lunes, 29 de febrero de 2016

Cuestion de actitud.

La columna de Ale K | Consultorio | Actitud|


Viendo los mensajes que han dejado en algunas notas de los colegas, me puse a pensar que muchas veces la actitud que se toma frente a la posibilidad de quedar fuera de determinado grupo o escenario por no dar con los requisitos. Esto nos pone en una situación de angustia innecesaria cuando lo que se está buscando justamente es lo contrario, o sea pasarlo bien y gozar.
Muchas veces el error no está afuera, en el otro.

El problema es nuestro, es una cuestión de actitud tomada ante determinada situación. Y me hizo pensar en un caso reciente que me tocó tratar.


actitud


[avatar user="AleK" align="left" /]

Horacio llega al consultorio diciendo que esta "odiada" por su experiencia en la noche de Suipacha (una ciudad a 130 km de CABA)




Es que fuimos con unos amigos -me dice- y la pasé re mal!

Siempre en el grupo soy de los que mas pibes se voltea, el que mas recibe, pero últimamente no se que me pasa que nadie se fija en mi. Estoy alunado -dice. Me está empezando a pesar la edad -se queja- tiene 33 años...

Con decirte que fuimos con un amig@ al que le decimos LA Mecha, por que es fea como Mercedes Sosa  y cuando se puso la peluca y toda la ropita, la loca cambió, como por arte de magia y se comió mas chongos que yo!

No lo puedo creer!! No paraba de hablar con uno cuando venia otro chongo y le ofrecía un trago, se iba con uno casado a un auto y al rato la veía bajar con dos machos de un camión!! Me quería morir, no se que tengo, estoy ojeado!! Mirando "odiado" esta situación se me pasó la noche! Comió más que yo!!!  -repetía-. 


Veamos -le digo- tratando de sonar lo más suave posible, porque noto que la situación lo enoja mucho: ¿que es lo que vos veías en tu amigo?




No sé -me contesta- es que siempre es mas bien de bajo perfil, pasa desapercibido, no habla nunca, solo se rie de los chistes que hacemos los demás, pero cuando se trasviste y se pone la peluca cambia, tiene otra actitud frente a los chongos...


TODO en definitiva termina siendo una cuestión de actitud, la actitud que le ponemos a las cosas, porque si vos estas con la Luna en Marte seguramente las cosas no te van a  salir, si tu actitud es pasivo agresiva, donde todo se presenta por la negativa seguramente los demás utilizaran una conducta evitativa para defenderse, sobre todo en esta época donde todos estamos muy susceptibles.




Parece que "LA" Mecha en su peluca encuentra ese objeto fetiche que en la transición actúa  facilitando y liberando una actitud que la ayuda y mucho para el fin que persigue... 



La idea de todo esto,  es aceptar que no somos perfectos y en vez de juzgarnos cruelmente debemos encontrar  en la imperfección  la motivación para realizar cosas sorprendentes e inimaginables en nuestras vidas. Más allá de las pelucas y los tacos, hay un mundo por abordar.


Aunque suene a cliché en la Actitud Está la clave de la Autoestima baja, media y alta, ya que en ella está implícita la confianza en nosotros mismos, la elección de buenas o malas decisiones, las escogencias (según la RAE, >>>escogimiento, acción y efecto de escoger) de las personas para compartir momentos de la vida, la forma como nos afecta las críticas de los demás, entre otras. Entonces, conociendo esto, llego la  hora de empezar  a replantearnos si queremos tomar una actitud negativa o positiva frente a los acontecimientos del día a día.
Espero que todos estemos dispuestos a sumergimos en el viaje Actitud positiva para mejorar la autoestima.




  1. Para empezar este viaje, hay que sacar de nuestra vida a las personas toxicas – esas que nos critican todo el tiempo, nos recalcan las equivocaciones y ven los defectos por encima de las fortalezas como si ellas fueran perfectas, (algo que lamentablemente pasa mucho en el ambiente gay),  para así comenzar a rodearnos de una vez por todas de verdaderos amigos capaces de motivarnos a seguir adelante y acompañarnos siempre. Incluso aquellos que estén fuera del ambiente gay, algo que cuesta mucho en los principios de la vida gay, o sea poder tener un amplio espectro de amistades que no se circunscriba exclusivamente al gueto gay.

  2. En la elección de las personas está la clave para la actitud que asumimos porque las personas toxicas quieren vernos siempre fracasar y las gratas se alegran con nuestros triunfos. Y cada una de ellas hará lo imposible para lograr su objetivo. Por eso, hagamos un análisis de la gente que realmente vale la pena tener en nuestra vida.

  3. Aceptar los errores cometidos, aprender a vivir con ellos y verles también su lado positivo porque las cosas siempre pasan por algo aunque sean malas y en cierto momento nos generó dolor ¡ Seamos realistas, no vale la pena seguir martirizándonos por algo que no podemos cambiar pero si aprender y no volver a caer! En otras palabras, perdonémonos a nosotros mismos los errores que nos han marcado – es la única manera de salir adelante, emprender cambios favorables, ser fuerte y evitar que alguien más trate de hacernos sentir culpables de nuestros actos.

  4. Olvidémonos de la utopía de perfección y de ser los mejores en todo porque siempre habrá alguien mejor y peor que nosotros. Esto siempre tengámoslo claro, de lo contrario la autoestima se vendrá abajo cada vez que alguien nos supere en ciertas cosas. Y en vez de hacer una tragedia cuando esto suceda es mejor analizar detenidamente la situación y aprender de lo esa persona hizo.

  5. Y por último, aprendamos a vivir el hoy, sin pensar en el ayer ni en el mañana y en lo que la gente pueda pensar. Es la única forma de vivir en plenitud y disfrutar de la maravilla de la vida.


Recuerden que si asumimos la vida con actitud positiva nuestra  autoestima jamás se verá afectada negativamente  por ningún acontecimiento ni persona.

Marginal (de cartoneros y otras yerbas)


marginalEl pibito estaba meando a media cuadra, al lado de su carro en el que juntaba cartones.



Apuré mi paso para cruzarlo con la verga en la mano. Lo alcancé. Pasé despacio, lo miré a los ojos y le miré el pedazo.  Caminé despacio para seguir viendo. El pibito me miraba desconfiado, intrigado.


Llegué a la esquina de casa y esperé mientras fingía una llamada. Él también caminó hasta la esquina, marcando lomo al tirar del carro como si fuese un potrillo. Se quedó parado cerca de mí, mirándome. Agarró una botella de agua del carrito y bebió. Mi mirada pornográfica siguió cuadro por cuadro una gota que cayó por la comisura de su boca, rodó por la barbilla y se escapó ligero por el pecho hasta perderse en un monte de pendejos negros que asomaban de su bermuda.


Quise imaginar sabor a qué tendría ese pedazo de carne morena, marginal y tierna. Quise pensar sobre qué calles habría perdido la inocencia, a qué pendeja le habría dejado la leche adentro la noche anterior sin importarle nada, ni la posibilidad de un hijo, ni la inmediata posibilidad de las pestes.


marginal



Nos mirábamos fijo. Cerró la botella, la dejó en el carro. Se tocó la pija sobre el pantalón, secándose las manos. El tamaño de eso había crecido. Evidentemente le había gustado. Comencé a imaginarlo peligroso. Ya no solo marginal, sino además, probablemente protagonista de crímenes minúsculos; tal vez y solo tal vez no tan pequeños crímenes. Su cuerpo estaba adornado de tatuajes, de transpiración y de mugre.

Cortó mi pensamiento su voz que me preguntó la hora. Son las nueve le dije. Y nos perdimos en otro silencio en el que seguramente él pensó qué clase de puto era yo.


No creo que en ese momento alguno de nosotros haya llegado a ver quién  era más peligroso.

Conversamos detalles. Resolvimos subir a casa a por una botella de agua fresca y algunas pilchas que podría darle.


De todos los datos no quise preguntarle la edad para no perturbar mi tranquilidad de conciencia.

Dejó el carro en la esquina de casa. Desde mi balcón se veía. Le dí la botella de agua. Le di un  par de bermudas. Me preguntó a que me dedicaba y le conté: -Director de Cine. Miró la videoteca en la pared, vio porno.  Manifestó su deseo de trabajar y más todavía, se arriesgó “le tengo grande, creo que puedo servir”.

Rápido él y más rápido yo en el juego de la bestia, le ordené bajarse los pantalones. Entendió en breve me mostró la pija que no a decir verdad iba de mediana a chica. Pensé que él podría ser un chico todavía, no muy cercano a ser un hombre. De todos modos continué. Se la agarré con fuerza y lo miré a los ojos decidido a hacerlo crecer. Me arrodillé y le olí  la verga. Olía  a todos baños públicos que visité en mi vida. Olía a broncas rancias, a ganas, a miel amarga, a leche vencida. Sus patas oscuras me recordaban la oscuridad de los baños. Él en ese momento era un Santo particular y mi imaginación de los baños era el templo. Mil veces estuve arrodillado, lamiendo una pija  en los baños de las estaciones de tren, en el subte, en las terminales de los micros, en los micros; a tipos de todas la razas y de todos lo credos, de todos estratos sociales porque Jesús no discrimina. Mil veces fui ángel y demonio en la estación Olleros y mi habitación con ese pibe en bolas y en mi cama, fue todas las estaciones juntas. La respiración me golpeó en la garganta como la de un asesino.


Lo miré a los ojos desde entre sus piernas. Él estaba sentado a la orilla de mi cama que tentaba a ser la orilla de su vida. Él sonreía ofreciendo perfectos dientes blancos.

Me metí toda la pija en la boca, cabía bien. A sentirla no faltaba ni sobraba nada. Supe que me iba a dejar coger así que fui al baño a limpiarme el culo, él quedó en mi cama, acostado como un pedazo de carne para el lobo. Todo en penumbras, acaso la luz del televisor iluminaba la aventura y desde la pantalla, una porno reflejaba lo que somos.


Volví a la cama, en pelotas y al palo. Mi chota mucho más grande que la del pendejo. Más larga, más gruesa, menos inocente, apuntó hacia él como un arma.

