viernes, 29 de junio de 2012

Contactos... Damian y Marcelo

Ya hemos publicado, nos fue bien y volvemos por más... escribí
por acá o a nuestro mail. Manden foto. Abrazos.

Teteras.... al aire libre. Reserva ecológica.

Las cámaras de la Reserva Ecológica son retoños de la era del pánico.
Descubren o inventan a los ladrones, violadores, pervertidos
e incendiarios que acechan por todos lados.



La aventura fugaz del sexo a la intemperie, la sabrosa chance de un cruce de clases como sólo puede darse en el espacio público, el riesgo que incuba, sea por presencia de los agentes del orden o por quienes están acostumbrados a quebrar ese brazo armado de la moral, todo eso puede encontrarse aún en el salvaje escenario de la Reserva Ecológica de Buenos Aires. Hay que esquivar ese “ojo de Dios”, claro, que no es tanto la culpa como la cantidad de cámaras vigilantes que pretenden controlarlo todo. Pero no lo consiguen, no lo consiguen.

Me enteré de que en la Reserva Ecológica hay como dieciséis cámaras buchonas, y que uno tiene que manejarse como el agente 007. Pienso que deben apuntar hacia donde está la orilla del río y las partes más transitadas. Así que hay que saber por dónde plantarse, y moverse por los senderitos que llevan al follaje más alto, que es el mejor escondite.”

Las cámaras de la Reserva Ecológica son retoños de la era del pánico. Descubren o inventan a los ladrones, violadores, pervertidos e incendiarios que acechan por todos lados.
Menudo panóptico acelerado por las circunstancias, el dispositivo óptico inhallable sustituye la mirada ciega de los rectos trotadores, que nunca (parece) se dan cuentan de nada. Los protege, en fin, de esos excluidos que pasan revista a las zapatillas de marca, o se recuestan sobre los desechos junto al río, siguiendo el andar de antílope de una loca.


La zona rosa es la única que hoy por hoy
no es alcanzada por las cámaras.
Jovencitos desocupados que, en cueros, quizá esperan apenas alguna oferta, aunque más no fuera de un porro a cambio de su ostentosa masculinidad: presa y cazador, roles intercambiables, se mueven por un momento en la misma isla urbana. ¿Se podrá observar a un chonguito sin ser, a su vez, observado por el ojo de la cámara? Una de las facultades más obscenas de esas cámaras no es tanto impedir el ingreso del caballo de Troya de los marginados a las áreas ricas, o vigilar los cruces puercos de las locas, sino que torna materia el fantasma del tirano interior.

Esa mirada, que está y no está, impide la amable sensación de que uno habita, sin más, una ciudad que se creía propia. En cada divagar en soledad, en busca de sexo, uno adopta a veces la pose del caminante con destino fijo. Si no hay un orden policial visible, habrá en cambio un dios cuyo ojo, aunque no te mire, siempre te está viendo y te convierte en una especie de inmigrante vigilado. Un pastor de almas GLTTBI fue no hace mucho retenido por Gendarmería, porque se lo vio en una pantalla arrancando una flor al pie de la Universidad Católica, en Puerto Madero.
Una loca tuvo que tener la misma destreza que en un colectivo para apenas rozar el bulto de un gendarme, mientras conversaban en un puente. “Acá no, está lleno de cámaras.” De todos modos, el peligro la estimuló. ¿Llegará el momento en que habrá una cámara en cada dormitorio, que nadie sabrá en realidad quién la instaló, ni si de verdad funciona?

Por lo pronto, veo dos locas hacer footing felino, con segundas intenciones, en el sendero principal, ajustaditas de short, rastreando el horizonte y atentas al vacilar de los bultos. Metidos hasta el cuello en las cañas, colegas gays invitan a un sexo sin sobresaltos para el bolsillo. ¿Estará registrando la cámara su lascivia?

Los chonguitos junto al río, sin embargo son, ay, más sabrosos para la fantasía de muchas (promesa de barbarie lumpen, que se habrá de vivir con más intensidad que el sexo codificado entre pares).

“A mí no me interesa esa angustia que, decís vos, es inherente al ligue clandestino y lo hace aventura. Yo busco satisfacer mi deseo y punto, no quiero correr peligro. Ni con la policía ni con el compañero circunstancial. Por eso prefiero para ligar una playa nudista vigilada, con su bosquecito, aunque hayas tenido que pagar la entrada”, se queja Javier, un español un poco harto de la subcultura de Chueca, pero para quien la búsqueda obsesiva y riesgosa del sabor chongo es la huella arcaica del ocultamiento y la represión de los homosexuales, de la que aún América Latina no pudo zafar del todo. “Como si fuera necesario sufrir para conseguir placer, o porque se consiguió placer. Paso.

El régimen gay estará en cuestión, con todo su esteticismo y el marketing, pero el pre-gay resulta indigno. La jerarquía macho/loca no me resulta justa. Democraticemos de una vez el sexo, para algo existió la liberación.” Claro que Javier no ha visto nunca convertido en una ménade a la Pedro, aquel manflor tremebundo de la vieja y sórdida Aldea Gay, que una tarde en la Reserva Ecológica descubrió a su chongo, el Palomo, repasando una revista porno, echado al sol, en vez de estar picando paredes. Jerarquía patriarcal invertida; ahí mandaba “lo femenino”. En cuestiones de machismo, no todo lo que relumbra es oro.

Calle de los Sauces paralela al río hacia el sur, 
libre de cámaras para pasar
un buen momento, con el “amigo” de turno. 
El antiguo corredor de regocijo porteño, configurado a principios del siglo XX a largo de la Costanera Sur y del que las Nereidas de Lola Mora es solo el más famoso e intacto de los rastros, tiene ahora de vecinos inmediatos el lujo de Puerto Madero y la miseria de la Villa Rodrigo Bueno, al lado de lo que era antes la Ciudad Deportiva. Por ahí estacionan, también, los camiones del Mercosur.
El neo-liberalismo impuso una geografía de fiordos urbanos, cortes abruptos y continuos entre familias bien y mayorías indeseables.


El paisaje de Buenos Aires ha ido variando, y los que son del afuera social –malandras, villeros, maricas, travestis y economía informal– son ahora la vida del adentro; la anomalía que sin embargo es norma. Ahumada por los chorizos al paso, paseo de familias de barrio constituidas como Bergoglio manda, dormitorio de cartoneros, despensa nocturna de travestis y revuelo de camiones, la Costanera Sur se yergue como zona de alegría, a la vez que zona de desastre. Los bolsones de riqueza quisieran evitar el mal de ojo que les provocan los pobres o los grasas, y las nuevas fortalezas hipermodernas de Puerto Madero parecen viejas paquetas que entreabren la cortina para espiar desde el piso treinta el universo cumbianchero de los bajos fondos, el divagar policlasista de las locas en la Reserva.

Alejandro Modarelli

Hasta el fondo..

jueves, 28 de junio de 2012

No estoy borracho

Yo estaba recostado contra una columna, con un vaso en la mano. Al lado mío estaba el cordobés. Fue en ese momento que apareciste entre la gente. No, no apareciste, yo diría más bien que la gente te abrió y te dejó al descubierto. El cordobés y yo estábamos medio borrachos, sí, pero sobre todo adormecidos, mecidos por el speed con vodka, y esa mezcla espesa de penumbra y luces que te pegan en la cara. La noche empezaba a maniobrar para emprender el descenso y ninguno de nosotros tenía puesto el cinturón de seguridad.

Feliz día del orgullo.... Puto!!




No se en donde estoy parado, ni se si quiero lo que quiero. No se si mis deseos se cumplirán, o si llegaré a viejo. No sé si seré amado, si tendré fortuna o si seré pobre. No se si existe la reencarnación o si el mundo se termina en 2012.
Lo que si se, de lo único que estoy completamente seguro, es que desde el momento en que el primer aliento de vida me atravesó soy Puto. Ni gay, ni homosexual, ni maricona, Puto.
Asi, a la que te criaste, a grosso modo, a tontas y a locas, Puto. Fuera y dentro del baño o del closet.
Enteramente y eternamente...
Puto!
Feliz día del orgullo!

Daniel Baños

Sexo en público. Sin privacidad.

