así, si vas a tetear andá prevenido, la última palabra ¡SIEMPRE!, la tenes vos. Pasado unos segundos el banner desaparecerá... la prevención o los datos que leas no. 


Hemos vuelto!! Seguiremos con todas nuestras publicaciones alteradas por el problemita que tuvimos ayer.
Gracias a los que preocuparon y nos mandaron mails preguntando que pasaba.
Estamos firmes en el baño!
Gracias a los mas de 11.000 lectores que nos visitan por día, todo el equipo de Nosotros& aún no lo podemos creer...




MUCHAS GRACIAS por bancar!!



viernes, 13 de mayo de 2016

Leche, frente al espejo.



acabada-mal

Hola cómo estás?? Muy bueno el blog!! Muy buena data! Quién quiera contactarme que escriba mail a nescorc@hotmail.com que manden mail, casi no uso MSN. Busco machito para pajearnos juntos y hacer un desparramo de leche...(por ahí cae alguno). Me encanta hacer lo de la foto frente a un espejo, para ver todo!! Abrazote Nestor.


jueves, 12 de mayo de 2016

DOGGING, sexo como los perros...


¿Sabían que a la práctica del sexo en la vía pública ahora le dicen Dogging?



dogging


El término dogging es un eufemismo británico para indicar a la actividad sexual que se realiza en un lugar semipúblico. La ubicación es fundamental para esta actividad. Generalmente se trata de lugares apartados del mundo. Puede tratarse de un bosque, de un gran parque, de medanos, de la playa... sitios a los que habitualmente se accede más bien en coche o en bicicleta, por ejemplo la reserva ecológica de la costanera Sur.. Con frecuencia se encuentran presentes -tan sólo mirando o participando activamente- más de dos personas. De hecho, puede tornarse en una situación de sexo grupal. La práctica del 'dogging' en algunas ocasiones se traduce al castellano como 'cancaneo'. Y alienta -directa e indirectamente- la práctica del exhibicionismo y del voyeurismo.




El número de participantes en un momento dado puede ser elevado, dependiendo de la ciudad, el día, el momento... En ocasiones todo parece transcurrir tan lentamente que no se llegan a formar grupos extensos.


Un aspecto curioso de los encuentros de dogging es que a menudo se convocan a través de internet y de un momento a otro. Las personas no suelen conocerse con anterioridad. Hay una tendencia en cuanto a los días, horas y lugares donde se realiza la práctica. Existen puntos geográficos que a menudo se convierten en el escenario sexual elegido por sus practicantes.


Originalmente, el término 'dogging' se usaba para referirse a aquella actividad en la que alguien espiaba a parejas que se encontraban realizando actividades sexuales en el coche o en algún otro lugar público. Es decir, el término se empleaba para referirse concretamente a una conducta voyeurista. Recordemos que una parte esencial del voyeurismo tradicional es la excitación que les supone mirar prácticas sexuales sin ser vistos. En el 'dogging' las personas miran y se exhiben abiertamente. En ese sentido se puede considerar una extensión de la práctica del 'swinger' o intercambio de parejas, la cual se realiza en público.


En un principio esta nueva variante del 'dogging' surgió en Gran Bretaña. No obstante, en la actualidad hay evidencia de su práctica en muchos países más, como pueden ser: Argentina, Chile, Brasil, Urugay, EUA, Canadá, Francia, Irlanda, Australia, Holanda, Noruega, Polonia... En Argentina esta práctica está cobrando cada vez más auge, quizás debido al carácter partusero de las argentinas, donde las bailantas son un nucleo fundamental para las festicholas sexuales grupales.
Como hemos aclarado al escribir sobre el exhibicionismo y el voyeurismo, la práctica del 'dogging' en muchos lugares representa un delito, pero nunca agarran a nadie. En algunas sociedades la ley es más estricta al respecto, y en otras es bastante más laxa. En Argentina hay ciudades, como Mar del Plata o Necochea, Cordoba y Bariloche en donde se han realizado muchos vídeos clandestinos de parejas practicando 'dogging' y que es posible encontrar en internet.

Clausuraron el cine ABC

Tulipán | Cine ABC |


Un disparo al corazón del cine porno.