Se la comí definitivamente y de la boca sin escalas, la verga pasó al culo. El pibito me puso en cuatro patas y me bombeó. Actuaba como un caballo pero no llegaba a potrillo. Yo fingí. El placer por me pasaba por el tamaño de su pija sino por la pronta leche fresca en mis secretos.




marginal

Me acabó enseguida. Varios chorros de guasca sentí armar la tormenta dentro de mí. Expulsé algún poco para mostrarle que me tomaba la leche desde el culo que se acaba de coger y que ese baño imaginario que le había dado, superaba la pantalla. La junté con los dedos y me los llevé a la geta. Me puse una remera y un short y le agradecí al mocoso. Se vistió él, se calzó “las llantas” y salimos. Camino al ascensor lo ví renguear. En el ascensor lo arrinconé en la última curva. Yendo a la puerta de calle noté más clara su renguera. Puse la llave en la puerta, casi abro pero no. Lo miré y le dije convencido. “Sacate  las zapatillas”, el caradura se la sacó y me la dió. Se estaba llevando un celular que estaba en mi mesa de luz. Por eso rengueaba. Caminé al ascensor otra vez. Me siguió sin decir nada. Entramos a casa. Me devolvió la ropa que le había dado.

No la agarré. Le saqué el pantalón de prepo,  lo agarré del cuello y lo puse contra la pared. Con una patada lo abrí de gambas. La situación me calentó terriblemente, me bajé el pantalón y expulsé la leche que me quedaba en el orto. Con su propia leche le lubriqué el agujero. Sin permiso le rompí el culo. Solo jadeó, nunca dijo nada. Conocí su  dolor por sus gestos, pero nunca dijo nada. Le dije lo indecible, lo escupí en la cara, lo embestí por sucio, por traidor. Otra vez en mi mundo surreal de las paredes escritas y los putos pidiendo más pija. Escuché a todos los putos otra vez y al unísono llamarme “pa”. Enloquecí, lo lastimé, saqué la pija del culo del pibe goteando leche y correando sangre.



Vestite y bajá, le dije. Lloró. Bajá! grite. ¿Cómo salió, quien le abrió? no lo sé. Saqué una birra de la heladera y miré desde el balcón un rato. Lo vi cruzar la calle y buscar su carro. Se fue rengueando pero no fingía. Rengueaba de verdad.


Jesús Navarro.



republicada

domingo, 28 de febrero de 2016

Dante's Cove- Segunda temporada- CAPITULO UNO

Resumen de la primera temporada

Allá por el año 1840, Ambrosius Vallin se va a casar con Grace Neville en la ciudad isleña de Dante's Cove. Sin embargo, cuando ésta descubre que Ambrosius mantiene relaciones sexuales con el mayordomo, decide utilizar sus poderes de Avatar —o gran sacerdotisa—, de una secta de la mística religión conocida como Tresum para matar al mayordomo. Después encierra a Ambrosius en el sótano de su casa y le echa una maldición de envejecimiento. La única manera que tendrá éste de recuperar su libertad es recibiendo el beso de un chico guapo y joven.

Ya en la actualidad, Kevin se muda a Dante's Cove para estar con su novio Toby, ya que la situación familiar en su casa es insostenible. Se va a vivir con Toby, que vive en la casa de Grace, que es ahora el hotel Dante, y donde viven también Van, una artista lesbiana, y Adam, amigo heterosexual de Toby desde la infancia que vive del dinero que le dejaron los padres. Kevin empieza a tener visiones y a escuchar extrañas voces que le llaman.

Durante una fiesta, Kevin se ve arrastrado hasta el sótano y se encuentra a Ambrosius, el cual le besa, recuperando así su juventud y libertad. Ambrosius utiliza sus propios poderes de Tresum, los cuales aprendió durante su cautiverio, para forzar a Kevin a que se corte la muñeca, por lo que termina más tarde en el hospital.

Ambrosius se obsesiona enseguida con Kevin y usa sus poderes de Tresum para seducirlo. Grace, que aún está celosa y resentida por la traición, asesina a Kevin en el hospital. Fuera de sí, Ambrosius ataca a Grace, la encarcela y le lanza un hechizo de envejecimiento, tal y como hizo ella hace dos siglos.

Sin saber el porqué, Kevin vuelve a la vida después de que Ambrosius le bese. Sin embargo, la fechoría de Grace consigue deshacer el hechizo bajo el que se encontraba Kevin, sin cualquier recuerdo acerca de Ambrosius. Van usa un hechizo del Libro de Tresum que ha encontrado y consigue invertir el hechizo, con lo que libera a Kevin para que pueda estar de nuevo con Toby.

Bajo la influencia de Ambrosius también está Cory, que vive en el hotel. Cory se empieza a obsesionar con Ambrosius, e intenta hacer romper a Toby y Kevin contándoles mentiras sobre infidelidades, pero no lo consigue. La temporada termina cuando Ambrosius y Cory, según parece, asesinan a Toby y tiran su cuerpo al mar.

viernes, 26 de febrero de 2016

La muerte de mi padre


  • José María Gómez / Nosotros y los baños / Los putos


 

muerteCuando Ismael estaba armando sus petates sonó el teléfono de línea. “Llegué a Ezeiza recién, vení a buscarme”, me conminó la razón de mi vida (o una de ellas). El chico había terminado sus trámites de ingreso (en la UCA) y consiguió una plaza en la residencia de estudiantes. Vuelve a su pueblo, a la casa de su padre, para pasar el verano. “Por supuesto que nos vamos a ver”, me dice, radiante, acomodándose el bolso nuevo y elegante que le compré ayer mismo, para el viaje. Nos besamos (pero no el boca). Ya todo lo que tenía que pasar, había pasado. Volvía a ser el hijo de Vergara.


Una mañana de setiembre mi padre se fue al cielo o, por lo menos, al cielo de los padres. Pero no lo pude llorar. Ocupé mi lugar sosteniendo la bruñida manija del féretro y acepté las condolencias. Lo velaron en el club de sus amores (y de los míos). Vinieron todos, entre ellos, unos antiguos camaradas de cuando habían hecho juntos el servicio militar. Me hablaron mucho de él. Las historias que me contaban sonaban legendarias y recalaban todas en un hecho del que ya me había percatado: su belleza viril era visible para todos y, en consecuencia, “no dejaba títeres con cabeza”, según sus admiradores. Sin embargo, mientras lo hacían, yo no dejaba de pensar en mi padre de un modo muy diferente a ese pasado juvenil y “cojedor” (uno de ellos, que tenía una manera de hablar suave y parsimoniosa, lo dijo así: “Era muy cojedor” y yo no pude menos que largarme a reír): desnudo y solo bajo la tierra negra, inexpugnable, definitivamente al margen de mis deseos de echarme entre sus brazos para siempre.


Una semana después hice el amor con ese hombre. Era del sur y antes de que regresara a sus pagos, lo visité en el hotel para agradecerle, en nombre de la familia, su presencia. Cuando bajó al hall de entrada para recibirme, lo percibí mucho más atractivo que en el velatorio. Sin sus ropas oscuras, apareció el deportista que supo ser (había sido boxeador, según me enteré enseguida) y, contrario a mis intenciones, me invitó de inmediato a subir a su cuarto. Era la primera vez que entraba a un cuarto de hotel. Y con un hombre. Sentado juiciosamente sobre la única silla del lugar, observé con una especie de pánico sus ropas sueltas desparramadas por la habitación: pantalones, camisas, camisetas, y, para mi perdición, una prenda que había visto subrepticiamente en los anuncios de las revistas de deporte de mi viejo: un antiguo suspensor blanco elastizado de la marca N.A.T. La puerta del baño estaba abierta. “Me pescaste orinando”, dijo y a continuación y con total desparpajo, se bajó el cierre del pantalón y continuó la faena. Me quedé helado. Desde su lugar me preguntó (por sobre el ruido de un chorro que se adivinaba abundante): “¿Vos sos virgen, pibe?”


No pude contestarle de inmediato, sentí que el cuarto se me venía encima y, enseguida, una excitación desbordante y nueva me provocó una erección que de golpe interrumpía el duelo. O lo reinauguraba. Me incorporé. Audaz, muy joven, inexperto y de alguna manera procaz: eso fui. Me asomé al cuarto de baño. Era diminuto pero un sol de primavera entraba generosamente por la ventana, iluminando la estancia. El hombre se había sacado la camisa en el ínterin y mostraba sus músculos maravillosamente conservados. Dos brazos gigantescos se unían por debajo sosteniendo entre sus manos algo que miraba con atención, tal vez con sorpresa, haciéndose a la idea, imaginando lo que se sentiría tener sexo con un muchachito que todavía conservaba en su manga más arriba del codo una tira de tela negra que anunciaba al mundo una orfandad reciente y definitiva. Yo también miré. Gotas doradas de orín (y que imaginé dulces) coronaban aún una erección brutal que no podía disimular.


“No, ¿por qué?”, contesté a su pregunta, poniéndome a su lado. Era la primera vez que estaba hombro con hombro con otro hombre, casi un desconocido. Me gustó. Sentí que si no la sacaba, iba a explotar. “¿Vos también tenés ganas?”, dijo, por toda respuesta, refiriéndose supuestamente a una necesidad fisiológica. Pero yo tenía otros planes. Bajé mi cierre y la arranqué del pantalón así como estaba, terriblemente dura y golpeándome el ombligo. “La tenés grande para ser un pibe”, exclamó y entonces me mostró la suya, ya sin inhibiciones. Era de longitud normal pero muy gruesa, según recuerdo bien. Comenzó a acariciarse. “Y ahora qué hacemos”, preguntó, apoyando su brazo musculoso sobre el mío. Sentí que me desmayaba. Era una sensación desconocida que me producía voluptuosidad y terror, alegría y miedo, en definitiva, todo lo que se necesita para gozar en grande. Pero entonces el hombre se puso de rodillas y, con una habilidad impensada, abrió la boca y me chupó la pija de una manera tal que yo atesoro como la primera vez en mi vida.