En respuesta a la nota "En busca de la deseada tetera juvenil..." un anónimo maduro contesta estas interesantes lineas, que resume toda la idea de un lado y del otro. 

Yo soy ahora un tipo grande si? 
Algo tengo en claro, no es no, cuando alguien tenga la edad que tenga y me gusta me dice no, me retiro o ni me acerco. A veces se confunde discriminar con elegir y eso es lo que hacemos en la vida todo el tiempo, elegimos. Si los pibes de 20 quieren un lugar para ellos solos van a tener q poner un Wendys propio, ya que los baños son lugares públicos si? La privacidad total se da en un telo o en un depto. 
Y normalmente ningún jovencito tiene lugar... 
Yo creo que no solo puede dar placer hacer algo con un flaco en un baño , sino mirar hacer a dos que estan bien enganchados y calientes y como somos mas grandes, hacerles de campana que mal no viene y de paso disfrutas la pornito en vivo y en directo. pero no ir a joder y meter la mano, sé de algunos señores mayores que se ponen pesados y doy fe- Ojo ya pase los 50.

Hay que saber ubicarse en la vida, lo que paso ya paso y fueron los años, si no podes darte cuenta que cada cosa en su tiempo o lugar vas mal. Me disgusta la palabra "asco" en el muchacho que comenta de los baños para jovenes, habria que verlo a el si su unica virtud son sus pocos años y el resto es un bodrio... porque pretender pretendemos todos, pero no tenemos nunca espejo , se entiende?
Chicos las teteras son publicas y al que no le gusta exponerse tiene q cambiar de lugar, alquila un depto o paga un telo y vas a tener TOTAL PRIVACIDAD. Y a los de mi edad les digo, no jodan, si te dicen no es NO, y miralos o ayudalos haciendo de campana ok? Pero nunca te vayas de un baño porque un par de pendejos te lo diga... eso es aceptar el maltrato. Nene si queres poronga en un lugar publico bancate que te miren OK.

Saludos gente y no hagan un drama de algo que no lo es. Los años pasan para todos , eso es lo unico inevitable.

miércoles, 27 de junio de 2012

Mi experiencia trans, con los swinger no!





El otro día concurrí a un boliche swinger y para mi desgracia pude observar la siguiente situación que para que se comprenda prefiero novelar... 

Pipo es puto... puto mal, y harto de recorrer saunas, cines y cuanto antro existe... decidio innovar.
Pipo, el puto, escuchó que existian unos lugares en donde la consigna era "sexo libre, sin prejuicios", -esta es la mia- sono en su afiebrada mente. Y se mando.

El sitio escojido no le desagradaba, ya tenia experiencias en recorrer tuneles, pasajes. Lo que le incomodaba era la presencia de feminas en el lugar, pero ya que había ido, así es el morbo.
-Y estas trolas que hacen aca?, hay que ubicarse-, volvio a pensar.

Recorriendo el lugar noto que en una habitación entraban muchos hombres.
-Ese debe ser el cuarto oscuro, que cantidad de chongos...-, susurro, mientras se acomodaba las cejas con un poco de saliva.
Para su sorpresa encontro a una dama en cuatro, siendo penetrada por varios de los asistentes, mientras otros ofrecian sus penes, para que esta los chupe.
Aclaremos que Pipo no era muy despierto. Al ver a la niña en dicha situación, no tuvo mejor idea que entrar en acción.

-A esta mina la desbanco, ahora van a ver como se chupa una pija-.
Cruzo la habitación y con mirada desafiante se acomodo al lado de la señorita. Eso era una competencia, y no se iba a conformar con un segundo lugar.

Pipo era medio lerdo, pero tenia buen ojo. Se avalanzo sobre la pija mas grande.
-flaco, que te pasa?, estas en pedo-, grito el acosado.
-te chupo, te chupo, yo la chupo mejor que ella-
-deja de romper trolo, volve a Amerik, marica-
-dale, un poquito, te chupo, te chupo-
-trolo de mierda, te vamos a cagar a palos, borrate, h d p-
-bueno, un besito?, dame un pico, bechito, bechito..., haceme la cola papi-, decia mientras estiraba su boca.

Pipo no recuerda nada mas de esa noche, hay una laguna mental entre ese momento y las 36 horas en la que se desperto en un hospital.

Pipo quería saber cual era el puente que debía cruzar para llegar hasta esos hombres, chongos con pijas gruesas y olor a hombre macho....
Es así que se fue sin nada de lo que hubiera querido.
Pero volvió a la semana con una mochilita y un kit de lo que llamaba su prima Pamela.
Pipo, ahora Pamela, entró al mismo cuartito donde los hombres lo recibieron con las pijas al palo y caballeros, le ofrecieron todo lo que Pipo/Pamela pidiera. Tragos, pijas, semen...
Cuando no puedes con determinados mandatos lo mejor es bajarse del caballo y ver de que forma puedes volver sobre tús pasos.

Ahora Pipo no es tan gay, ni los HOMBRES se ven intimidados en su pudor por un puto que se arrastra en el cuartito oscuro. Quien ahora se arrastra igual es Pamela y hay que satisfacerla... Si no puedes con ellos, adaptate



P.D : Fue más fácil contarlo en tercera persona, Pipo/Pamela soy yo.


José María. 

Teteras..... Trenes de Once

Ojalá fueran como los de la foto. Pero a la hora
de estar ahí, soy amplio.  Paraguayos, albañiles
choferes, trabajadores, gente 0 histeria. 
Estuve en los baños de la estacion de trenes de once no pense que era tan facil el levante ahi. Mire a uno que tenia al lado cuando se la estan tocando es que quieren algo. Asi que lo mire
fuimos a la parte le los lavados y me dijo de ir a un hotel de la calle sarmiento.
¡Que bien! Me encanto la forma de elegir una buena pija y lo mas lindo gratis

Muchos de mis conocidos me critican y se refieren a la edad y la nacionalidad de los concurrentes a la tetera de Once. Como en toda tetera, la concurrencia es MUY variada, desde pendejos de 19 que van a la facultad hasta señores ya jubilados (del trabajo, no del sexo) y si hablamos de una terminal de trenes, se imaginarán la cantidad de personas que concurren y la variedad de edades.

Por supuesto que muchísimos son heterosexuales que sólo entran a orinar...pero muchisisímos otros van a algo más. Las grandes estaciones de trenes, la terminal de omnibus de Retiro y las (cada vez más pocas) estaciones de subtes son teteras por excelencia.

También los baños de los shoppings, de algunos Coto muy grandes y de Easy lo son..y aprovecho para publicitar una vez más el lugar más copado para practicar sexo casual GRATIS, ya sea con uno o varios machos con onda deportiva, ya sea musculosos, ya sea con una pancita incipiente (pero porque no muy sexy), buenos tubos, buenas piernas, buenos bultos, mejores glúteos....LA RESERVA ECOLOGICA!!!

Tulipán 

Teteras.... Los Incas LINEA B (recorriendo baños)

Ayer, domingo a la noche/Tarde volviendo de un visita familiar, tuve que tomar el subte en la Estación Los Incas de la Linea B, recuerdo sus momentos de esplendor, era una delicia entrar a ese baño, pero en los ultimos tiempos, no se por que motivo se encotnraba cerrado, es decir, lo abrian cuando el personal que estaa cargo de la estacion disponia.

En fin, pero esta vez se encontraba abierto, no pude con mi genio y debi entrar, para mi sorpresa, me encontre con uan tetera tan o mas buena que la ultima vez que habia asistido, hace mas de un año, apenas ingrese, me coloco en un mingitorio, donde en los escasos cinco segundos, ya asenti con la cabeza para mis dos compañeros de mingitorio que podian continuar con su actividad tranquilamente que todos estabamos en la misma, mi calentura iba en aumento con cada movimiento, asi que enseguida, el pendejo que estaba a mi lado, morocho, de ojos negros, con un cuerpo bien formado y una pija no gigante pero de medida media y muy bien formada se comenzo a masturbar y a mirar a su compañero de la derecha, a quien le comenzo a chupar una soberana verga muy babosa, eso duro un minuto, despues de que otro caballero salio del reservado, este buen hombre de barba se metio en ese baño, donde lo siguio este pendejo de tez morena y muy bueno.