Tal vez en lo mas alto de su decadencia, el viejo cine porno ABC, ubicado en pleno microcentro porteño, fue clausurado en las últimas horas por funcionarios del gobierno de la Ciudad.


[caption id="attachment_12224" align="aligncenter" width="600"]CINE ABC Se podria juzgar si el lugar estaba en condiciones edilicias o no. Se podrá juzgar la falta de higiene... se podrá juzgar que lo abrieron como teatro y fucinonaba como cine (no entiendo la diferencia pero buehhh)... pero hablar de las realaciones sexuales de las personas, que las hacian en un lugar privado??? No entiendo. Basta de moralina sin sentido que a todos nos gusta lo mismo. A todos nos gusta garchar asi que no veo el por qué descalifican a las personas que son libres.... Todos somos libres de hacer lo que querramos sin lastimar o perjudicar a nadie. Me parece injusto.... Mientras lo veraderamente importante pasa por otro lado... cada uno sabe cuando llega a su casa cuánto ama a su esposa o su pareja o cuán feliz es con ella o él o con quien sea... No, pero atacar a la vida de otros es delicioso.... Cuanto de lo que no tenemos cubrimos con esa actitud... Pareceria que criticásemos a las personas que son libres y felices. En el pais de los presos, la libertad es inmoral.[/caption]

[avatar user="Tulipan" align="left" /]

Cuando en Nosotros& dábamos nuestros primeros pasos con el tema del "Blog" (que éramos) hasta llegar a la página -que somos, una parada ineludible le tuvimos que dar al ABC para ilustrar lo que pasaba ahí, es que Nosotros& también estaba haciendo el abc de las teteras.

Lejos ya de toda esa época, (han pasado unos años), tenemos que informar por este medio que el mismo cine, ha sido clausurado.

En aquella nota del 2011 dábamos una idea de la gente que concurría tratando de reunir los datos que teníamos en en una especie de ficha:


  • Horario: domingo, 20.30

  • Población: variada, predominantemente gay típico (sí, con todos los atributos evidentes y notables a la distancia).

  • Franja etaria: variada, con una ligera tendencia a la franja entre 30 y 50.
    Acción: caminantes eternos.

  • Casi nadie sentado, todos yendo y viniendo de una sala a otra, cruzando algunas miradas y nada más.

  • Curiosidades: una travesti bastante buena, aunque veterana, y una pareja. La mujer de la pareja era espantosa, petisa y de apariencia sucia, creo que el marido la llevó a ver si alguien se la llevaba…



[caption id="attachment_12223" align="aligncenter" width="600"]Cine ABC Paredes que derraman el placer de muchos que con su guasca dejaron huella de su paso por el lugar... Un amigo le decía el muro de la SERENISIMA. Por las pasivas que acababan pajeandose cuando el macho por detrás se las estaba culiando... Retratos de una época.[/caption]

Lo cierto es que inspectores de la Agencia Gubernamental de Control en conjunto con la División Delitos Tecnológicos de la Policía Federal Argentina realizaron un operativo nocturno en el lugar, ubicado en Esmeralda 506, entre Lavalle y Tucumán, y procedieron a clausurar el local, que tenía habilitación de teatro independiente pero funcionaba como un cine porno en el que eran frecuentes las relaciones sexuales sin ningún control.

[caption id="attachment_12222" align="aligncenter" width="600"]Clausuraron el cine ABC Mala señal En todos los países del primer mundo hay antros-sitios frecuentados por personas ADULTAS de diferentes gustos y tendencias sexuales Sólo en las dictaduras o pseudo democracias se quiere "CONTROLAR" la vida sexual de sus ciudadanos[/caption]

Autofelación


"El vaivén comenzó y era fantástico, yo podía acariciar con ambas manos su glúteos musculosos y lampiños,  pero el placer se multiplicó al máximo cuando se encorvo hasta posar su boca en la punta de mi pene sin dejar de penetrarme"



[avatar user="Ivan Mon" align="left" /]
autofelacionDentro de los ratones más comunes en el auto-erotismo masculino, esta la fantasía que todos hemos tenido en algún momento, la autofelación, casi como la expresión máxima de la auto-satisfacción masculina. Creo que muchos lo han intentado alguna vez, pero está claro que dicha actividad requiere mucho entrenamiento y cierta anatomía previa que lo permita.