Entonces lloré, pude llorar. Cuando el hombre completó la tarea (bebiéndose todo como se acostumbraba en esos días) me desnudó y, muy suavemente y  con una ternura extraña en ese cuerpo voluminoso, fuerte y acostumbrado a las acciones más rudas, me colocó sobre la cama. Él, a un costado y sin sacarse el pantalón, me observaba sin hablar, como si me velara. Entonces, viendo mi propia desnudez, me acordé de mi padre, desnudo y solo bajo la negra tierra, y por eso lloré, pude llorarlo al fin. (Pues sentí que su cuerpo era el mío también, y el cuerpo de todos los hombres que nos antecedieron y nos sucederían, todos hermosos, todos atravesados por la alegría y el dolor del deseo). Y lo hice en brazos de ese hombre que en esos momentos se convertía en todos los hombres del mundo, mejor dicho, en todos con los que haría el amor de ahora en más, repitiendo hasta el infinito ese rito original de hombría y orfandad para el que había nacido.   

viernes, 19 de febrero de 2016

A tetererear en la H que se re-pone (On twitter).


#ChongoNuestroDeCadaDia


Portfolio: Eliad Cohen



Eliad Cohen, thank you for your repertoire of expressions instead of the insistent glare of many other contemporary male "beauties." Thank you for occasionally smiling instead of projecting the unvaried "I'm beautiful and you're not, eat shit and die, motherfuckers" attitude of SO many others. Nothing to me is as truly attractive as the beautiful and welcoming spirit that infuses all the photos of your truly spectacular face and body.
No wonder gay guys like me, who don't fit this image, have such a low self image when guys like him are promoted as the ideal. "Look like me or no one will find you sexy". 


Ismael (Dios oye). Final (tres)

José María Gómez | Nosotros y los Baños| Los Putos|

 

Está lloviendo mucho, dijo.

, le contesté.

Y tengo miedo.

Yo también, le contesté.

Ismael


Y llovió todo el tiempo, con furia. Cuando dejó de llover, hacia la madrugada, Ismael estaba largando espuma por la boca. “Aguantá, aguantá, no seas mantequita”, le decía yo cuando se quejaba. Todos hemos visto a un muchacho desnudo alguna vez. Eso y la ceguera es lo mismo. El culo de Ismael. Me estiré, mis piernas colgando afuera de la cama, besé y lengüeteé. Pero antes lo senté al borde de la cama. Me arrodillé. Desaté los cordones de sus zapatillas, saqué sus medias, las olí, olían a perfume al igual que sus pies. Besé sus plantas, mi saliva tibia, enjugándolos. Me acosté sobre él, cabeza con cabeza, pecho con pecho, pija con pija, rodillas con rodillas. Su cuerpo como un prado verde, y yo animal. Peregrino y con los pies cansados llegué y él me esperaba, exactamente ahí, en la Iglesia, junto al agua bendita, me la ofreció con la punta de los dedos, me la entregó con la punta de la pija. “¡Date vuelta, por favor, date vuelta!”, susurré, como un rezo. Besé sus manos, sus dedos como joyas fuertes: “¡Apretá ahí, corazón!”, como queriendo arrancarme. Palabras bellas, desmayadas, como flores arrojadas a la tumba de un muerto: “Eso, mi amor, así, dejame que… esa colita, mi amor, dejame que te coja, mi amor”. Me agarré fuerte a sus muñecas, como un náufrago, en todo caso moriríamos juntos. Lo observé: media cara hundida en los almohadones, ojos cerrados, boca abierta, baba, quejándose: “¡Ay, que me duele!”. Me acordé de la Virgen, su dolor inmenso y su alegría pues era la elegida. “Te regalo esto, guachín”, le dije, mientras la metía. Antes, mucho antes, desvistiéndolo: “Es la primera vez, papi, vos sabés”. Sobre mi cama grande, ambos, acostados uno al lado del otro, desnudos ambos. Erectos. La pija de Ismael, inmensa, mi pija bendecida por Dios. En breve alimentada en abismo, el culo del muchacho generoso como un pan caliente. Me abrazó, Ismael, también llorando: Bueno, quiero… ¿me vas a hacer doler…? No quiero escribir esto pero debo hacerlo. Es mi homenaje, un óvolo salvaje al altar del deseo. Cuando Ismael se abrió, en el momento en que su esfínter virgen apretó mi verga, su ángel de la guardia abandonó la estancia, lo dejó solo el puto, a mi merced. Pero yo lo cuidaría, y mejor que su padre, nadie le haría daño mientras esté conmigo. Sólo yo, pero con ternura. Dolor, suave dolor, un condimento pero también la prueba necesaria. Sin dolor no hay nada. El dolor es una vibración conectada al universo. Lo es también el amor, por supuesto, pero andan juntos como en este caso. Es la superioridad del amor homosexual, de la cojida fuerte, comprender de un saque todo el misterio del Universo. “Me duele mucho, papá, sacámela un poquito”.  Y lo hice. Teníamos toda la noche por delante. Y llueve. Y hay tormenta. En algún momento de la noche un viento fuerte desplegó las ventanas, enarboló las cortinas, iluminó la estancia con la electricidad del relámpago. En ese preciso instante lo monté de nuevo: “Te la voy a poner, Ismael”. Y lo hice, hasta el fondo, mi verga dura dentro de su culo blando: “¡Ay papá, ay, papá!”, con fuerza, con desesperación, como si me cojiera a mí mismo. Fin.



Leé aquí más de José María Gómez 

miércoles, 17 de febrero de 2016

Cuestión de tamaño..





Mi pija en la foto sostenida por mi amigo Barry, se la bancaba entera con la de algún otro dentro de su culo.
Por qué unos tanto y otros tan poco? 




Muy Buenas a todos, les explicare mi problema, una noche que estábamos solos en mi casa con un flaco que me interesa MUCHO viendo una película que traía escenas de sexo, no empezamos a poner hot y pensamos en hacerlo (nunca había pasado nada...), lo conocí por el blog. 

Entonces empezó todo el juego previo, saco mi chota e intento que me la chupe pero no podía ya que mi verga casi no le cabía en la boca, (solo le entraba el glande) y llego a tal punto que ante el "problema" se cortó la inspiración. Yo soy solamente activo, y salvo algún que otro jueguito no se me ocurre, nada más como para poder hacer, lo peor es que lo tengo cerca y ya estoy al palo. Me encantan las chupadas largas y bien profundas, soy bastante aguantador por lo tanto no acabo enseguida. Me preocupa la situación porque si pasa esto en la boca me imagino que no llegaré a tocarle el culo. Y la fantasía más grande que tengo con él es hacerle el orto largo y parejo, bombeándolo duro y hacerlo gozar hasta que me pida en Arameo que acabe... no sé si queda claro. No sé que hacer...

El flaco me dice que tengo una chota descomunal que es muy grande pero que el no puede... Igual me la huele, me chupa los huevos, me lame, me huele los pies, todo me calienta tanto que en algún momento acabo, previo dolor de huevos mal.

Por todo esto decidí medirme el grosor de mi pija lo hice con una cinta métrica alrededor de la parte más gruesa y media 9 cm yo la veo normal porque es la verga que cargo siempre, pero esto ya me pasó antes. Tuve una relación con un flaco que conocí por acá también, pero era solo sexual, el flaco se bancaba mi pija y la de otro chavon mas con quien lo cogiamos, pero era re puto. No daba para una relación. Fuck! Me costó bastante salir del armario y ahora que estoy listo para una relación me surgen estos problemas, repito, no es la primera vez que me pasa.

Para colmo de males este flaco tiene la boca pequeña, y en verdad quiero que me haga un sexo oral. El es todo pequeñito y por eso me gusta y me calienta, pero también entiendo que me tenga miedo. El también está atraído pero me doy cuenta que muchas veces me rehuye. No sé que hacer, si escribo esto es porque estoy desesperado. A alguien se le ocurre algo?

Saludos gente y gracias!

Diego Aldama

Me cojés en la cama de Juan?

Juan Manuel, fue mi mejor amigo de la secundaria y mi confidente en (casi) todo. Se definía como homosexual desde muy chico y juntos habíamos descubierto los placeres de compartir un cuerpo de hombre. No teníamos pudores ni vergüenzas, por lo que tampoco teníamos límites en probar cosas nuevas.

Pero no son esas cosas las que les quiero contar hoy. Y para ser honesto, no es de Juan Manuel de quien les quiero contar. Quiero hablarles de Miguel; su padre.

Juan

[avatar user="Alejo Singer" align="left" /]


Miguel era el padre "gamba" de la división. El que nos acompañaba a las excursiones, al viaje de egresados, el que nos hacía el aguante en la casa y, aparte, mi entrenador de tenis durante esos años.


Era viudo: la mamá de Juan había fallecido cuando él tenía 7 años y desde allí nunca se le había conocido una novia.


Lo que más recuerdo de Miguel era su espalda musculosa, sus brazos enormes, su pecho peludo, su boca amplia y barbada y sus manos recorriendo todo su cuerpo bajo las duchas después del entrenamiento.


- Lavate bien el pito - me decía. Y me guiñaba un ojo, mostrándome él mismo como se hacía. Agarraba el jabón, tiraba el cuero duro para atrás dejando la cabeza roja y ancha a la vista y recorría con el dedo enjabonado toda la circunferencia de su glande. Luego, con su palma le daba una enjabonada general, la enjuagaba y me volvía a mirar para encontrarse con mis ojos brillosos y mi boca semi abierta.


Tres o cuatro pajas por día me clavaba recreando esta escena. Yo tenía todas las preguntas y las inquietudes propias de mi edad y pensaba que le podía ocultar mi calentura a este flor de macho que tenía todo más que claro....


Muchas noches yo me quedaba a dormir con Juan. A pesar de que Miguel sospechaba (o sabía) todo lo que pasaba en esa habitación, nunca invadió nuestra intimidad ni nos hizo sentir incómodos u observados. Parecía aceptar abiertamente y con amor incondicional la forma de vida de su hijo.


juanCierta noche, en verano, no nos podíamos dormir de la calentura que teníamos y Juan me propuso hacer un 69. Era de madrugada. supongo que Juan no se había percatado de la puerta entornada. Comenzamos a chuparnos las pijas, pasando por nuestras bolas y acariciando nuestras esfínteres humedecidos con saliva y al cabo de un rato,con los ojos ya acostumbrados a la oscuridad, pude ver la silueta de Miguel,en slip, espiándonos desde el pasillo. A partir de ese momento, comencé a hacer gala de todo lo que había aprendido en las películas que veíamos con Juan mientras no había nadie en la casa. Me calentaba pensar que, en realidad, estaba dando un show para su padre.