Ahi me mude para otro mingitorio, el del extremo derecho, y al llegar el primer tren, ingreasaron tres guachos, uno en un mingitorio comenzo a pajearse, otro se metio en el otro baño reservado que estaba vacio y en cinco minutos ya se habia formado otra pareja en ese baño, es decir, el que se habia colocado en el mingitorio con el que se habia metido en el baño, a los cinco minutos ,sale el señor de barba a un mingitorio con su pija en el mejor de los momentos, es decir a punto caramelo, cuando cae otro flaco que estaba muy bueno, quien empezo a chuparle la pija toda babosa que ya estaba a punto de soltar toda la leche, note que en un par de minutos este chabon ya estaba descargando toda su guasca en la boca del pendejo, cuando estos se retiraron y en el otro baño la parejita seguia haciendo sus menesteres.

El morocho que vi apenas yo ingrese al sanitario, sale del baño y se coloca en el mingitorio al lado mio, el mingitorio que habia dejado libre quien habia sido su partener dentro del baño, ahi es cuando me ofrece su pija para que la pajee, y me pide que por favor se la chupe, a lo cual no me negue, y me arrocille, comence a chupar y casi instantaneamente siento que mi garganta se empieza a inundar de un liquido caliente, abundante y muy amargo, en verdad una delicia, parecia que no acababa nunca de largar leche, cuando en un momento me agarra de atras de mi cabeza y me penetra su pija hasta el fonde mi graganta, lo que me obligo a tragar las ultimas gotas de semen que estaban saliendo de su pija morena , cabezona y jugosa.

Ahi, me dirigi a tomar el subte, porque mi amante me estaba esperando parair a mi casa y poder seguir teniendo nuestras sesiones de sexo semanales, motivo por el cual preferi no descargar mi leche en la tetera de la estacion Los Incas.

Esta historia es 100% veridica, y tengan en cuenta que los fines de semana, si el baño esta abierto, seguramente que van a tener una actividad desenfrenada.

martes, 26 de junio de 2012

Mirale las manos y calculá el largo de su pija...

Según un estudio surcoreano, publicado en el Asian Journal of Andrology, las manos podrían decir más sobre sus propietarios de lo que se cree habitualmente, especialmente en el caso de los hombres.

“Según nuestros datos (…) cuanto más corto tengas el dedo índice con respecto al dedo anular, más largo tendrás el pene extendido”, escribió Tae Beom Kim en el departamento de urología del Hospital Gil de la Universidad de Gachon.

Estudios anteriores han mostrado fuertes evidencias de que la testosterona prenatal podría determinar el desarrollo de los dedos así como la longitud del pene, una relación que Kim y sus colegas centraron en un estudio.
El estudio implicó a 144 hombres que sufrían problemas urológicos que no afectaban a la longitud de sus penes, que fueron medidos bajo anestesia. Las medidas fueron comparadas posteriormente con la diferencia en longitud entre sus segundo y cuarto dedos de la mano derecha.

 Estudios anteriores han mostrado que la mano derecha puede ser más sensible a la influencia de la testosterona. (infogay)

lunes, 25 de junio de 2012

HOY LA MUESTRA .... LEO

Pajeros hasta en Rosario !!



PARTICIPEN PAJEROS!!


Bienvenidos, la idea de este nuevo blog es contactar hombres y mujeres que disfruten de la masturbación, paja o como quieran llamarlo, hay muchas paginas de este estilo en Internet pero no vi ninguna de pajeros rosarinos o de la zona así que decidí crear esta.
Todo aquel que quiera puede mandar material, información, fotos, videos, dudas, comentarios etc... Pero lo principal es crear una base de datos de pajeros de la zona, así que pueden escribir a pajerosderosario@gmail.com  y serán publicados para que otros pajeros puedan contactarlos.

La información básica para poder publicarlo seria:

  • Nombre: (puede ser real o apodo según el nivel de reserva que quieran tener)
  • Edad:
  • Zona: (o nombrar algún lugar para tener referencia de por donde mas o menos viven)
  • Tipo de búsqueda:( para saber si buscan paja por cam o solo chatear o un encuentro en persona para paja sin contacto o paja mutua etc...)
  • Que te calienta:( si quieren pueden poner su orientación sexual pero lo mas importante es saber que cosas los calienta en general para simplificar la búsqueda de los demás pajeros)
  • Mail: 
  • Foto: (no es obligación mandar fotos mostrando hasta donde ustedes quieran mostrar pero puede ser mas fácil conocer personas mostrando una imagen)


Si quieren agregar más datos no hay drama y si mandan algún material y no quieren que se publique su mail solo díganlo y no se publicara.

Mas alla de esto cualquier persona pajera de cualquier parte puede mandar material y sera publicado.

Si querés visitar el blog http://www.pajerosderosario.blogspot.com.ar/







ALBERTO



Hola amigos!!,soy Alberto de Sta Fe. Quiero colaborar con el blog y espero crezca en usuarios, soy profe de educación física, tengo 31 años, bisexual, activo 100%, no versátil. Soy bastante calenton y morboso, me gusta el buen sexo, mido 1m84 y peso 79kg. Les mando algunas fotos mías y espero que les gusten y de esta manera poder colaborar con el blog. Los saludo y espero que les sirva mi material y poder seguir colaborando con el blog. Abrasos.



                                   



                                   



                                       



                                   



                                       



                                     


Opiná: ¿te gustan los metrosexuales?

Cada vez más hombres se ocupan de su estética personal; cremas, spa y depilación definitiva: ¿cuál es el límite?

Desde hace algunos años se usa el término "metrosexual" para nombrar a los hombres que prestan demasiada atención a su imagen personal. Algunos creen que se debería hablar lisa y llanamente de bisexuales. Todo muy bien en la teoría pero, ¿y en la práctica?
¿Qué nos pasa cuando él machote de nuestra vida empieza a tener cremas que se confunden entre las nuestras (las pasivas de la casa)? ¿Qué sentimos cuando nuestro chico se mira demasiado al espejo? Un estudio llevado a cabo por TNS Argentina, en el marco de la campaña "Manual de las Diferencias" de Clear que busca encontrar las diferencias básicas entre las cabezas de hombres y mujeres argentinos, indagó en la relación entre los hombres y los productos de belleza.
Al preguntar si creen que en los últimos años los hombres incorporaron más productos de belleza en su botiquín , la mayoría, tanto hombres (74%) como mujeres (78%), afirmó que efectivamente creció el consumo de este tipo de productos por parte de los hombres. Por otro lado, solo el 14% de los encuestados disiente con este dato, lo que demuestra que hay una amplia creencia de que los varones actualmente se preocupan mucho más por su imagen personal.
Acá rescatamos algunos datos del informe: 

-La mayoría de los hombres argentinos (7 de cada 10) realiza alguna actividad de cuidado personal.
-Cinco de cada 10 tratan de comer bien o mantener una dieta equilibrada y 4 de cada 10 indican que realizan ejercicio.
-La totalidad de la población masculina hace uso de algún producto de cuidado o de higiene personal, siendo 3.5 el promedio de productos que hay en los botiquines de los hombres argentinos.
-Sólo una ínfima proporción declara haber ido alguna vez a un spa. No obstante, esta tendencia aumenta entre los porteños.

Mariano Sepúlveda

domingo, 24 de junio de 2012

Quiero ese culo !!

Quien sabe dilatar el ano de su partenaire conoce como establecer una dependencia, un sometimiento, una seducción. Y digo esto porque no es fácil, es un arte.
Debes ser suave, es una zona que ante la más mínima brutalidad queda resentida y pierde la posibilidad de sentir placer.

Debes ir de a poco, con mucha paciencia, disfrutando lo que haces y lo que provocas.
Puedes explorar la resistencia con la lengua, si, intenta penetrar esa cola que te perturba con la lengua, verás que se abre.

Luego masajea con tus dedos el esfinter, dale tiempo a que te pida que le metas un dedo.
Introduce un dedo e investiga con él su interior, sácalo y mételo, sácalo y mételo, tratando que la palma de tu mano golpee contra sus nalgas.

Si lo has hecho bien, en este momento ya debe estar gimiendo.
Lubrica un dildo, de esos que no se salen, e introducelo en el ano.