En plena adolescencia, una de esas tardes solitarias en casa, me puse a bucear en las páginas XXX de ambiente, grande fue mi hallazgo al encontrarme con un fragmento de video, donde un tipo delgado, vestido únicamente con  una gorra y una campera negra, dejaba entrever un miembro enorme y suculento, la secuencia iniciaba con él masturbándose sentado en una escalera y terminaba con el mismo llegando al clímax.




“Se puede” pensé con entusiasmo en ese instante y durante un par de semanas intente hacerlo, hasta que en algún momento mi atención se centró en otras prácticas.




Hace un par de años conocí a Luis, fue uno de esos encuentros casuales muy singulares que aparecen cada tanto. Chat de por medio y datos de relevancia para coordinar encuentro (Rol activo, 27 años, delgado, 4:20, sin mambos raros, decía……). Nos encontramos en una esquina, tomamos un café y en la conversación le pregunté si practicaba algún deporte, porque tenía un cuerpo muy proporcionado e interesante, ahí es donde me comentó que practicaba gimnasia desde muy chico y presumió su “flexibilidad”, abriendo así la puerta para subir de tono los comentarios, hasta que finalmente nos fuimos a su depto.


Yo estaba hacía varias semanas sin acción, así que en cuanto cerramos la puerta le plante un beso fogoso y comenzamos la guerra, me fue sacando la campera y la camisa y simultáneamente yo lo fui desvistiendo admirando su físico. Mano va mano viene termine de rodillas succionando con lujuria su entrepierna, tenía un miembro no tan grueso pero si largo. Terminamos recostados totalmente en bolas en su sillón, frotándonos casi con la intención de fusionarnos, él era muy apasionado en todo lo que hacía, luego de unos cuantos besos se deslizo hacia abajo y comenzó a mamarla como un experto, luego me abrió las piernas y forro/gel de por medio me puso patas al hombro, al principio entró con suavidad pero luego de un envión como dicen en Brasil “enfío” todo hasta lo más hondo de mi ser, provocándome un poco de dolor por la profundidad. El vaivén comenzó y era fantástico, yo podía acariciar con ambas manos su glúteos musculosos y lampiños,  pero el placer se multiplicó al máximo cuando se encorvo hasta posar su boca en la punta de mi pene, y sin dejar de penetrarme poco a poco empezó a chuparla cada vez más a fondo, Uf!
Que placer, solo de recordarlo me pongo como loco.


Finalmente comenzó con la agitación que anuncia la “petit mort”, mientras el penetraba yo me masturbé hasta llegar a eyacular a borbotones sobre mi vientre, eso lo volvió loco porque enseguida se puso colorado y la vena de su frente  parecía estallar, en ese instante retiró su miembro de dentro mío y se quitó el preservativo, acto seguido comenzó a autofelarse con locura hasta terminar llenando su propia boca de semen, mismo que se escurría por su comisura labial. Yo estaba asombrado por su flexibilidad, casi envidioso de su habilidad, pero el agotamiento nos dejó rendidos en el sillón, claramente antes de irme le pedí algunos tips para practicar. ;).


Pd: les dejo el video que motivo el relato, saludos!


 

miércoles, 11 de mayo de 2016

Las fotitos de Daniel Osvaldo... Hot

Osvaldo-Baron

Hubo un tiempo que fue hermoso, y todo era lindo de verdad, pero realmente hoy no la esta pasando nada bien Daniel Osvaldo, un jugador mediocre al que Boca vaya a saber porque se le metió entre ceja y ceja y se lo quieren quedar. Más allá de eso el pibe está todo el día al pedo y cuando no está lesionado, parece que anda alzado. Tiene conque... Pero ahora que se difundieron unas fotitos que tal vez una femina que quiere ir al bailando sacó a la luz, vemos que ciertas partes anatomicas de Osvaldo deben haber hecho gritar a más de una incluso a Jimena Barón que creemos que aulló porque ahora la trata de gato..

Osvaldo-Baron

En un baño de Once...

http://teteras.tumblr.com/post/144206717507/cruising-for-sex-misereressquare-once



Fernando Garrido se filma en un baño protegiendo la identidad de la persona que le hace un pete, la idea era acercarse a lo que pasa en los baños, intervenir en la parte mas intima.


