miércoles, 30 de diciembre de 2015

PROTOCOLO: Reglas de un buen tetero

[caption id="attachment_5336" align="aligncenter" width="500"]reglas Para que una tetera siga funcionando como tal, todos debemos colaborar, siguiendo estas pequeñas reglas podrás seguir por años peteando o garchando en el mismo lugar. Muchas veces estos lugares se pierden por culpa de los propios usuarios.[/caption]

REGLAS DE UN BUEN TETERO
(para no quemar lugares)


1- Si entran menores se termina todo en el acto un buen tetero pone cara de yo no fui.
2- Nunca escribir en las paredes mensajes (chup..., teléfonos, acá es tetera, etc etc). Los teteros tenemos códigos!
3- Si el lugar no da, quedarse en pajas nomas, y seguir el resto en otro lado. Un tetero sabe...
4- No dejar restos (forros-acabadas-etc), las acabadas directamente al mingitorio o al inodoro. Teteros limpio!
5- No contar a gente fuera de onda sobre "nuestros lugares". Cofradía del tetero. Cosas de tetero.
6- Publicar lugares solo en foros o páginas adecuadas. Ambiente de tetero.
7- Usa la regla "ojo de loca no se equivoca" si el flaco no da onda, NO DA, por más bueno que este, discreción e intuición.
8- Solidaridad y campana, si ves a un par haciendo algo interesante pero no da para integrarse, a disfrutar mirando y a campanear para que no los jodan, hoy por ti mañana por mi. Tetero campana.



A seguir pasándola bien...


 

martes, 29 de diciembre de 2015

Mi pija publicada... Nano

nano mancini
Hola, alguien va por Parque Lezama en algún momento? Anduve dando vueltas en La madrugada y no hay nadie, A ver si hay data o activamos para ir en algún horario a tetear.  Adjunto foto de mi pija y cualquier cosa q me manden lo que quieran a este mail: unickosoy@hotmail.com Futbolero 28 años de Barracas.

sábado, 26 de diciembre de 2015

Tips: visitando tu primer sauna.

Ir a un sauna gay es un morbo que muchos disfrutan, lo reconozcan o no. Si queres animarte a probar, no tengas miedo y probá estos tips para que tu primera experiencia (primera de muchas) sea lo más placentera posible:


sauna
1. Encuentra una sauna de calidad: no vale todo

Infórmate bien: Internet está lleno de sitios, y no tires guita en el más barato o el que parezca mejor sin más. Lee comentarios, reviews, opiniones y si podés preguntá a tus amigos, mejor que mejor. La confianza es lo primero para perder el miedo y la vergüenza.
2. Elige bien a tu compañero de aventuras

Si no te va ir solo, busca un acompañante. Andá con alguien de confianza, que te de seguridad. No hace falta que hagas nada con él, pero seguro que te hará entrar con más seguridad y serás mucho más atractivo para el resto. Una vez dentro, también puedes buscarte a alguien con quien compartir la velada de forma exclusiva, todo hay que hablarlo antes.
3. No seas denso

El contacto con otros chicos ha de ser natural y nada forzado. Si os gustáis los dos, se notará. Haz un acercamiento, pero no te vuelvas pesado, al mínimo gesto de complicidad todo saldrá a la perfección. Si no le gustas a uno, no te ofendas, seguro que a ti tampoco te gustan todos, ¿no?
4. Y tampoco juzgues

Esto no es nada del otro mundo, ni mejor, ni peor. Aún es tabú en muchos ambientes, pero no lo conviertas en algo raro. Nadie te obliga a hablar de ello, pero una vez dentro, mantén una actitud respetuosa. No hagas nada que no te guste que te hagan a vos, y tampoco trates mal a nadie porque no sean de tu gusto. Limítate a disfrutar de forma relajada y los prejuicios déjalos bien afuera.
5. Ante todo: higiene y protección ¡siempre!