Dejalo allí por quince minutos, mientras te haces lamer la pija, tu parado para ver el culo con el dildo clavado.
En algún momento lo va a soltar al dildo y seguramente tendras que higienizar la zona por restos de materia fecal, no te asustes, es normal, como has invadido el ano, algún residuo que estaba en el intestino intenta naturalmente salir.

Es un buen momento para jugar...lleva a la persona al bidet y con un chorro de agua caliente y tus dedos hurga en su culo para higienizarla bien, notaras que le causas mucho placer y al tratarla como a un niño, lavandola, su entrega será total.

No dejes que se higienice sola, ese culo te pertenece y tu debes asearlo.
Ahora puedes volver a jugar tranquilo porque ya no va a volver a aparecer restos de materia fecal.
Si le limpiaste bien puedes probar su sabor con tu lengua, verás que es distinto al sabor del comienzo.
Reitera el juego con el dildo, dejalo otros quince minutos. Ten paciencia, serás muy bien recompensado.
Cuando escupa el dildo ponla en cuatro patas y subete encima, despacio al principio, recuerda que puedes estropesrlo todo en sólo una estocada.

Si te recibió sin dolor, puedes ahora sí dar rienda suelta a tus deseos, recuerda que los golpes en las nalgas son fundamentales, asi que estrella tus bolas en ellas.
Aguanta, no acabes, el placer consiste en mantener las ganas.

Saca tu pija y mira como le dejaste el culo abierto y rojizo.
Lubricalo con tu saliba, te será agradecido.
Mételo de nuevo y si tienes aguante dale toda la tarde, no te olvidará jamás.
Eso si, antes de acabar busca entre sus huevos y pajealo, para que quede aún más sumiso.


Marce bsx 

Entrando en tú cuerpo....



sábado, 23 de junio de 2012

Pasivos del sur.... Ezequiel



Pasivo de viedma, rio negro, buscando sexo sin vueltas
ceokat@hotmail.com



El pelado del cine Victoria


Lo sabemos. En este circuito los nombres son totalmente falsos. Por eso no me molesto en pedir los nombres de los tipos que me transo y tampoco doy el mío. A lo sumo, me quedo con alguna seña particular como recuerdo. Tiempo atrás conté de un sordo. La semana pasada me tocó un pelado inolvidable.
 
El Victoria es el cine que más frecuento. Está a pocas cuadras de donde laburo. Es discreto, tranquilo. Lo frecuentan personas mayores, y muy mayores, pero en general todos con muy buena onda y siempre con ganas de algo, lo que dé.

Sabía que el jueves pasado saldría temprano del trabajo, así que lo tenía planeado. Todo preparado: bien bañado y perfumado, ropa práctica (boxer blanco, mi color favorito para la cuestión, jean ajustado que no necesita cinturón,  y camisa corta, para usar afuera del pantalón, con botones a presión que de un tirón se desprenden, como hacen los strippers con su ropa con abrojo. Antes de salir para allá, volví a desagotar el intestino y pasar por el bidet. Un touch más de perfume, caramelo para el aliento fresco y a la cacería.

Mientras caminaba esas pocas cuadras, me iba preparando mirando los tipos que me cruzaba, sus ojos, sus bocas, sus bultos, sus trastes. ¡Cuánto hombre espectacular anda suelto y desperdiciado por las calles porteñas! En un momento pasé junto a cuatro oficinistas con el atuendo característico y tan sugerente: camisa abierta dejando asomar el vello del pecho y esos pantalones de gabardina, pinzados, que tanto resaltan un buen culo a quien lo posee. ¡Quién pudiera estar en una orgía con esos cuatro!

Llegué. Saqué la entrada. Lo primero que siempre hago es ir al baño para alistarme y, sobre todo, acostumbrar la vista a la penumbra. Llegué a una hora tranquila y me fui a la sala hétero, que es la más cómoda para la acción. Además, las películas héteros siempre me resultan más interesantes. Los machos son machos de verdad: corpulentos, velludos, de mediana edad. (Los jovencitos flaquitos y lampiños de muchas de las pelis gays me aburren.) Hacía un par de meses que no iba. Me sorprendieron dos cosas. La eliminación de los boxes de chapa negra que había en el fondo, dejando un lugar amplio, con dos sillones largos. Y la calidad de la imagen y sonido de la película en ambas salas. (No sé si esto es por la definición del dvd o si han renovado el equipo.)



Me voy para el fondo. Me ubico sobre la entrada que da a un pequeño sector separado, para los que, como yo, buscan mayor intimidad. En la pantalla, dos sementales le estaban dando por todos lados a una rubia preciosa. De a ratos le sacaban sus trozos para que la cámara mostrara de cerca cómo le quedaban los agujeros a la mina.

Un par de tipos grandes, bastante grandes, revoloteaban. Pero ahí, por lo general, no te joden. Si no querés nada con ellos, te dejan tranquilo, sin romperte las bolas ni espantarte un candidato mejor. Uno grande, pero no tanto como los otros, con buena facha, se me puso al lado. Mi técnica es cruzar los brazos y esperar a ver para dónde me  manotea: la bragueta o el orto. Si me gusta, lo que busque se lo doy. El tipo se corrió un poco hacia atrás mío y empezó a tocarme el culo. O sea, yo entonces voy a su bulto. Me llevó al espacio cerrado del fondo. No había nadie. La lucecita roja sobre el cartel de “salida” iluminaba tenuemente. Le calculé unos cincuenta años, morochón, de mi altura, pero con un cuerpo bien firme. Más lo tanteé, más me convencí; sin duda iba al gym. Camisas abiertas, y pantalones y calzoncillos abajo para los dos, franeleamos un buen rato, besándonos y pasando la lengua por buena parte de nuestros cuerpos. El tipo recién llegaba y no tenía ganas todavía de acabar. Fue, digamos, un aperitivo. “Después te veo”, me dijo. “Dale”, le respondí. Pero creo que para empezar ya estaba. No había necesidad de una segunda vuelta, así que no íbamos a volver a buscarnos.

Me fui a la sala gay. La película, como dije, excelente en definición, pero un verdadero embole. Parecía brasilera; una fantasía en la que a jóvenes solitarios se les aparecían por arte de magia otros desnudos y empezaban a coger. Pocos tipos en las butacas. Alguno dormido, otro pajeándose tímidamente, dos viejos sentados juntos y hablando. Volví a la otra sala, previo paso por el baño, por si había pique allí.

Me ubiqué en el mismo lugar, como diciendo: “Aquí estoy, disponible”. Un par de viejos revolotearon. Uno se acercó. Casi con vergüenza me preguntó: “Perdoná, ¿qué te gusta hacer?” Le contesté simplemente: “Lo que dé”, pero de un modo que significaba: “No lo tomes a mal, pero no sos mi tipo.”

Poco después se acercó el pelado. Tenía sus años, pero se veía también un buen cuerpo y vestido muy canchero, con jean y remera ajustada, todo en negro. Se fue al fondo de ese espacio y, de reojo, vi que peló el mango. Se ubicó de manera que el reflejo de la película lo iluminara. Este sí era para mí. Fui directo a morder el anzuelo.



La pija era tal como a mí me gusta. No muy grande, pero recta, bien derecha y pareja, sin venas sobresalientes. El prepucio corría de manera perfecta dejando a la vista la cabeza terminada en punta. Era un verdadero misil. Apenas una breve apretada inicial de cuerpos para enseguida, un poco llevado por él y mucho más por mi hambre de chota, me prendí a mamarlo. Una verdadera delicia. Sin forzar, de manera natural, me tomaba del pelo para empujar mi cabeza hacia él y hacerme tragar completamente su miembro. Le desabroché y bajé el pantalón. (Tipo detallista, hasta llevaba un calzoncillo bastante canchero.) Los huevos estaban en perfecta armonía con su asta. El tipo gozaba cuando me los metía en la boca. Para cambiar de posición, alternaba parándome para besarnos, que me chupara las tetillas, me acariciara los cantos, y volvía abajo. En un momento, se dio vuelta,  con las manos se abrió el culo a la altura de mi cara y me ofreció su orificio. Estaba perfecto. Se veía que recién había llegado y ninguna otra lengua había estado deslizándose por ahí. Sus gemidos atrajeron la atención de un par de espectadores que estaban cerca.