El video fue tratado como para proteger la identidad del señor de traje (en adelante el petero).
Quien registró el momento fue Eduardo T. 



martes, 10 de mayo de 2016

Las pensiones. El cordobés

José María Gómez/Nosotros y los baños/Las pensiones

cordobesYo no sé si todos los cordobeses son iguales pero éste vivía tocándosela y, con ese tonito que todos conocemos, gracioso, nos narraba con lujo de detalles sus amores con las chicas. Parece que tenía gran experiencia a pesar de su corta vida (no llegaba a los veinte) y, por algún motivo, ninguna se le resistía y todo terminaba de maravillas: “Se la mandé a guardar, y pataleaba”, proclamaba haciendo el gesto pertinente que nos hacía reír. A mí me calentaban sus historias, no lo voy negar pero otros, quizás mas avispados, me decían: “Creele la mitad”.   


Nos reuníamos en cualquier recodo con él, generalmente después del mediodía y todos nos prestábamos con mayor o menor interés a escuchar sus historias. No obstante, comencé a darme cuenta de que, en el momento culminante, me miraba con intensidad a los ojos y a veces me guiñaba.  Era un poco bajo de estatura pero espigado y, hablando de miradas, tenía unos ojos que te encandilaban.


Una tarde de mucho calor nos quedamos unos pocos con él. Estuvo particularmente inspirado y tanto que casi en ningún momento dejó de estrujarse la entrepierna. Se le había cambiado la voz que sonaba insinuante, más que otras veces. Y entonces dijo, al final, con la mayor inocencia (según creí) y mirándome: “Vamo’ guanaco, a dormir la siesta”. Todos se desperdigaron y cuando yo enfilé para la pieza, me invitó, sorpresivamente: “Vení a la mía que está más fresquita”. Dudé. Me dije, para mí: “Este me va a empezar a contar…”. Pero accedí, más bien por educación, diciéndole: “Bueno, un ratito”. “Y bueno, sí”, me contestó, “si no hay más remedio…” Ahí empecé a caer.  


Había dos camas. Él se fue de inmediata hacia la suya, se tiró, despatarrándose, dado vuelta hacia arriba y, como era su costumbre…tocándose con ganas. “Bueno, me voy a dormir…”, dije, y acercándome a la otra cama, comencé a desnudarme. “¿A dónde vas, culiau?”, exclamó, y en voz muy baja: “Vení acá”. Y entonces lo miré. Y lo que vi me encandiló, aún más que sus ojos.


Se había sacado el pantalón en apenas un segundo. Estaba bastante oscuro; era cierto, la habitación era de las fresquitas y apenas entraba el sol. Encendió una linternita. Se enfocó. Me puse rojo, de vergüenza. Pero igual me acerqué. Le vi el ombligo: perfecto, unos pelitos rubios y más abajo, eso: rutilante, grueso, tentador. Tambeleé un poco.  Me acerqué un poco más. ¿Y… cómo la vez… no es para despreciar?, dijo, libidinosamente, y empezó a masturbarse como loco. Se notaba que le encantaba mirarse, pajearse, como si estuviera enamorado de su pija. Yo no sabía qué hacer, la verdad. Se incorporó y siguió con lo suyo, frenéticamente. “Dale, culiau, pajeate vos también”, decía, apretándose el tronco con fuerza y, por eso, la cabeza de la verga enrojecía, se agrandaba, parecía estallar.


Yo estaba en calzoncillos, me los bajé pero no podía competir con él. El cordobés se mataba, el borde de su mano hábil golpeándose la base, haciendo ruido y se escupía, una saliva espesa que le embellecía el glande, un primor. “Mirá qué linda que es, ¿te gusta?”, dijo y quiso entregarla pero no aguantó: la leche a borbotones, saltó, y me mojó la panza.