Y nuestro consejo favorito, porque es el más importante: seguridad siempre. Pero siempre siempre, tu salud es lo primero, y esta es una de esas cosas que nos hacen pasar un mal rato. Son muchas las enfermedades que puedes percar por coger sin forro, así que siempre contigo, lo agradecerás la mañana siguiente, palabra.

viernes, 25 de diciembre de 2015

Vergara. Final (dos)

José María Gómez | Nosotros y los Baños| Los Putos|

 

vergara(Y para conseguirlo, mi primo, sabiamente me hablaba, distrayéndome, para que yo me largara a reír, me hacía chistes de esos malos: “¿Querés jugar al teto…?”, me metía el dedo gordo en la boca, me apretaba la nariz, todo para que no pensara que esa cosa gigantesca que había visto recién me estaba entrando por el culo, para que me entretuviera observando sus facciones que de repente se veían bellas, armoniosas, para que no tuviera ningún miedo, para que entrara finalmente el cuarto metro de pija y en vez de gritar como un descocido le pidiera, como lo hice (aunque con la voz estrangulada): “Dame más, metémela toda adentro, ¡ay!”).


Pero no me dolía, al contrario, sentirlo mío y a mi merced me producía una gran satisfacción. Recordé las vísperas de Navidad pasadas junto a él imaginando los juguetes que nos traería el Niño Dios esa misma noche: a Vergara su primer camioncito y a mí mi primer pianito de juguete, recordé las monedas que juntábamos con ahínco para poder comprar los fuegos de artificio: a él le gustaban los rompeportones y a mí las cañitas voladoras, recordé los baños primerizos en el río, escapándonos bajo el sol inmenso, él animándome a nadar y yo temeroso, recordé… lo recordé a él y a su cuerpo, en cómo fue mudando, cómo el tiempo había convertido a ese niño en un muchacho vigoroso que en ese preciso instante me estaba rompiendo el culo, lo amé por lo que estaba haciendo, lo amé por lo que me estaba haciendo sentir, él, Vergara, mi primo, un pichón de macho que no le tenía miedo a nada y a nadie, y quién, luego de una tremenda arremetida que pareció romperme en dos, como había prometido, comenzó a balbucear en mis oídos palabras cariñosas, sentidas, como si se hubiera metido en mis pensamientos, como si los hubiera escuchado toda la vida, como si le encantase responder finalmente: “¿Viste?, guachito, te la estoy metiendo, te estoy cogiendo, mi amor”. Y a continuación me ahogó. Me largó tanta leche adentro que se me salía por la boca.    


Menos de un año después Vergara embarazó a su novia. Pero no lo quiso reconocer, tampoco criar, más tarde, cuando lo obligaron. Ismael (Dios oye) creció prácticamente sin su padre. Finalmente comenzaron a verse cuando el chico era un muchacho, poco tiempo antes de que este recalara en mi casa,  bello y frágil como una flor de invernadero. Voy a tratar de hablar de él, si puedo, porque mientras escribo esto y el chico se está bañando en el baño principal (con mi autorización) me están temblando las manos.


Leé acá de José María Gómez toda la saga: "Vergara"

miércoles, 23 de diciembre de 2015

Recurso gay: Salvar la navidad!

En la vida gay, muchas situaciones nos obligan a ir buscando en nuestro desarrollo nuevas personas que vienen a cumplir el rol de esa familia diseñada -â la carte-.


navidad

 

[avatar user="AleK" align="left" /]

Es algo clásico en estas épocas ponerse a armar el árbol, no tengo gran afición por la navidad, en realidad soy de los que pasa por el síndrome navideño de querer saltar del día 23 al 2 de enero, me parece algo comercial, que en un “mundo material” dejó de lado el costado espiritual, lejos están las épocas en que me volvía loco porque estas fiestas llegaran, creo que de chico empezaba a martirizar a mi madre desde fines de noviembre recordándole que el 8 de diciembre debíamos armarlo.