Me puse en un ángulo en el que pudiera apreciar todo el panorama, lo acomodé a Juan sin que viera nada y ahí mismo, como las actrices porno, mientras Miguel observaba en silencio le tomé toda la leche a su hijo, saboreando cada gota y gimiendo despacio. Me imaginaba el show de la ducha, solo que en vez de estar lavándose la pija, esta vez se la estaba masturbando al otro lado de la puerta. Luego, le pedí que me chupe el culo para acabar. Juan me levantó las piernas poniéndome la cabeza justo debajo de mi verga y a los pocos segundos de mamar con fuerza mi agujero me hizo acabar enormes chorros de leche sobre mi propia cara, juntándolos con los dedos y obligándome a comerlos.


Esa noche, decidí que quería estar en la otra cama. En la cama matrimonial, del otro lado del pasillo. Y no tuve que esperar mucho.


Ese verano, Juan se fue a Italia en un intercambio cultural y Miguel me propuso seguir con el entrenamiento de tenis. Yo estaba entregado y él lo sabía. Sólo lo detenía el hecho de que yo fuera menor de edad... pero yo ya tenía 15 años y era, en gran parte, un hombre. Ya me había desarrollado por completo, mi voz había cambiado, mi pija iba camino a sus 19x5 definitivos y había entrenado mucho. Mi cintura y mi cola, daban cuenta de ello.


Ese día, luego del entrenamiento, me dijo que íbamos directamente para su casa. Que él le avisaba a mis viejos, nos bañábamos allá, cenábamos y, si se había muy tarde, me quedaba a dormir en la pieza de Juan.


Nos subimos al auto y durante todo el viaje fuimos charlando mientras él, como quien no quería la cosa, acariciaba mi pierna izquierda.


-¿Te molesta? - me dijo, sonriente, mirándome profundo a los ojos


- Ni ahí - le contesté, sonriendo


Cuando llegamos, me hizo pasar a la pieza de Juan y acomodar mis cosas mientras él me calentaba la ducha.


Estuve un rato largo debajo del agua pensando, hasta que Miguel golpeó la puerta y me pidió permiso para entrar. Estaba desnudo y con una toalla rosa en la mano.


-¿Nos bañamos juntos como en el club? - me dijo, sin esperar respuesta. Y ahí lo tenía. Compartiendo el chorro de agua caliente, desnudo, con las axilas transpiradas enjuagándose al lado mío, pasándose el jabón por el pecho, por las nalgas, por las bolas y haciendo la rutina del lavado de pija al alcance de mi mano.


- ¡Ey! ¡Relajate! No vamos a hacer nada que vos no quieras - me dijo mirando mi pija enhiesta - y me besó en la boca.


- Te quiero mucho - prosiguió - Pero te quiero de verdad. Vos sabés que esto que estamos haciendo está para el orto. Que si contás algo yo voy preso. ¿Querés que sigamos o no? - yo permanecía sin habla, con el corazón a mil, emocionado, enamorado, caliente. Se me escapó una sonrisa.


- Me gustás mucho - le dije - Yo también te quiero


- ¿Te gustaría pasarme el jabón como te enseñé? - me dijo, pelando la cabeza de esa herramienta hermosa


Y comencé, entre arrumacos, a acariciar toda esa piel sensible de su glande con la palma de mi mano, mientras él jadeaba y sus piernas se flexionaban involuntariamente. Tenía la pija muy dura, y con cada pasada de mi mano se endurecía más aún.


- ¿Te puedo decir "papu"? - le dije, mirándolo travieso. Y eso pareció enloquecerlo


juan ca2- Chupala como vos sabés - me dijo, cómplice, guiando mi cabeza hacia abajo. - Haceme todo lo que le hacés a Juan. Vos necesitás un hombre, no un chico-


Y aún debajo de la ducha pude percibir todo ese olor a hombre mientras me esforzaba por abrir mi garganta hasta el fondo y comerme esa pija gruesa.


- Quiero ir a tu cama, papu - le dije


Cerró la ducha, me envolvió en la toalla para secarme superficialmente y me dijo "Hoy te tengo toda la noche para mi"


Y cuando llegamos a la habitación, me acostó boca abajo sobre su cama enorme, me pidió que levantara bien la cola, que la abriera con las manos y que mantuviera las mejillas apoyadas sobre la cama.


Así estuvo chupándome el orto un rato muy largo. Intentando abrirlo, primero con su lengua juguetona, luego un dedo, dos, mientras seguía jugando con su lengua pajeándome la chota para abajo y pegándole hermosos lengüetazos primero y una profunda chupada una vez que su mano encontró mi próstata.


Sabía cuándo parar para que yo no acabara y cuándo acelerar el ritmo para hacerme llegar al límite.


- Ponete boca arriba - me dijo. Y me puso en la misma posición que había visto a través de la puerta aquella noche. Mis piernas abiertas y estiradas, mi agujero apuntando hacia arriba y mi pija muy cerca de mi boca.


- Chupala - me ordenó. Y mientras yo lamía mi propia pija adentro de mi boca, el se paró sobre la cama y poco a poco me fue entregando su trozo.


Así me estuvo garchando un buen rato. Miguel tenía mucho aguante. Sabía enterrarla toda haciéndome sentir con la cola llena de carne y le gustaba de golpe sacarla y cojerme rapidito, sólo metiéndome la cabeza en la puerta. Eso me hacía doler un poquito, pero me enloquecía de placer sentir cómo se dilataba mi ojete.


Luego me puso de costado, los dos recostados en la cama, él abrazándome fuerte desde atrás, mis piernas abiertas rodeando su cintura y me cogió muy profundo mientras me besaba el cuello.


Me trató con mucho amor, aún cuando su sexo era furioso y animal. Me trató como le gustaría que un hombre trate a su propio hijo.


- ¿Te animás a cabalgarme? - me dijo. Y yo, que eso también lo  había aprendido de las actrices, abrí mis piernas y ante sus ojos incrédulos y encendidos de lujuria me clavé todo eso en la cola gimiendo de dolor y de placer.


Él comenzó a hacerme la paja.


- ¿Juan se banca toda esta verga adentro o te coje sólo él?


- Toda. Se la banca toda y sin chistar. ¿Y vos le viste la pija parada a tu hijo? Es muy muy parecida a ésta - le dije, tocándome el borde de mi agujero estirado e inundado con su pija. - No tan gruesa, todavía, pero muy linda - Y luego de unos minutos de saltar furiosamente sobre su pija, no aguanté más y gritando de placer llené toda su panza, su pecho, su cuello y hasta su cara con mi leche mientras él se reía a carcajadas de felicidad por haberme hecho acabar a chorros y a los gritos. Se sintió muy macho. Y me pidió que relaje la cola, ante lo cual intensifiqué mi cabalgata, abrí bien mis piernas y recibí toda la leche que Miguel pudo darme.


Volvió a reírse a carcajadas y a gritar de placer y tardó varios minutos hasta que los espasmos calmaron y salió de adentro mío con su pija hinchada y húmeda, como recién extraida de una vagina.


Esa noche no dormimos nada. Hicimos el amor muchas veces entre promesas de guardar silencio.


- ¿La próxima vez me cojés en la cama de Juan?


- En la cama de Juan la próxima, y en las duchas del club la que sigue - y me guiñó el ojo como hacía siempre.

martes, 16 de febrero de 2016

En el Mc de Morón, pasan cosas...

mc moron




 

@PajeroLafe

Cine Vip’s cinema de Córdoba.

Cine Vip’s cinema de Córdoba | Buenos Gestos | Reconocimiento

 

Vip’s cinema de Córdoba.

 

Hola, quiero resaltar un buen hecho que me paso y nos paso a todos ayer lunes a la tarde- noche en el Cine Vip’s cinema de Córdoba.
Es el mejor cine porno de Córdoba, ($80, tenes mucho papel y jabón). Ayer fuí despues del laburo y pintaba una tremenda tormenta, pague los 80 mangos de entrada y como había mucha gente salí a comprar forros, llegue a tener contacto con uno y luego sentimos que empezó a llover, no le dimos importancia hasta que pasado un rato se empezó a inundar el baño y entrar agua por los desagües, aclaro que las calles estaban colapsadas y por ende hubo muchos negocios y edificios sin luz y con agua adentro.
La cosa es que se inundo la parte del fondo y luego siguió hasta adelante, encendieron las luces y nos quedamos todos mirando la tormenta. El pibe regalo un par de cervezas y a los que estuvimos 2 horas o menos nos devolvió la plata o podíamos volver con la entrada. La mejor onda y excelente forma de cuidar la clientela ya que el cine Tao Sex se volvió una mierda donde ni siquiera son capaces de poner papel higiénico y a veces no hay agua para el inodoro.
Bueno, solo quería hacer publico esto. También me paso una situación similar en el sauna de Tucuman 466 que se corto la luz por un problema de ellos y no nos devolvieron la guita. Saludos para todos.
Dirección:Santa Rosa 212
Gay Frendly
Dias que abre: Lunes,Martes,Miércoles,Jueves,Viernes,Sábado,Domingo
Horarios: De Lunes a Sabados a partir de las 10.00 hs. - 3.00.
Domingos a partir de las 14.00.
Precios $ 80
Descripción: Cuenta con dos salas. la mas grande con temática hetero y una minisala con temática gay.
Dispone de una barra con bebidas.
Ambiente climatizado.

Juancho

lunes, 15 de febrero de 2016

George Michael - Sorprendido en una tetera

 
En 1998 George Michael fue sorprendido participando en la práctica del cottaging durante una visita a Estados Unidos —en un lugar cercano a Beverlly Hills, California—. Si todos lo hacemos porque no George. Ahora que ha fallecido, parece lejano ese hecho, pero creánme fue un escándalo! 


Al día siguiente, los tabloides británicos daban la noticia con el siguiente encabezado: Zip me up,before you go go (Súbeme la cremallera,antes de irte), parodiando el título de uno de los éxitos pop del cantante. El incidente le llevó a salir del armario y declararse abiertamente homosexual.



Más adelante, además presentó un vídeoclip, Outside, en el que se vengaba de las burlas recibidas y hacía una parodia en la que él se encontraba en unos baños públicos que de repente se llenaban de policías gays.