Me paré pensando en ponérsela yo, pero él tenía otra idea, que al final resultó mejor. Me dio vuelta, me hizo agachar apoyándome en el sillón. Su lengua tibia iba humedeciendo y relajando mi ano. Los tres tipos que se habían acercado, se ubicaron como para el ver el espectáculo, pero sin molestar. Mientras tanto, yo me imaginaba lo que vendría.

Se paró, se calzó un forro y, con cancha y cuidado, empezó a metérmela. Sabía hacer muy bien su trabajo. Su bombeo iba cobrando cada vez más fuerza. Se sentía delicioso. Yo gemía, en parte por el placer, en parte para divertir a los mirones. Me había dejado tanta saliva en el culo, que la verga se deslizaba a la perfección. De a ratos me la sacaba unos segundos, como para hacerme desear, y luego volvía al bombeo. De reojo veía como, sobre todo el más viejo de los que miraban, se ponía recaliente. No aguantó más y se acercó. “¿Te gusta?”, me preguntó. ¡Qué pregunta más estúpida! ¡Obvio! Tanteó por abajo, primero me manoteó mi verga y me pajeó un poco, después acarició mis bolas (lo que era un buen complemento a la cogida que estaba disfrutando), y tanteó lo que seguía. “¡La puta que la tenés toda adentro!”, dijo sorprendido. Parece que estos comentarios calentaron todavía más al pelado, que siguió dándome con más ganas. Volvió a acercárseme: “¿Te duele?”. A esta altura de mi vida tanta agua pasó bajo el puente (o tantas vergas me he comido) que, lo que se dice dolor es raro que sienta. Se dio vuelta a los otros que miraban un poco más lejos: “¡Cómo le está dando a este chabón!” Me dio una sensación como que me estuvieran grabando, pero no creo que fuera así. Los viejos no suelen andar con cámaras.

El pelado se cansó de bombear y me la sacó. Tiró el forro. Yo me di vuelta para chupársela, esperando recibir el manjar blanco en mi boca. Me quedé en cuatro patas, apuntando el culo abierto y humedecido hacia los mirones. Si querían ver, que vieran bien. El pelado no acabó. Me dijo que iba a descansar un poco. Beso de despedida. Acomodarse la ropa. Palmadita en el traste. Y se fue. Me quedé, haciéndome un poco el actor, como si estuviera exhausto. Había estado bueno, pero no era para tanto. Pero, ya que tenía público… El viejo volvió a hablarme: “Sí que la gozaste, ¡cómo te habrá quedado el orto!” De a uno se fueron.

Di vueltas un poco más. Alguna tocadita de bulto o culo, pero nada más. Miré un poco la película hétero. Pasó un rato. Hasta que el pelado volvió a buscarme. Pasó cerca mío, lanzándome una mirada para insinuarme que ahora sí quería definir.

El comienzo fue similar al anterior. Y lo que duró, fue más o menos lo mismo. El tipo estaba en una edad en que tardaba más en definir, cosa que me permitía a mí disfrutar mucho más. (No hay cosa más decepcionante que cuando te la entran toda y acaban al instante, casi sin que uno se diera por enterado.) 



Como ahora no teníamos gente observando, yo le decía algunas chanchadas que lo calentaban todavía más. El tipo, concentrado y en silencio, iba aumentando la fuerza y el ritmo del bombeo. Yo contribuía abriéndome todavía más los cantos con las manos y ayudando el movimiento. Tenía ganas de que me acabara en la boca, pero también tenía miedo que el cambio de posición lo desconcentrara y arruinara el final. Empezó a gemir. Yo respondía con gemidos que lo calentaban más. Sentía la chota cada vez más gruesa, hasta que el chorro hinchó la punta del forro adentro mío, a un grito del pelado. Un par de bombeos más, cada vez más espaciados, como para descargar hasta la última gota.

Como ya se me había hecho tarde y me tenía que ir, decidí descargar yo. Me quedé con el culo abierto para que el pelado jugara un poco más metiéndome sus dedos mientras yo me pajeaba hasta el clímax.

Limpiamos nuestras vergas con papel. Nos acomodamos la ropa. Ahora sí, un buen beso de despedida. La película hétero había vuelto a empezar y estaba en la escena con la que habíamos empezado al principio. La cámara mostrado la concha y el culo hiper dilatados de la rubia. Al salir, el pelado señaló la pantalla y, por primera vez, me habló. (Hasta ahora sólo habíamos intercambiado gemidos con él.) “El culo te quedó como el de esa puta.” No era para tanto, pero tampoco lo iba a desilusionar, después de todo el placer que me había dado.

viernes, 22 de junio de 2012

HOY LA MUESTRA .... Andrés

Los 10 mejores lugares para garchar....

El colchón es una herramienta más, tal vez por ser la más cómoda y accesible
en cualquier casa, pero ¿por qué no experimentar con nuevos sitios
que ofrezcan más y mejores sensaciones cuando de sexo se trata?


La cama no lo es todo en la vida sexual, existen otros sitios ideales si se reúnen adrenalina, sorpresa y sexo salvaje.

La cama no lo es todo en la vida de una relación sexual. Existen también otros lugares que son ideales porque reúnen tres elementos que para una escapada de pasión se vuelven indispensables para gozar al máximo: adrenalina, sorpresa y sexo salvaje.

El top ten de la pasión:

El colchón es una herramienta más, tal vez por ser la más cómoda y accesible en cualquier casa, pero ¿por qué no experimentar con nuevos sitios que ofrezcan más y mejores sensaciones cuando de sexo se trata?

Un estudio realizado en varias universidades de Estados Unidos puso al descubierto los lugares en que los hombres han vivido sus máximas experiencias de placer. Sin duda son toda una invitación al baño de un avión, la oficina cuando todos se fueron y la sala mientras todos esperan que los enamorados salgan para convivir, son sitios top. Pero los siguientes 10 son los que dicho estudio reflejó y ahora ponemos al descubierto para ti:

1. Escaleras de un edificio: Tienen todos los elementos para un momento de sexo divertido y sorpresivo: oscuridad, soledad y peligro. Además de que te ofrecen un espacio para hacer el amor de espaldas, de pie, sentados, depende de lo que la situación desate. Las mejores son las escaleras de emergencia de los edificios grandes de oficinas u hoteles. Son más oscuras, no son visitadas por nadie, no hay cámaras de seguridad, ofrecen privacidad y además siempre dan sensación de peligro, que es un goce definitivo para la hora del amor desenfrenado.

2. Auto: Sin duda la fantasía de muchos. En los últimos días, con las lluvias que azotan muchas ciudades, los cristales de los autos se empañan. Ésta es una excelente oportunidad para detener el auto en una tarde lluviosa, sin temor a que los policías o curiosos se asomen por el cristal, y comenzar la pasión. Además de romántico puede ser diferente. Lo mejor ir con el chaboncito mamándola mientras manejas. Pero si les gusta el riesgo, entonces podrán hacerlo un día sin lluvia, por la noche, en una calle oscura.

3 Pileta de natación: Tener sexo en una piscina puede ser uno de los momentos más eróticos en la vida de una pareja. Además de que se trata de un momento de juego y sorpresa que puede ser inolvidable, el agua ayuda (si es climatizada, genial) a que puedas montarte muy fácilmente sin necesidad de que te cargue. La lubricación previa aumenta y la fricción en el agua facilita el orgasmo en ambos. Sin embargo, esta práctica está restringida para aquellas parejas estables que puedan tener sexo sin condón, debido a que el condón y el agua no se llevan y el preservativo puede salirse.

4. Cine: El ámbito gay ha desarrollado todo tipo de sitios oscuros donde poder hacerlo, el cine es lo que más se acerca a lo tradicional. La oscuridad, los sonidos y la privacidad de los últimos lugares son tres elementos gratuitos para un buen rato de sexo travieso. Montado o montando a él, de espaldas, con movimientos lentos o en un sube y baja sin que nadie lo note, o directamente con gente a tú alrededor si te gusta que te miren, puede ser altamente erótico. ¿Pero el cine? ¡Será todo un reto! Y de la película no te preocupes, siempre pasa lo mismo.