PD: Desde ese día, dejó de contarnos las historias, mejor dicho, me las contaba solamente a mí en la obscuridad de su cuarto. Yo lo escuchaba juiciosamente hasta que sacaba a relucir la linternita. Y entonces me acercaba. Y ya se estaba matando, con fruición, la verga roja, dura, castigada. Yo, de a poquito, me fui animando a más. Lo ayudaba, sobre todo los días de mucho calor y se hizo una costumbre. El cordobés me venía a buscar a mi pieza: “Vamo’ a dormir la siesta, guanaco”, y yo lo seguía, con el corazón en la boca. (FIN)


 

lunes, 9 de mayo de 2016

Cultura Bareback

Ale K | Cultura Bareback | Sexo a pelo |


¿El riesgo de enfermarse es sexy?. El término bareback (sexo a pelo) circula hace unos años en la comunidad gay masculina reivindicando el sexo sin protección y dejando de lado todo tipo de advertencias sobre el VIH y otras enfermedades de transmisión sexual.

bareback


[avatar user="AleK" size= align="left" /]


Entre el grito de placer, el gesto de rebeldía y la inconsciencia sanitaria, esta práctica crece y es la estrella de un sector concreto de los consumidores de pornografía gay que publicita relaciones sin preservativo en los saunas, en reuniones privadas y en páginas de Internet. Con ello, se contribuye a continuar con nuestro estigmatizante calificativo de “grupo de riesgo”.


Explorar el erotismo bareback en Internet puede ayudarnos a descubrir que los temas por resolver respecto al VIH no sólo están relacionados con la prevención y la atención sanitaria, sino también con las implicaciones culturales que esta pandemia ha generado en el comportamiento sexual de los gays en las grandes ciudades.


En algunos círculos homosexuales el Bareback se ha convertido en una especie de fetiche. Hay personas que buscan películas, historias cortas y contactos relativos al barebacking e incluso tienen sus particulares expresiones propias tales como: breeding -eyaculación en el interior del recto del participante pasivo-, charging up -igual al breeding pero el activo es VIH positivo- y las “Russian roulette parties” ó “conversion parties” –las cuales involucran relaciones sexuales entre personas HIV positivas y HIV negativas-).


Esto hace que “cinco minutos de calentura” tal vez cambien tú vida para siempre, pero como dice un paciente: “tampoco es la muerte de nadie y durante esos cinco minutos fui libre realmente”.
Esos cinco minutos en total libertad, de intercambio de fluidos, besos y algunas caricias nos hacen sentir en la expresión más pura del libre albedrío. Algo ficticio a lo que tal vez despertemos más tarde.


Sin embargo, las ciencias sociales y médicas deben poner atención en describir, más que explicar, los aspectos simbólicos del erotismo bareback: ¿por qué es tan complejo expresarlo de persona a persona y por qué tan sencillo manifestarlo en Internet. Este medio, al favorecer el desarrollo de redes sociales, también lo hace con la construcción de estereotipos y de identidades que se aglutinan y se comunican entre sí.
Se cree que del 80%  que se manifiesta “bare” en Internet llega a un encuentro sexual solamente el 15%.


Activistas, analistas y escritores hemos alertado contra estas prácticas. Son una serie de actividades realizadas por minorías entre la población gay. Lo preocupante es que su número va en aumento. En países en los que el incremento del VIH ha sido vertiginoso se obvian las advertencias y se relajan las costumbres, sobre todo, por los amantes de probar experiencias nuevas.


Un tema preocupante en la medida en que afecta a la salud pública. Las campañas dirigidas hacia la juventud y en general hacia toda la población -no sólo la gay- nunca serán suficientes para orientar sobre los peligros del sexo casual sin protección. El Bareback es una práctica que clama más campañas de prevención por parte de organizaciones gubernamentales y ONGs.
¿En qué sentido es liberador tener sexo sin cuidarse?


Cada cual es libre de tomar las decisiones que crea convenientes en su vida pero, por nuestra parte, no está de más recordar que, ante todo, hay que ser responsable con tu propia salud y con la de los demás. Hacerse controles periódicos de VIH y pedir que nos muestre los análisis, si vamos a hacer prácticas de riesgo, nos permitirá estar mucho más tranquilos. La decisión ahora es solo tuya.

MARIANO MARTINEZ se estaría GARCHANDO a Franco Masini ?

MARIANO MARTINEZ se estaría GARCHANDO a Franco Masini ?
Hace CLICK en la foto

ULTIMOS COMENTARIOS