[youtube http://www.youtube.com/watch?v=gwZAYdHcDtU?fs=1]

 

LA CARRERA (E IMAGEN PÚBLICA) DE GEORGE SUFRIÓ UN REVÉS CUANDO, EN 1998, FUE DETENIDO EN UNA OPERACIÓN ANTI-‘CRUISING’ EN LOS ÁNGELES POR UN POLICÍA DE PAISANO. EL ESCÁNDALO POSTERIOR SUSCITÓ UN DEBATE SOBRE LOS LÍMITES DEL DERECHO DE LA OPINIÓN PÚBLICA A CONOCER LA ORIENTACIÓN SEXUAL DE LAS ESTRELLAS Y LA NECESIDAD DE ÉSTAS DE MANTENERSE PROTEGIDAS DE ESTAS INQUISICIONES. MICHAEL ZANJÓ LA CUESTIÓN CON EL VIDEOCLIP DE ‘OUTSIDE’, PUBLICADO EN SU DISCO DE GRANDES ÉXITOS, EN EL QUE SE BURLABA DE LA OPERACIÓN POLICIAL Y DE LO QUE ACONTECIÓ DESPUÉS.



A partir de ese momento, su producción discográfica se redujo notablemente, con sólo dos discos de material nuevo publicados desde entonces (‘Patiente’ en 2004 y su álbum orquesta ‘Symphonica’ hace dos años).

Lo que sí se multiplicaron fueron sus problemas con las drogas, con diversas detenciones por tenencia y consumo, y los de salud. En 2011 estuvo ingresado en la unidad de cuidados intensivos por una neumonía y en 2013 sufrió un traumatismo en la cabeza tras sufrir un accidente mientras conducía su coche.

Se calcula que a lo largo de su carrera vendió cerca de 100 millones de álbumes. Se prevé que las ventas se disparen de nuevo y que, más que nunca en estas fechas, vuelva a sonar aquel ‘Last Chritsmas’.

 

Enfermedad de Peyronie

Ale K | Columna | Enfermedad de Peyronie

En muchas ocasiones llegan al consultorio chicos u hombres ya adultos con problemas para mantener relaciones sexuales y que se han acostumbrado -per sé- a llevar una vida sexual mediocre sin saber que portan una afección cuya solución por la vía quirúrgica, los haría tener relaciones sexuales sin dolor, mejorando dicha calidad sexual,  me refiero a la enfermedad de Peyronie causada por una curvatura del pene, es una enfermedad adquirida (no está presente al nacer, sino que aparece a lo largo de la vida), de causa desconocida, que se caracteriza por producir la fibrosis de la túnica albugínea del pene, causando la deformidad de éste (desviación o curvatura anormal con la erección, generalmente hacia arriba), dolor y, en algunos casos, disfunción eréctil. Se va a observar la presencia en el miembro viril de una placa fibrosa de tejido cicatricial que presenta una consistencia dura al tacto.

Peyronie

 

[avatar user="AleK" align="left" /]

Su nombre se debe al médico francés Francois Gigot de La Peyronie, cirujano del rey Luis XV de Francia. La historia fue muy generosa con él, ya que su publicación, no sólo no fue la primera sino que además no estaba del todo en lo cierto al titularse: “Sobre algunos obstáculos que se oponen a la eyaculación natural del semen”. Existen documentos que demuestran que la misma entidad ya había sido descripta anteriormente por Theoderico de Bologna (1270), Wilhem de Salietto (1476), Andreas Vesalio (1543), Gabrielle Falopio (1561), Arantius (1579) y Nicolas Tulpius (1641).

Después de 269 años de esa primera publicación, la enfermedad sigue siendo un enigma. Aún no está claramente definida su causa, cómo se produce y cómo tratarla exitosamente.

Durante la erección, este tejido eréctil se rellena de sangre, el pene aumenta de tamaño y se vuelve rígido. Estos cuerpos cavernosos están rodeados de una hoja de tejido elástico llamada túnica albugínea. Existen dos tipos de incurvación de pene:

Enfermedad de Peyronie (aparece a lo largo de la vida).
Incurvación congénita de pene (se detecta en la juventud).
La incurvación del pene origina gran ansiedad, muchos médicos, incluso muchos urólogos no saben como tratarla y es importante que consultes con un uro-andrólogo con experiencia en este tema.
¿Qué es la enfermedad de Peyronie?

La enfermedad de Peyronie ocurre cuando una placa (cicatriz) se desarrolla en los cuerpos cavernosos y/o en la túnica albugínea que los rodea. La zona donde se produce la cicatriz (fibrosis) pierde la elasticidad, por lo que no se estira cuando se rellenan los cuerpos cavernosos y por lo tanto el pene se dobla hacia la dirección de la cicatriz.

peyronie
Enfermedad Peyronie

Esta incurvación inicialmente es dolorosa, y puede dificultar o imposibilitar la relación sexual. Esta placa de fibrosis que dobla el pene y produce dolor en erección es un tejido cicatricial totalmente benigno.

¿Qué síntomas produce la enfermedad de Peyronie?

La fibrosis (cicatriz) que se produce en la superficie del pene (túnica albugínea) puede provocar los siguientes problemas:

  • Dolor del pene durante la erección.

  • incurvación del pene durante la erección, que puede dificultar, incluso impedir la penetración.

  • Acortamiento o estrechamiento del pene.

  • Impotencia o descenso de la erección.

  • Obviamente los problemas para la relación sexual (por la incurvación o por la falta de rigidez) pueden causar mucha ansiedad y problemas psicológicos. A la exploración, se palpa una zona endurecida, generalmente en la parte superior del pene y otras veces en los laterales del pene. Esta enfermedad tiene una evolución variable, pero tiende a ser progresiva, es decir: con el tiempo aumenta la incurvación y se reduce el tamaño del pene.


¿Porque se produce esta enfermedad?

No se sabe con certeza cuál es la causa de la formación de la placa de fibrosis. Puede ser el resultado de un traumatismo con el pene erecto (por ejemplo durante el coito). Varios estudios relacionan la enfermedad de Peyronie con alteraciones del sistema inmune. Sin embargo, parece seguro que esta enfermedad no tiene relación con enfermedades de transmisión sexual, ni es un tipo de cáncer. Cualquier hombre puede padecer esta enfermedad. La media de edad para su aparición es de cincuenta años pero puede darse en varones jóvenes.

¿Debo preocuparme?

Muchos pacientes acuden a nuestra consulta agobiados, pensando que ese bulto (placa fibrosa) que se palpan en el pene puede ser un cáncer. Nosotros siempre les decimos “Esta enfermedad no es un cáncer pero puede condicionar mucho tu vida sexual”. En primer lugar debemos saber que la enfermedad de Peyronie es difícil de curar. En segundo lugar, esta placa fibrosa produce incurvación y en ocasiones descenso de la rigidez del pene. Por uno u otro motivo, muchos pacientes tienen dificultad para realizar la penetración, y en casos severos la penetración ano/vaginal no es posible. Todo esto puede producir un impacto psicológico importante.

¿Qué debo hacer si noto incurvación o un bulto en el pene?

Debes consultar con un urólogo con experiencia en el tratamiento de enfermedades del pene (uro-andrólogo). Muchos médicos, incluso urólogos no saben como tratar esta enfermedad y le dicen al paciente que no es nada. En el Servicio de  Urología y Medicina Sexual del Hospital Italiano de Buenos Aires tienen amplia experiencia en el tratamiento médico y quirúrgico de la enfermedad de Peyronie.

Peyronie

¿Qué tratamientos existen?

Esta enfermedad presenta una evolución muy variable, pero en la mayoría de los pacientes suele ser progresiva, es decir, la incurvación tiende a aumentar y la erección tiende a disminuir. Los objetivos del tratamiento son: aliviar el dolor, mejorar la incurvación y detener la progresión de la enfermedad. En la primera fase se emplean los tratamientos médicos, pero con una eficacia muy limitada. Los fármacos más utilizados son: pentoxifilina, tamoxifeno, vitamina E y colchicina. No hay un tratamiento único que haya demostrado ser efectivo en todos los casos con enfermedad de Peyronie. El uro-andrólogo te indicará el tratamiento más apropiado para su problema y cuanto tiempo debes tomarlo. Recientemente se han presentado diferentes trabajos sobre el efecto de las ondas de choque de baja energía en pacientes con Enfermedad de Peyronie con buenos resultados. En una segunda fase, cuando el dolor haya cedido, si persiste la incurvación debe pensarse en una intervención quirúrgica para poner corregir la incurvación.

¿Qué ofrecen las ondas de choque en la Enfermedad de Peyronie?

En pacientes con Enfermedad de Peyronie, las ondas de choque de baja energía son focalizadas sobre las zonas de fibrosis (placas) produciendo una importante mejoría del dolor (llega a desaparecer) y tiene efectos beneficiosos sobre la erección y sobre la evolución de la enfermedad. Diferentes estudios han demostrado que los pacientes tratados con ondas de choque de baja energía presentan una mejoría significativa con respecto a los pacientes tratados con placebo (simulación del tratamiento). En los pacientes que recibieron ondas de choque se detuvo la enfermedad y mejoró la incurvación. En cambio, en los pacientes que recibieron placebo, la enfermedad y la incurvación siguió progresando.

¿Cómo se aplican las ondas de choque?

El dispositivo DUOLITH SD1 (Storz Medical) tiene un terminal parecido a un ecógrafo que se coloca sobre el pene y permite focalizar las ondas de choque directamente sobre las diferentes zonas de fibrosis (placas). Puede seleccionarse la energía y puede seleccionarse la profundidad de penetración de las ondas de choque (0 a 30 mm). De esta manera, el tratamiento se aplica directamente sobre la zona que queremos tratar. El tratamiento consiste en 4 sesiones, una por semana, y en cada sesión se aplican 3000 impulsos.

¿Qué operaciones pueden realizarse?

[caption id="attachment_10582" align="alignright" width="450"]Peyronie Es una enfermedad adquirida (no está presente al nacer, sino que aparece a lo largo de la vida).[/caption]

La primera norma es que la cirugía de la incurvación peneana debe realizarla un urólogo con amplia formación y experiencia en cirugía peneana. Siempre, la mejor cirugía peneana es la primera.
Las reoperaciones son más difíciles y con peores resultados. La segunda norma es que la cirugía de la incurvación del pene debe de realizarse en el momento adecuado y aplicar la técnica más apropiada para cada incurvación.
Existen más de veinte técnicas para corregir la incurvación del pene, que pueden resumirse en tres tipos de cirugía:

Acortamiento del pene en el lado opuesto a la placa para corregir la incurvación. Existen varias: plicatura simple, plicatura modificada, técnica de Nesbit, etc…
Incisiones en la placa y colocación de un pache de material biocompatible.
Implante de una prótesis de pene más rotura de la placa. Solo debe emplearse en pacientes con incurvación de pene y disfunción eréctil.