5. Micro larga distancia: Si algún día sales de viaje con tu chico en un recorrido de muchas horas, puedes elegir los asientos de atrás o los de en medio del autobús si es que va vacío. Cuando el transporte lleve ya algunas horas de recorrido o todos estén dormidos, podrán iniciar el juego. Los dos lugares les pueden ofrecer bastante espacio para hacer el amor acostados, sentados de frente o de espaldas, y tocar sus cuerpos sin ninguna restricción.

6. Probadores de ropa: Sobre todo los probadores con cortinados hasta el piso, dan el marco ideal para una mamada o algo rapidito, el morbo de verte lo da el espejo.
Pueden salir uno por uno y al final comprar una prenda con cara de satisfacción.

7. Bosque: Tener sexo al aire libre es sumamente divertido y diferente, pues además le da oxígeno a la relación. Busquen algún bosque cercano o un espacio con muchos árboles en donde puedan esconderse del mundo y la civilización. La intro para esto hoy día es salir a bicicletear, ir por Palermo detrás del Hipódromo puede darte una sorpresa, si sos un clásico a la Reserva de la Costanera Sur. Ese será tú destino. Nada mejor que culear mirando el río. Lo importante es disfrutar de la naturaleza en su máximo esplendor.

8. Baños de un bar: Los baños de los bares o discotecas, donde hay música demasiado alta, desorden y no se sabe si alguien va o viene, son ideales para tener sexo. En muchos de estos baños hay gente que "los cuida", sin embargo un rincón oscuro, puede ser un lugar ideal para el sexo rápido.
INFALTABLES E INEFABLES LAS TETERAS DE LAS ESTACIONES DE TRENES Y AHORA SUBTES:  Sin dudas uno de los mejores lugares si es que te gusta la adrenalina. El hecho de llegar, esperar, pelar la pija y ver que "onda" le dan a la entrada a la tetera todo el condimento para que la pija se te pare. Las miradas de los demás, alguno que te haga de campana y la posibilidad de tener a alguien arrodillado exprimiéndose la pija, haciéndote dominar la escena, todo te dará una fuerte sensación de poder. 

9. La playa o el mar: Ningún otro lugar más perfecto para el vaivén del sexo que el que se pueda tener con el ir y venir de las olas del mar. Elige una playa tranquila, no muy llena de gente, que no sea específicamente gay y en la que la marea no sea tan alta. Lo bueno es encontrar algún lugar en un médano o debajo de la vegetación que los detiene, donde frecuentemente se forman como cuevas, convirtiéndose en lugares ideales para el garche. Atrévete a vivir una de las experiencias más eróticas del sexo al aire libre.

10. Cualquier rincón: Un túnel, un dark room o una obra abandonada. Al final, el mejor lugar será el que se les ocurra espontáneamente, el que desarrolle su imaginación, el que permita hacer travesuras en el sexo y con la adrenalina siempre por delante.

¿Y vos que elegís?


Mariano Sepúlveda

Todo sobre saunas...

Entre los mas conocidos y con historia que responden a los movimientos del puterio nacional
se encuentran el Gran Hotel Castelar en Av. de Mayo al 1100 que ha albergado a putos famosos como
Miguel de Molina y hasta el mismisimo Federico García Lorca que hacían de las suyas en los baños turcos.
Monzón, Bonavena, Fangio, Rivero o diferentes personas del quehacer nacional han pasado por el Castelar.
A tomar simplemente un baño o por algo más....


Estos populares baños ofrecían cuartos de vapor y saunas, lockers y cubículos privados previa reservación, sin embargo existían otros con piscinas, gimnasios, masajes, cafeterías, salas de televisión y solarium. Durante la década de los 80 muchos de estas casas contaban con cuartos oscuros que denominaban "cuartos de orgías".


Colmegna en Sarmiento 839, también podés hacer de las tuyas, siempre con cautela y recelo.
Estos saunas, spa no son exclusivos para la gente gay, pero si alguno se escabulle por la puerta
siempre habrá algún turista o ejecutivo listo para que lo atiendan. Es un lugar caro, por eso no se indica
para todos los bolsillos. La gente que podes ver tiene algunos años, y la billetera cargada.

Al menos existe la referencia histórica de que en la época de los romanos, los baños públicos eran un territorio para encuentros sexuales. Algunos documentos y pornografía de ficción, indican que algunos de los baños turcos que se hicieron populares en la Europa del siglo XIX eran conocidos como lugares donde hombres - y de acuerdo a algunos reportes, mujeres - mantenían relaciones sexuales.

Estos baños se popularizaron en los Estados Unidos después de la apertura en Nueva York del People´s Bath (Baño de la Gente) en 1891. Para el 21 de febrero de 1903, el Ariston en Manhattan, había alcanzado tanta notoriedad que fue allanado por la policía. Tiempo después, Charles Demuth, comenzó a plasmar el ambiente homoerótico de los baños de Nueva York en obras pictóricas como Turkish Bath - Baño Turco.

A medida que los hogares iban adquiriendo sus propios baños privados, la mayoría de las casas de baño de América comenzaron a desaparecer en la Segunda Guerra Mundial. Las pocas que quedaron eran manejadas por homosexuales y abrían generalmente en horas nocturnas. Los allanamientos eran menos frecuentes pero seguían siendo un riesgo.

Después de los sucesos de Stonewall, aparecieron en cada una de las grandes ciudades de Estados Unidos y Canadá, nuevas y exclusivas casas de baño, algunas hasta con diez.

Uno de los más interesantes acontecimientos de la escena de estos baños durante los años 70 lo protagonizó Rita Mae Brown, activista feminista, quien se disfrazó de hombre para invadir uno de los saunas más importantes de Nueva York. Un bigote, ropa interior rellena y la muy usada bata de baño le permitieron conocer más de este mundo sin que nadie se percatara de que era una mujer.



Brown quedó impresionada por la velocidad en la que los hombres gay tomaban sus decisiones sexuales, sin inclusive cruzar palabras previas; no podía dejar de impresionarse del efecto de ser juzgado sólo por los atributos físicos, dejando atrás status, inteligencia y otros elementos. Su experiencia le permitió especular que si existiese un sauna para mujeres, sería menos competitiva que los saunas gay, "habría más conversación, y podríamos tocarnos sin necesidad de llegar a sexo, solo tocarnos".

Existieron algunos intentos de abrir baños para mujeres en Nueva York y San Francisco, sin embargo no atrajeron la suficiente cantidad de lesbianas como para mantenerlos y cerraron.

Porno Argentino casero.



Teteras ... San Isidro

Ezequiel cuenta todo desde zona norte.

Les cuento que desde que cerraron el baño del sótano del tren de la costa de San Isidro el mundo de las teteras a perdido emoción por estos pagos.

Pero empecé a frecuentar el "único" baño de hombres q quedo abierto en el tren de la costa de San Isidro, (es el que esta entre los cines  y la casa de comidas rápidas en el primer piso) y la verdad que se pone bastante bueno, ya que el lugar esta muerto, nada allí funciona.

El baño es poco transitado, pero ojo hay muchos al acecho de tetera!!
Yo voy TODOS los lunes sin excepción a eso de las 21hs y otros días de semana.

La hora en donde yo puedo confirmar que hay actividad es entre las 19hs y las 21:30hs , se consigue mucho chabón vestido de deporte q salen a correr por la zona, me han chupado la pija, el culo, los huevos, se dejan acabar en la boca, la construccion edilicia del baño es super apropiada para hacer de todo ya que se entra por una suerte de pasillo y se escucha cuando entra alguien y da tiempo de reincorporarse, y como siempre algún que otro veterano se encuentra.

No hay seguridad y si los hay no pasan por los baños, y no hay personal de limpieza por lo menos en esos horarios.
A ver si los chonguitos Sanisidrenses empezamos a frecuentar esta tetera que esta resurgiendo, siempre con cautela y bien al palo!!

Ezequiel.

jueves, 21 de junio de 2012

Multicine de Lavalle 750 - CABA

Me di una vuelta por Multicine. Cine porno compuesto por 5 salas (1 sala de pelis gays, 1 sala de pelis de travestis, 2 salas de pelis hetero y 1 sala sospechosamente vacia y oscura) ubicado en la peatonal Lavalle, más precisamente en una galería ubicada entre Esmeralda y Maipú.