¿Que es la incurvación congénita del pene?

Es una incurvación del pene que se detecta en jóvenes, habitualmente, antes de los 20-25 años. Generalmente en las primeras erecciones ya se aprecia cierta incurvación y conforme el pene se va desarrollando la curvatura va aumentando. Este tipo de incurvación suele ser hacia abajo o hacia un lado.

¿Por qué se produce?

Se origina porque los cuerpos cavernosos (erección) crecen más que la uretra (micción). Esta discrepancia de tamaño entre cuerpos cavernosos y uretra provoca, que en rigidez, el pene se doble hacia abajo o a un lado.

¿Es grave esta incurvación?

NO. En estos casos no aparece ninguna placa de fibrosis y no es evolutiva. Además, no se produce disfunción eréctil y no se acorta el pene. De hecho, la mayoría de los jóvenes con incurvación congénita, tienen el pene más largo de lo habitual. No obstante, el verse el pene doblado puede ocasionar serios problemas psicológicos a los jóvenes. Además, si el pene presenta una incurvación mayor de 30º puede tener problemas para la relación sexual y si la incurvación no se corrige, al forzar la penetración puede producirse un Peyronie con peor pronóstico.

¿Como puede tratarse la incurvación congénita?

Requiere una cirugía bien realizada por un uro-andrólogo con experiencia en estas técnicas. Las normas que he comentado para la cirugía del Peyronie, aquí aún son más importantes. La técnica de “plicatura modificada de la túnica albuginea”, se realiza con excelentes resultados.

Consejos para Peyronie e incurvacion congenita

  • La Enfermedad de Peyronie suele producir dolor e incurvación del pene en erección.

  • La consulta con un uro-andrólogo te ayudará a enfrentarse con este problema y le llevará de la mano, aplicando en cada momento el tratamiento más apropiado.

  • No existe un tratamiento eficaz para todos los casos.

  • La incurvación congénita del pene se resuelve con una cirugía bien realizada.

  • La cirugía peneana solamente debería realizarla profesionales con amplia experiencia en este campo.

Murió Maverick, artista drag.

viernes, 12 de febrero de 2016

Cine Hot, Garay 1267 - Constitución - CABA.

Mi última visita al cine de Constitución (Cine hot, Garay 1267)

teterasFui la semana pasada, el miércoles 27/1 a eso de las 16 hs. Pagué la entrada ($90) y le dí $10 al acomodador. Me acompaña adentro y, apenas corre las cortinas de entrada, nos encontramos con 3 tipos parados pegados a la cortina. El acomodador dice algo como 'bueno, bueno...' medio cagándose conmigo de risa de la situación...

En fin, lo dejo al acomodador ahí diciéndole que me arreglo y me ubico en una butaca del medio de la sala. Espero hasta acostumbrarme a la oscuridad y empiezo a mirar la 'fauna' del cine. Al rato, cuento aproximadamente 10 personas. Dos o tres sentados en sus butacas, una especie de travesti (muy masculina) desfilando cada 5 minutos por el pasillo central, 2 o 3 parados en el fondo tirando onda a los que pasaban y algunos mas que giraban.

Una vez que me calenté bien, me fui al baño, que está al final de un largo pasillo y me puse en el meadero. Estaba con unos shorts que me calcé en la raya y me puse a pajear despacito. No pasó mas de un minuto y vino uno de los que giraban. El tipo tendría unos 50 años (yo tengo 52), era flaco, se lo veía humilde, vestía camisa a cuadros y jean. Se para en el meadero de al lado, pela la chota, se empezó a pajear y a mirarme. Se la miré y me gustó. Era normal y estaba bastante dura, con el prepucio que todavía cubría parte de la cabeza.
Tiré la mano y se la empecé a pajear. Él me empezó a tocar el culo (cosa que me encanta).

Estabamos en eso, cuando vino un tipo, onda pasiva, y se puso a mirarnos. Como no se iba y me incomodaba, le dije al tipo 'vayamos arriba' y él asintió. Yo me fui, vi que el tipo me seguía (me caliente muuuucho eso, también), y subí al pequeño 'pullman sin butacas' que tiene este cine.

Me ubiqué contra la pared que dá a la pantalla y al toque lo tenía al tipo atras mio tocandome el culo. Lo deje hacer un rato, apoyando mi culo a su pija, y luego me dí vuelta, me puse en cuclillas, le pelé la pija y se la empecé a chupar. Me gustaba bastante, dura y con olor a macho. Él me agarraba la cabeza dirigiendo los movimientos y yo la saboreaba. Cuando estuvo bien dura (ya el prepucio estaba bien atrás), saqué un forro y se lo puse ayudándome con la boca.

Me dí vuelta, me apoyé en la pared y el tipo me empezó a penetrar. Yo gemía y el tipo bufaba. Me encantó la cogida. Estuvimos un rato así, y dos tipos se acercaron a mirar. Yo me concentré en mi macho y no les dí bola. El tipo acabó entre bufidos y se quedó apretado a mi mientras se le bajaba, mientras me besaba la nuca y las orejas. Cuando la sacó, me di vuelta, le saqué el forro y le dije que me había gustado. El me dijo 'a mi también' y se fue.

Yo bajé un rato, me senté y me pajeé hasta acabar. Hubo 2 tipos que se me acercaron, pero no les dí bola.

Descansé un poco y salí tipo 18 hs.
En resumen, este cine (como la mayoría) está bastante caído, pero igual se pueden pasar lindos momentos, si no se dan muchas vueltas...

Besos

 

Jorge Data

Ismael (Dios oye). Final (dos)

José María Gómez | Nosotros y los Baños| Los Putos|

IsmaelPero antes lo bañé. Abrí todos los grifos y encendí todas las luces del cuarto de baño. Necesitaba verlo, reconocer su piel, descubrir en cada uno de sus recovecos la fuente de mi deseo. Buscar, sobando sus intersticios, la índole primaria del instinto de posesión, el núcleo duro de un impulso feroz (elemental y sagrado) que me impelía a devorarlo. “Hacerlo” mío, es decir, inventarlo por sobre su constitución para mi goce, sabiendo desde ya la inutilidad del propósito. No hay nada más esquivo que un cuerpo: irreductibles e irredentos, provocan en el deseante la propia incompletitud, fantasmas de un deseo que se presume atrapar a través del otro. Pero lo intentaría.

Ismael, mi niño, se aprestaba, dócil. El olor del sueño aún permanecía en sus angulares. Apoyado en el marco de la puerta, me miraba hacer, escondiendo su mano bajo la tela ínfima, tocándose los “huevos”. Somnoliento, una fugaz erección coronaba su figura. El pedazo de carne, aun retraído, se percibía brutal; contrastaba, con su materialidad, mis afanes: un ritual de pureza y pulcritud, una manera como tantas de convocar con gestos la franca manifestación.


El agua que se alborotaba sobre la cerámica difuminaba un sutil esplendor, un arco iris que se estrelló en su pecho al acercarse. “Me siento ahí”, dijo de pronto apoyándose sobre el borde de la inmensa bacha. “Así que me vas a bañar, papi… ¿y te animás?”, agregó, todavía entero. (En breve, cuando lo llevé en brazos a la cama, una fragilidad conmovedora que me volvió loco lo arrebataría). Ahora, haciéndose el canchero todavía, se cruzaba de brazos, mirándome. Su cuerpo, por la proximidad, se agigantaba. En un momento me imaginé que no iba a poder. Esa es otra propiedad de los cuerpos: su inmensidad. Hay que estar muy caliente para imaginar que es posible poseer a  un cuerpo. Pero era el caso, precisamente. Yo ya no daba más de calentura e Ismael tenía un cuerpo muy hermoso. Pero también y sobre todo, propicio. Había nacido para que lo cojieran. Y yo sería el primero.


“Cerrá los ojos y abrí el culo”, le dije en broma mientras lo bañaba. “¡Qué atrevido!, me contestó, arrojándome agua. Utilicé grandes cantidades de champú. Ismael se puso a chapalear, a propósito, para enchastrarme. “¿Querés un patito para jugar?”, le pregunté, siguiendo con la broma. “Tengo uno acá… ¿qué, no lo viste?”, me contestó, y se largó a reír. Y yo también. Y nos reímos mucho, mucho.


(Continuará)


 

Leé acá más de José Maria Gomez 

jueves, 11 de febrero de 2016

Mambos en la cama II

Poco a poco me va desvistiendo y besando cada parte de mi cuerpo, él no emite palabra y tampoco se quita la bata, le gusta el juego previo, pasa su lengua por cada centímetro de mi cuerpo, pero no me deja tomar un rol más participativo

mambos

[avatar user="Ivan Mon" align="left" /]

Hoy alguien me invitó a probar FF (fistFuck), dije gracias pero paso, no es lo mío, pero no pude dejar de pensar en las creapy - experiencias que a veces tocan, cuando en la soltería algunos encuentros resultan escabrosos o nos hacen replantear la valoración de riegos en estos encuentros.

Con el anuncio online de: “Act, maduro (48), dotado, con lugar, tranquilo, toda la tarde libre, para ahora” ….. y con un par de palabras en el chat, parece que todo marcha bien, organizamos encuentro y se suma la calentura que nubla la precaución. Son las 16:30 y llego a un depto. de Callao, aviso por el portero eléctrico y él me indica subir directo a X depto., me abre la puerta alguien, es un poco mayor que 48, se parece al de la fotos, agradable al trato, fornido y con una bata roja de ducha, la canas coronan sus parietales.

mambosÉl estaba mirando una peli, ponete cómodo – me dice –. El depto. está medio vacío como si nadie viviera allí. Me recuesto en la cama y él hace lo propio, se me tira encima y me planta un beso, siento que entre medio de la bata su sexo se asoma y poco a poco me va desvistiendo y besando cada parte de mi cuerpo, él no emite palabra y tampoco se quita la bata, le gusta el juego previo, pasa su lengua por cada centímetro de mi cuerpo, pero no me deja tomar un rol más participativo, le gusta la sumisión del otro. En un momento se levanta y va hacia la puerta – dame un segundo- me aclara. Me quedo desnudo mirando la peli xxx, y él regresa acompañado por alguien, hecho que me toma por sorpresa y solo atino a taparme con la almohada. Es pibe es joven, lindo, parece no sorprenderle mi presencia, mientras yo petrificado mirando como el pibe se desviste de manera automática, se queda en bolas y se recuesta junto a mí - ¿quién sos?- le pregunto con recelo, el pibe se sonríe y el canoso se saca la bata dejando expuesto un miembro descomunal, trato de cuestionar el porqué de la sorpresa pero nadie me responde. Ellos entran en acción y el pibe comienza a mamarlo cual ternero, con él recostado a lado mío, a la vez tratan de incorporarme al juego con gestos y caricias, pero estoy demasiado suspicaz, de pronto mientras el canoso disfruta del felatio extiende su mano hacia la mesita de luz y saca un consolador negro y enorme con dos cabezas, y se sonríe con cierta perversión, dejándolo a mi lado, luego saca un par de esposas y una especie de rebenque preparando el salón de juegos para algo que no me esperaba, finalmente me canso del silencio y me visto para salir de la misma manera que se dio todo……en silencio….. Allí él emite sonido: no te vayas ahora vienen dos amigos más, acto seguido mientras salgo comienza a expulsar una lluvia dorada sobre el pibe sumiso que parece no afectarle en lo mínimo. Me replanteo muchas cosas después de ese encuentro, a pesar de los ratones que generan después, el momento en si me dejó descolocado.

succionatorOtro encuentro, esta vez menos riesgoso, pero no menos rememorable,  “Succionator”, otro encuentro que me develó lo particular de cada persona y de cada gusto, lo que deja en claro que el límite entre lo excitante y lo perverso es muy propio a cada sujeto. El lugar del encuentro es un box privado dentro de uno de estos saunas donde uno va buscando sexo. Un tipo semidesnudo (solo toalla) y muy atractivo me toma de pies2la mano en el pasillo ayudándome a entrar y traba la puerta. Comienza como cualquier encuentro de ese tipo, caricias, besos en el cuello, desnudes y la oscuridad de cómplice. Me recuesta en la camilla y comienza a succionar, literalmente succionar, mis orejas, luego los pezones, y a medida que baja lo hace con más fuerza, succiona mi miembro y es placentero, pero luego se torna agresivo, baja al escroto y ahí la succión ya produce dolor, le indico que con más cuidado y solo sigue bajando, me chupa las piernas, las rodillas y cada vez gime más, baja a los tobillos y al talón donde succiona con mucha fuerza y con sus manos me masturba, los gemidos que emite son casi de penetración, pero como no me duele la succión en esa zona me relajo.

piesMe succiona los pies con gran habilidad y desesperación, la sensación es rara pero también novedosa, por eso trato de disfrutarlo, me pasa su lengua entre los dedos y los chupa con deseo, cada tanto libera su boca para exclamar un ¡Siiiiii!, tomando aire para volver a su tarea, me coloca un gel en uno de los pies y me lo masajea mientras succiona (un placer particular), luego se sube a la camilla posicionándose en cuatro patas para a chuparme el miembro (al parecer entendió el límite y lo hace con más cuidado……. al parecer).

Yo disfruto y me desconecto casi de todo lo demás, concentrándome en la mamada y en el masaje que le hace a mi pie derecho con su mano. De pronto siento algo cálido en mi pie derecho…………. ! Él intenta COMERME el pie con su esfínter…….!!! Cuando me percato trato detenerlo, pero ya tenía todo tan lubricado (no me di cuenta en que momento lo hizo) que de un sentón introduce la mitad de mi pie en su ser, rápidamente lo retiro y me levanto un poco shockeado con la experiencia, y mientras me alejo el me pide -Por favor metémelo-. después me tome una ducha minuciosa y a pesar del lo incomodo del momento tuve que masturbarme porque necesitaba acabar.

A pesar de que luego tuve experiencias más abiertas relacionadas con el BDMS y otras prácticas leves, creo que la diferencia del impacto en estas situaciones se relaciona con la percepción personal y el momento particular de cada uno.
Hay cosas que no son para todos…… Hasta que la monotonía aparece y se combina con el morbo y la oportunidad de algo nuevo.

 
Leé acá del mismo autor "Mambos en la cama I"

miércoles, 10 de febrero de 2016

Pablo: S.O.S. desde el telo.

Leo una nota que publicaron, muchas victimas pasan y se identifican con el relato de Juan en su nota Verbalizar la trama real… donde justamente intenta hacer algo muy difícil poder contar y poner en palabras una experiencia de mierda que muchas veces nos pasa  o vivimos como espectadores... 

tumblr_lld3bjpXJV1qf2a5vo1_500

Es algo que pasa, y mucho. Lo peor es que las victimas muy raramente lo cuentan, mas que nada por vergüenza.
Vivo en Salta-ciudad,capital-, y aquí, al ser “pueblo chico”. Los tipos así solo operan un par de veces y por lo general se trata de chorros de paso.
Y siempre es la misma historia.
_Un pibe RE FACHERO, por lo general, blanco, ojos claros, cuerpo de gym.
_El típico “mucha onda”,”onda novio”. Que se gana la confianza al toque.
_ Los prejuicios generales y en especial los de “Los gays”…..
“tiene pinta de nene bien”….
Así es, y lo veo todo el tiempo. Un tipo fachero y un par de fotos en mh,grindr o demás redes de levante. Eliminan completamente cualquier duda o desconfianza.
No voy a entrar en el tema, pero quería traerlo a cuento, porque los prejuicios son algo que tiene MUCHO QUE VER.
Y en fin. una historia sobre los chorros.
Una mañana, me cruzo a Pablo en una librería céntrica.
El tipo gay de closet-segun el- y yo, ya nos conocíamos. De cierto encuentro en el que me dijo “que busca facheros” y yo al no caer en ese grupo, “no le iba”. Todo ok, cada cual a lo suyo.
Por A, B , C y Z. me lo seguí cruzando por cuestiones de laburo. incomodo al principio.
Volviendo a la historia, Pablo me dice que “perdió mi numero”…y …”Ahora lo necesito para que te encargues de algo bla bla bla”. Necesitaba un favor y bueh.
En eso y para acortar el tramite, le entrego mi tarjeta y le digo que me contacte mas tarde y me hable bien del asunto, que ahora estaba apurado.
Mi día siguió con normalidad y llegada la noche me fui al sobre….
1:45 de la noche, Me entra una llamada desde un numero fijo que no tenia registrado.
Pablo, llamándome desde un telo. me dice con voz entre cortada “me dejaron en pelotas en el telo, vos vivís cerca
-5 cuadras-, tráeme ropa y calzado…..porfavorporfavorporfavor”….
Totalmente despierto por la noticia, junto algo de ropa y un par de ojotas y tomo un taxi al telo para llegar mas rápido.
Al llegar me doy con lo que Pablo no me contó. Y me entero por boca de la encargada.
11.30 llega Pablo al telo con un acompañante “un chico alto musculoso muy lindo”, según la chica. El chico vestía unos shorts y musculosa, con mochila al hombro.
Luego de un tiempo, 1.30 de la mañana, el HERMOSO CHICO sale solo de la habitación, cosa que no extraño a la encargada, ya que es el procedimiento habitual cuando de dos hombres se trata.
Minutos después, la llaman desde la habitación de Pablo, el chico en cuestión lo había literalmente dejado en pelotas, y llevado sus cosas en la mochila.
Pablo completo después el relato:




  • Que lo conocio en Manhunt, que le GUSTO AL TOQUE, que el pibe en cuestión le parecía el mas dulce macho del mundo….

  • Que entraron al telo, que lo besaba con pasión,que lo cojió y se dejo cojer, que hablo de que había una “chispa” entre ellos…

  • Que Pablo se sentía el ganador de un trofeo “el chico fachero”.

  • Que mimos van y mimos vienen, el dejo a su “nuevo novio”, recostado en la cama, para entrar a ducharse “y seguir haciendo el amor”…


En lo que el pelotudin de Pablo se duchaba, el modelito tomo sus cosas y se vistio-cuestion de segundos ponerse un short y una musculosa- y ahí nomas tomo su mochila y puso TODAS LAS COSAS DE PABLO en su interior (saco sport, pantalón de marca ostentosa, zapatillas muy caras, celular caro también, camisa y reloj).


Al salir Pablo se dio cuenta de que estaba desnudo, solo y en un lugar que un “tipo como el” no pisa.
Pero todo PELOTUDO tiene suerte.
Al estar el chorro modelo levantando el saco de Pablo, se le cayo un cartoncito blanco y sin importancia, MI TARJETA.


Lo que le permitió a Pablo llamarme por un s.o.s. Ya que según el, no había amigos ni parientes a quienes pedir ayuda en una situación así…


Pablo es gay de closet-según él-
No hubo golpes, no hubo violencia. Pero la situación en si fue muy violenta.
En su momento y dado que con la victima no eramos ni somos amigos…se lo dije:
“TE PASO POR PELOTUDO”
A lo que es solo respondió: “uno tiene que cuidarse de los negros, nunca desconfías de alguien “bien”.
Porque claro, un tipo LINDO, solo por ser lindo. tiene educación y un laburo. Cuando en realidad y en el ambiente gay sobre todo. Los chicos lindos solo tiene eso BELLEZA.
Pero bueh, Hay que saber cuidarse y tomar recaudos con todos.


P.d. No me “la agarro” con los tipos lindos, solo hablo desde mi experiencia. Donde conocí: vividores , taxis y gente que no toma en cuenta que la belleza se acaba.

viernes, 5 de febrero de 2016

Lohana Berkins, su muerte.

lohana

 
"Lamentamos el fallecimiento de Lohana Berkins, militante trans por la vida, la inclusión y la igualdad LGBT", publicó en su cuenta de Twitter la Defensoría del Pueblo de la Ciudad de Buenos Aires, confirmando la noticia.