 Mi intención era hacerme una soberana paja para bajar un poco la tensión, y este tipo de lugares me parecen ideales porque hay material de inspiracion en la pantalla y aveces en la misma sala.

 Hasta esta ultima oportunidad, habia visitado este antro solo por las madrugadas, cuando el ambiente es tranka (lease, nada de individuos invasivos que no le dejan a uno tocarse tranquilo). Esta semana, pase a eso de las 20:00 y me lleve una sorpresa, ni grata ni fea.

Al igual q en el cine Ideal, hay "servicio". Trabaja en este cine una travesti, algo entrada en años y kilos, que por una modica suma te tira la goma hasta el final. Si optás por el service completo es en los reservados de las salas.

A mi, no me gusto fisicamente por lo q no compré; pero si a alguien le interesa, la "chica" se llama Luly y va lunes miercoles y viernes hasta las 21 hs.

 La semana que viene voy a explorar más cines. Si me ven y son hombres, chupenmela  tranquilo por favor; si son travestis y estan ahi, copensé y chupenmela un poquito; si son mujeres y están en el cine, copense y haganme descuento! Copense!

Paki Luque

Un relato sobre la promiscuidad visible.

Mis amigos hetero en la universidad me mostraban las fotos de orgías, luego me invitaban,y cuando supieron que era gay, uno me invito a ir con 2 parejas heteros, porque mi amigo quería cojerse a la esposa de otro amigo quien a su vez quería cojerse a un hombre mientras la esposa miraba. Les dije que no porque nunca me interesó cuando hay mas que 2 personas, no es rechazo, es que no me calienta.
Yo tuve mi primera relación a los 26 años, experimenté 1 mes, luego 3 noviazgos, luego 3 años sin relaciones sexuales y luego me case con un hombre acá en Montreal con quien vivo feliz.

Seré muy promiscuo?

También mucha gente al enterarse que yo era gay me dijo "cuidado con las drogas", pero yo no consumí drogas nunca ni siquiera para probar, y estoy absolutamente a favor de la despenalizacion. Tampoco tomo alcohol, y salí a boliches gays en Buenos Aires 5 veces en toda mi vida. Luego acá en Montreal empece a ir con mi esposo y amigas hetero que estan mas emocionadas que uno! donde algunas se dan a veces un piquito con chicas lesbianas, bailan, se divierten.... y se calientan con cada macho de no creer :) Ademas se las han querido levantar varias veces tipos hetero o bisexuales.

Es solo contacto humano, no hay nada de que asustarse. Mayormente mis amigos gays son muy similares a mi, y si, hay otros mas "promiscuos" a quienes admiro, que son mis mejores amigos, pero eso es mera casualidad supongo.

Una posibilidad es que la mayor parte de los gays no se vea, no porque se escondan, sino porque nada nos diferencia y somos tan aburridos como la mayor parte de los heteros, al menos cuando vamos caminando al supermercado o en subte a la oficina. Los mas visibles son 4 mil personas en boliches como Amerika, que no es una muestra representativa de los millones de personas que inundan la noche porteña. La sociedad tiene hambre de cosas interesantes, pero ahora que la sociedad decidio salir del armario para ver a los gays quienes ya estabamos afuera desde hace rato, y ven que no hay nada cosmico en nosotros, van a tener que buscar la adrenalina en otro lado

Pablo Guerrero

En el cine...

miércoles, 20 de junio de 2012

Quien no tuvo un plan b ?

Plan B en junio por I-sat. Si alguna vez tuviste un plan b recordalo y si no la viste mirala.

13/06/2012 22:00:00
17/06/2012 00:30:00
17/06/2012 14:25:00
23/06/2012 01:00:00
31/07/2012 14:30:00






martes, 19 de junio de 2012

Teteras... Seguridad para todos. Tips

En relación a la nota Teteras.... Ojo nos están robando. La gente (en forma anónima)  nos sigue mandando data de las cosas que pasan en diversos lugares de Buenos Aires. ES BUENO TENERLO EN CUENTA. Nos cuentan:

En los cines, Tom's, Zoom etc. hace años anda un tipo de unos 60 años que afana. Está vestido siempre igual, pantalón jeans, zapatos mocasines camisa cuadrillé, en invierno le agrega un sweater escote en V. El tipo permanece SIEMPRE en la oscuridad total y luego se acerca acorralándote y haciendo que quiere algo con vos. Aprovecha y mete las manos en los bolsillos sacando todo lo que encuentra. Cuando se junta gente lo hace de una manera increíble robando a varios.

Esto que cuento es cierto, lo estuve vigilando y viendo su accionar durante más de 6 meses en Tom's, terminó dándose cuenta y cada vez que me veía se escondía en alguna de las cabinas del fondo. El año pasado me lo encontré en el cine de Once (el que está frente a la plaza). Esta vez no tuvo escapatoria, mientras agarraba a un flaco, lo acorralaba en el rincón debajo de la escalera, yo lo iluminé con el celular, le metí la mano en su pantalón y le saqué la billetera que había afanado (esconde todo en el boxer).

 Lo sacamos entre varios y lo dejamos tirado en la plaza Once. El otro día lo vi salir del cine ABC, yo pasaba con un auto y lo vi. Cuidado con ese tipo. Cuando se da cuenta que lo estás controlando se aparece desde la oscuridad y te empuja brutalmente, haciendo que se tropezó. A gente como esa hay que hacerla visible, iluminarla, agarrarla entre varios, llevarla a la gente que cuida el lugar, mostrarlo y con un gran quilombo sacarlo a la calle haciendo mucho ruido y gritando. Es la única manera que vayan desapareciendo, al menos por un tiempo.

Igualmente no vayan a ninguno de estos lugares con billetera ni celular. Si lo llevan dejen las cosas en el guardarropas, o lleven pequeñas billeteras para meter en el calzado y en lo posible si es planeado el ir no lleven celular ni nada de valor. En la oscuridad las manos pasan por todos lados.

Un truco para "cazar" chorros es colocar algo que haga ruido en la mochila (si usás), en los bolsillos externos.
Se afana mucho en los cines y en los otros lugares, pero si estamos atentos podemos "sacar a la luz" a varios.
OJO con el MULTICINE, ahí la gente es muy pesada, están MUY drogados y varios van armados.

Acabadas de pelicula

TETERAS .... Ojo nos están robando.

Está de más advertir a los amantes de los lugares de sexo-express, por los robos. Mientras estamos disfrutando de una chupada celestial (y allí estamos en el limbo...) el mismo que nos fela o el de al dado esta metiendo mano en nuestros bolsillos... tres veces ya me paso.

En Zoom en cabina flaco pijon parado pantalones en los tobillos, yo arrodillado (mejor posición en la que puedo estar) chupando extasiado y veo mano por debajo del divisor revisando los bolsillos del flaco que no se enteraba de nada.

Atenti por favor ¡¡¡ en otro momento en el sector "laberinto" estoy con otro salimos y se tantea los bolsillos el celular comprado en esa semana no estaba encima era su cumpleaños y esperaba la llamada de la flia, se quería matar y encima yo quedaba como expuesto... llamó desde el mio a el  numero de su celular pero nada...

Para que podamos chupar coger o dejarse cojer sin que sea un garrón, por favor cuidémonos y caguemos a trompadas a quien encontremos afanando... 


esclavoargento@hotmail.com

lunes, 18 de junio de 2012

Té para dos.

No me gusta el té pero soy adicto a la “tetera”. Es un juego de sentidos, no de palabras. Cuando me escucho decir “soy adicto a la ‘tetera’”, sólo pienso en una cosa: suena muy bien. Es una adicción maravillosa, y que mi relación con la “tetera” esté destinada a durar en el tiempo, no me angustia ni siquiera un poco. 
No critico a nadie por esto. Solo digo que, en general, mi vida no se ocupa en sostener las características del mundo. Tampoco en cambiarlo demasiado. Mi vida es mucho más modesta que todas esas cosas y yo, por lo general, soy uno de los que se queda haciendo el amor en el baño.


A veces empiezo a contar una historia por el medio. Otras la emprendo con el final sin darme cuenta de que el lector no entiende bien qué esta pasando. Pero no se trata de ninguna genialidad literaria. Tampoco es ese “faux vanguardismo” de los que se pasan cinco días en Paris aprovechando una oferta en los aéreos, o un novio con plata. Lo mío es desorden sin ninguna justificación. Les pido disculpas. Pero para los que no se dieron cuenta todavía, la “tetera” es cualquier baño público. En la “tetera” un grupo de librepensadores, de hombres de mente abierta que se niegan al sometimiento de la moral burguesa, se dedica a tener sexo. También se podría decir que se dedican a coger pero como antes use la expresión “libre pensadores, hombres de mente abierta que se niegan al sometimiento de la moral burguesa”, decir “coger” me dio un poco de pudor.


Todo baño es “tetera”: el de un subte, el de una estación de trenes, el baño de la Facultad de Ciencias Económicas o el de Tribunales, aunque los abogados que trabajan en el microcentro prefieren el cine porno que está cerca del Palacio de Justicia. La naturaleza de la “tetera” esta en su uso, no en su nombre.


Al nombre “tetera” se le adjudican multitud de orígenes. Todos falsos, demasiado ingeniosos para ser verdaderos, demasiado exactos en su prolijidad argumental. La vida, a veces, se permite ser pedestre. Pero qué importa el nombre. Dijo el poeta, alguna vez, que si le cambiáramos el nombre a la rosa eso no cambiaria su perfume. Me permito citar al poeta, de quien no recuerdo el nombre, no sólo por razones argumentales. También lo hago para hacer notar que tengo mi pequeña cultura y que no me pasé la vida practicando sexo oral en baños de estación. Los nombres poco importan. Si alguien valiera solo por llamarse Ernesto seguramente su importancia estaría en algo más allá de su nombre, en alguna cualidad que, incluso, hasta él mismo podría ignorar. Pero nada de esto importa en el tema que nos ocupa, porque si alguien que te la está chupando en el baño de la estación Palermo del subte “D” te dijo que se llama Ernesto, seguro que te dio un nombre falso.


Habrá quien afirme que tener sexo en un baño público es una depravación, un síntoma inequívoco de perversión. No voy a ocuparme en debatir esto porque sería largo y tedioso. Solo me permito decir que sostenerlo es, apenas, otra superstición moderna. Moderna y necesaria. Es la modernidad la que oculta el sexo en el ámbito de lo privado. La privacidad es el lugar adecuado para controlar el deseo. Deseo controlado, sujeto controlado, especialmente si el sujeto está destinado a trabajar. Los antiguos, que eran hombres sabios, no prestaban atención a estas cosas. Dejaban que el sexo se desplegara a su entera voluntad, y el lugar en donde deseo y sexo empiezan por invadirlo todo es el baño. Los baños eran un lugar de reunión hasta que la vulgaridad moderna los transformó en el sitio donde la masa bárbara va a descargar sus fluidos. Pero no todo está perdido. En medio de la decadencia todavía hay baños en donde se puede rescatar un poco de todo ese antiguo esplendor.


Ahora debería describir, minuciosamente, como se tiene sexo en un baño público, las prácticas más habituales, los ritos mas frecuentes. También podría contarlo todo dando una breve tipología de los sujetos que los frecuentan y de las características más adecuadas que debe tener todo baño para que se transforme más fácilmente en “tetera”. Puedo hacerlo. Me puedo ocupar de toda esta mecánica si ese es tu gusto y digo tu gusto porque todo lo relacionado con la tetera lleva siempre, de alguna manera, a la búsqueda de una satisfacción. La cuestión es de una sencillez abrumadora. Es tan fácil como pintar un cuadro, porque pintar un cuadro es muy sencillo, casi como pintar una pared. Lo difícil es ser Picasso.
Se empieza por entrar en el baño y fingir que se hace pis en uno de los mingitorios. Al principio no hay que mirar a nadie. No debería de pasar demasiado tiempo hasta que te des cuenta de que el que está al lado tuyo, en el mingitorio contiguo, hace lo mismo que vos. Si se gustan y siempre se gustan, basta un gesto y esperar el momento adecuado para que juntos se metan en el retrete y cierren la puerta. Lo que suceda dentro es un asunto de cada quien. Te dije que era fácil.


Existen también otras variantes. Están los que aprovechan un baño solitario y ni siquiera se ocupan de meterse en el retrete; los que se instalan eternamente en el mingitorio y molestan a los que sólo van a hacer pis. Porque hay gente que va al baño sólo a hacer pis. También están los que se exhiben frente a cualquiera sin pensar en el deseo del otro, onanistas de feria, la fauna que vive de los baños, que alimenta su deseo de lo que dejan los demás. Personajes que no cuentan, seres menores, personas que pueden definirse con tres palabras: no tienen estilo.






Te dije que era sencillo. Meterse en el retrete de un baño público con alguien se aprende con rapidez. Pero toda técnica alude a una mecánica mientras que el arte remite a la metafísica que vive en él y el sexo en la tetera es un arte. Quien lo practica solo manifiesta su deseo a quien lo esté buscando y a nadie más. Es como dibujar en el aire una obra que sólo una persona, en medio de una multitud, sea capaz de ver. Cuando es así se parece mucho a bailar, a bailar en medio de quienes no escuchan la música y no ven los pasos de los bailarines. Si la danza es armoniosa y los ejecutantes son artistas, terminan ambos encerrados en el retrete. Nadie los verá y podrán jactarse de ejercer un arte íntimo, único, tan único como ese momento en el que se encuentran. Una ejecución breve como también será breve, fugaz, el tiempo en que ambos permanecerán juntos.


Pero todo arte, mas allá de lo efímero de su existencia, tiene detractores, aunque en este caso deberíamos hablar de delatores. Recomendaba Bioy Casares dejar madurar el texto hasta que el texto mismo pidiera salir a la luz. Noble actitud que nos advierte del peligro del apuro. Cuantas veces, por miedo de perder a quien nos gusta, apuramos el trámite. Ejecutamos, sin que nos preocupe, alguna nota discordante, con el solo afán de meternos lo más rápido posible en el retrete con el que nos calienta tanto. Grave error. No deberíamos dejar de lado nuestro arte por algo tan superfluo como el apuro. Cuando nos abandonamos a él, nuestro dibujo en el aire, ese dedicado sólo a uno, es visto por quien no debería. Judas existe. Nunca falta quien llame la atención del guarda de tren, del vigilante privado del subte o de la universidad, con el comentario de que dos hombres se encerraron juntos en el retrete. Entonces viene la persecución, la amenaza, el escarnio publico. Un sujeto de uniforme que golpea la puerta del retrete y uno, que no se lo espera, debe acomodarse rápidamente la ropa y salir al mundo a enfrentar lo peor. No todo es placer en la vida del aficionado a la “tetera”. Yo mismo viví un episodio penoso hace algunos años en el baño de una estación de subte “D” que prefiero no mencionar. Dos guardias de la vigilancia privada no dudaron en invadir mi intimidad exigiendo el inmediato desalojo del retrete. Imposible negarse. Aun recuerdo los comentarios moralistas y sarcásticos que, sin ningún pudor, nos dirigían a mí y a mi ocasional compañero estos dos sujetos. Sin responderles me retiré del lugar, indignado.


Estoy convencido de que los seres humanos no hacemos lo que queremos sino, apenas, lo que podemos. Es por esto que no me preocupa que alguien me acuse de fomentar el sexo en los baños públicos. La “tetera” no es para cualquiera y el que practica esta noble y antigua actividad no necesita de mi estímulo. Ya cuenta con su propio deseo. Habrá quien se imagina un tiempo en el que la “perversión” del sexo en los baños sea definitivamente exterminada. Es una esperanza tonta porque eso no sucederá jamás. Yo sueño con el día en el que todos los aficionados a la “tetera” sólo practiquemos, con sutileza de maestros, el arte de este encuentro. Ese día todos los que van a los baños a hacer pis y nada más no nos verán. Ese día solo nosotros seremos testigos de nuestra felicidad.


Daniel Alvarez

Listado de gimnasios con onda

Listado de gimnasios con onda
Hace CLICK en la foto

ULTIMOS COMENTARIOS