Fue una de las pocas militantes argentinas que puso por delante el "movimiento" haciendo de ello el norte de su vida sin que le importaran las valijas de guita que muchas veces le pusieron arriba de la mesa. No se dejo comprar como otras "gordas" blondas relucientes autodenominadas militantes del matrimonio igualitario o los paladines de la información que una vez muerto su adalit le vendieron todo a su mejor postor...
Lohana siempre priorizó su lucha por la igualdad LGBT.
En su última carta escribió: “Queridas compañeras, mi estado de salud es muy crítico y no me permite reunirme personalmente con ustedes. Por eso quiero agradecerles sus muestras de cariño y transmitirles unas palabras por medio de la compañera Marlene Wayar, a quien lego esta posta. Muchos son los triunfos que obtuvimos en estos años. Ahora es tiempo de resistir, de luchar por su continuidad. El tiempo de la revolución es ahora, porque a la cárcel no volvemos nunca más. Estoy convencida de que el motor de cambio es el amor. El amor que nos negaron es nuestro impulso para cambiar el mundo. Todos los golpes y el desprecio que sufrí, no se comparan con el amor infinito que me rodea en estos momentos. Furia Travesti Siempre. Un abrazo”.

Ismael (Dios oye). Final (uno)

José María Gómez | Nosotros y los Baños| Los Putos|

Su cuerpo era mi casa. Ocupaba todos los resquicios de mi imaginación. Dejaba huellas de sus pies desnudos que me dejaban sin aliento. Su olor a hombre y niño enloquecía mis narinas. Su voz, cuando no estaba, repercutía en las paredes. Sus ropas abandonadas aquí y allá se hacían mojones: en el desierto que de repente se convirtió mi vida, las únicas señales valederas. ¿De qué? Hablaba solo, yo, por los rincones: “¡Ah, cómo te voy a cojer!”.

ismael 


Algunos amigos, ignorantes de mi felicidad y de mi desgracia, me invitaron a comer. La excusa fue rescatarme de mi supuesta soledad en tanto R. permanecía en el extranjero. Ninguno sabía lo de Ismael. Como siempre, eligieron un lugar exclusivo por el Soho. Todos mis amigos son ricos o andan cerca. Nos divertimos. Casi me olvidé del chico. Vinieron un par de personas a quienes no conocía. Casi al final, y con bastante vino encima, uno de ellos me preguntó, con intención: “¿Y con quién vivís?”. Y entonces me acordé de él, de Ismael. Lo vi. Estaba arriba de mi cama, saltando como saltan los niños sobre la cama de sus padres. Estaba hermoso. Repito: extraordinariamente hermoso. Y en su vuelo, inesperadamente, se asomaban algunas partes de su cuerpo, las mejores, esas pergeñadas por Dios para la felicidad de los mortales. Pero no era un niño, claro. Era  bastante grandecito y, bajo la tela rota de uno de sus benditos calzoncillos azules, dejaba ver una poronga casi tan grande como la de Vergara. Quedé en suspenso. Todo desapareció a mí alrededor. Cuando pude volver me repitieron la pregunta. “Con un ángel”, respondí, y se me llenaron los ojos de lágrimas.


Salí a la calle luego de los saludos. Llovía tenuemente y no me dirigí directamente hacia la casa, no pude. Di vueltas por ahí. La ciudad de Buenos Aires a la noche es un jardín constante. Muchachitos de todos los colores y tamaños. Flores tempranas ofrecidas al mejor postor, recogidas al paso y dejadas de lado al final, cuando el rocío. Elegí al más niño, quiero decir, a la flor más pequeña y para hacerme daño. Y como un homenaje a Ismael. Pero no le hice el amor, no buscaba eso, solamente besé su frente infante diciéndole en susurro: La única verdad es el deseo.


Y tras esas palabras comprendí. Era una cuestión de supervivencia: o él o yo. Ismael lo sabía y esperaba el momento. “Si no me lo cojo, me muero”, musité, persignándome.


Entré a mi casa y no encendí las luces. Me dirigí raudamente a su cuarto. Estaba oscuro pero el cuerpo de Ismael no necesitaba de luces: su propio cuerpo era una luz y hacia ella me dirigí, como un poseído. Ismael dormitaba como siempre, despatarrado sobre las mantas.


“Vestite”, le ordené


¿Para qué, papi?


Porque te voy a desnudar.


 


(Continuará)
Leé acá mas de José María Gómez: “Ismael (cuarta parte)”

jueves, 4 de febrero de 2016

Verbalizar la trama real... (y su mano con un puñal).


verbalizar


Verbalizar….eso es lo más difícil de todo….encuentro via chat, arreglamos para encontrarnos, llega. Lindo tal cual se describía, hay onda, todo normal. Vamos a casa, sigue la buena onda, hay empatía, algún mimo, algún masaje. Cama: siguen los mimos y los masajitos…..luego su voz…”quedate quieto” y su mano con un puñal. Un flash creía que me había dormido y estaba soñando. Mientras me ataba las manos con una cinta me juraba que no me iba a hacer nada, “porque si hubiera querido ya te hubiera matado”. Y me quedé tranquilo ahí también le creí. Solo quería plata o algo asi que se pudiera llevar pronto, me decía que sentía culpa de hacer lo que estaba haciendo, que me cuide, que no meta gente en casa, me dio a entender de que trabajaba, que no lo busque, que nunca más iba a saber de él. Se llevó plata (no tenía TANTA tampoco), una notebook y algunos recuerdos de oro. Dejó muchísimas otras sin dudas por el apuro o por la culpa, teléfonos, tabletas y mucho más estaban ahí. “Te dejo un cuchillo a mano para que puedas desatarte y las llaves te las dejo al costado de la puerta de entrada, cuando me vaya bajá a buscarlas. Todos los teléfonos están escondidos pero buscarlos que están todos” ….Y ahí estaban hasta el iphone 6s nuevo….Cuando me desaté bajé y estaban las llaves del lado de adentro….al costado de la puerta. No tuve miedo, ….tuve suerte? Si claro me cansé de leer en diarios que por menos degollan gente. Insistía: “cuidate si te agarra un negro cabeza te mata….mirá lo que sos!!!! Sos re lindo flaco porque andás en antros así buscando gente…” Se llevó algo muy importante: la confianza en el otro…..tendrá alguien la oportunidad de entrar a casa nuevamente sin pasar por miles de pruebas, averiguaciones, escaneos, etc.? Me lo mandó Dios para que pare un poco y sepa que uno no tiene todas las percepciones claras ni que toda la gente es copada? Una de la mañana, corro dos boludeces que dejó ordenadamente sobre la cama, no duermo, pienso y pienso, tampoco lloro. TANTOS no tuvieron mi suerte. MUCHOS la han pasado peor. No quiero convertirme en lo que no quiero ser, pero quiero aprender de esto. Pude verbalizar acá……la versión oficial: la notebook se quemó, el dinero lo perdí…..los recuerdos son eso….todavía no estoy preparado para la mirada ajena que nunca me importó.



Juan


Muchos casos nos resuenan en la memoria cuando uno lee situaciones como estas,


¿Que recaudos tomar a la hora de conocer a alguien, de yirar o andar de levante?


¿Que es por estos días "seguro" al momento de entablar o hacer contacto con un desconocido?


¿Qué es lo mejor? En una tetera, -lugar publico por excelencia- o tratar de buscar refugio en un lugar que uno cree, por demás seguro, porque es de uno.


Bibliografía policial sobra pero tal vez hay dos casos testigos que llamaron la atención por pertenecer a personajes a que a primera vista resultan intocables y sin embargo resultaron tan vulnerables como el resto de los mortales. Me refiero a Luis Emilio Mitre, (58) (si, el mismísimo hermano de Bartolomé Mitre, dueño de La Nación); apareció asesinado en su departamento 8vo. "B" de la calle Posadas 1454, en Recoleta, el 2 de enero de 2006. El abogado y periodista estaba tirado boca arriba en una cama de la habitación de servicio, con una bolsa colocada en la cabeza y anudada con dos vueltas de cinta.
La autopsia determinó que la causa de muerte fue asfixia por sofocación y que el crimen se cometió entre la noche del 30 y la madrugada del 31 de diciembre de 2005. Un caso del que todavía se tienen muy pocas certezas, en este país en donde se suicidan por encargo fiscales...  Y el de Eduardo Miguel Ballester (61) un empresario ganadero muerto también por "asfixia mecánica"; estaba en la cama, sólo con ropa interior, atado de pies y manos con unas sogas. A su alrededor todo estaba revuelto. Creen que le habrían robado dinero en efectivo (aunque su caja fuerte no fue forzada), alhajas y otros objetos de valor. Herencias, problemas familiares, pasiones privadas y taxi boys.  Un cóctel explosivo si lo hay. 


Diego de Alzaga

miércoles, 3 de febrero de 2016

Gozando un buen pete con todo adentro...



Experiencia: Gerardo dice: "Ayer le quise hacer un pete a mi chico, pero cuando lo deposite en mi boca, y empece a bajar... lo cague mordiendo, y ahora no tengo sexo durante 2 semanas, por que le deje el choto mas hinchado que un poroto en remojo" Me dan algún tip?... (Gracias Geri, por compartir esto con nosotros).


Si quieren masajeenlo antes de ponérselos en la boca atorrantes.
~ Los costaditos son importantes.... No es solamente de abajo para arriba eeehh
~ Usen diferentes posiciones... todo suma...
~ Cuanto mas despacio sea y se use mas la lengua es mucho mejor... por que si lo haces muy rápido corres peligro de rasparle la viborita...
~ Si no queres que te termine en la boca (ES UN ASCO!!) decile que te avise antes, y deja de hacerlo y cambia por la manuela, para que finish .
Cuando el que mama está presto y atento, hay más probabilidades de un final feliz. Si el macho que está saboreándote la chota se esmera y se la come como debe, vos vas a empezar a sentir que los ángeles cantan en no más de 10 minutos. Hay que resistir y dejar que el otro se esmere. Uno puede ayudar jugando al ahogado, metiendo la pija a fondo y viendo como el pibito abre los ojos bien grandes, dejándolo sin respiración pero con un placer que lo hará volver por más. Para el final está el premio, esa gran catarata de leche que será depositada en la cara y garganta del amigo. La mejor recompensa al pete. Nada mejor que deslecharse con un buen pete, solo para empezar, luego del descanso a poner loco el ganso y a bombear!

MARIANO MARTINEZ se estaría GARCHANDO a Franco Masini ?

MARIANO MARTINEZ se estaría GARCHANDO a Franco Masini ?
Hace CLICK en la foto

ULTIMOS COMENTARIOS