Quien afirma que odia la Navidad, es quien más precisa estar con alguien en estas fechas, a medida que nos alejamos de la familia uno va construyendo un modelo parafamiliar con gente que va conociendo en la vida y actúa repitiendo el modelo de la familia nuclear y entre todos deberíamos hermanarnos y ser algo más comprensibles con esto.


navidadLos años han pasado, “terribles malvados” –como dice la letra del tango- los significados de la navidad han cambiado también para mi. Ya no tengo una familia nuclear entendida por padre y madre o una mesa a donde ansiar llegar para brindar junto a tíos, abuelos, padres y demás gentes que por el devenir de la vida ya no están en este mundo.

Este año la familia se ha achicado considerablemente. Nos es permitido en este punto hablar de tradiciones, orígenes y blasones. Es que al armar mi árbol (algo que me apasiona hacer todavía, siendo fiel a mi niñez) me encuentro con que el pico del mismo es una antigüedad de vidrio, ¡Si de vidrio! De esos adornos que ya no existen, que me regalara mi abuela allá por diciembre del 74, cuando toda la familia se preguntaba luego de la muerte de Perón ¿quien nos salvaría de Isabelita?

Tengo otros adornos que son más antiguos que hasta para mi son un misterio en su origen (todos los años alguien regalaba uno nuevo). Pero hacen a la tradición de navidades y fiestas alumbradas que pasaron bajo sus ramas. Es verdad que según reza la tradición hay que cambiarlo cada 7 años, pero yo no puedo en honor a todos aquellos a los que hoy recuerdo.

En la vida gay, muchas situaciones nos obligan a ir buscando en nuestro desarrollo nuevas personas que vienen a cumplir el rol de esa familia diseñada -â la carte-.
Cierta Nochebuena una tía de sangre ante un berrinche que tuve me dijo: “Uno NO tiene la familia que quiere sino la que le toca” -Desatando la ira de su cuñada, mi madre-

Esa noche desarrollé una teoría: uno va construyendo un modelo parafamiliar con gente que va conociendo en la vida y actúa repitiendo el modelo de la familia nuclear, por ejemplo hay amigos de fierro (como hermanos) que pasan todos los años nuevos contigo, pero que cuando aparece una pareja estable o te casas, se lleva con esta última de la misma manera que una cuñada lo haría con tú esposa. Perro y gato comensales en la misma mesa.

Hay alguien que pone la casa, la quinta, el lugar y es quien a modo de madre/padre decreta que se va a servir y que vituallas hay que reunir para la noche de la fiesta, Ahora contamos con la “loca planner” tan de moda, que se encargará de la ornamentación, de hacer fluir la información y de los detalles para que la noche sea inolvidable.

En esta semblanza no nos olvidemos de aquél que siempre llega tarde o que aún estando en el medio del campo, anda preguntando si hay un remis porque a pesar de estar pasando Luján debe llegar 0.30 hs. a encontrarse -con un chico que conoció en el chat- al boliche que queda en Almagro, algo que nunca ocurrirá.

Sentado en la misma mesa embelesado en brazos de Cupido se encuentra ese amigo del alma que como todos los años nos trae al convidado de piedra, que es el hombre que ha elegido para pasar el resto de su vida y ahora nos dice –con aval legal- que se casan seguramente en el año que está por comenzar (aunque uno secretamente sepa que el año que viene en la misma mesa habrá otro acompañante diferente con el mismo estigma).

Mientras tanto otro se la pasa haciendo la parabólica humana para conectarse con su familia de origen, su sentimiento es que la están pasando mal porque él está en otra mesa navideña. (¿?)

Este año Víctor y Diego traerán su álbum de bodas, criticaremos la ropa de todos incluso las nuestras y nos quedaremos atónitos cuando nos cuentan, otra vez, como tuvieron que pedir las licencias de boda en sus respectivos trabajos, ¡profundizando las reacciones diversas de sus empleadores, ante ellos, con la libreta de casamiento en la mano! Egipto, el destino de la luna de miel, ¡Seguirá siendo un sueño!

En algún momento habrá un silencio, una mirada perdida o lágrimas, para recordar a aquél amigo que hoy no está por que se fue de este mundo antes de la era del cóctel de retrovirales, pero que se hará presente igual, ya que nos heredó la receta de la torta helada, que hemos hecho al pie de la letra y que espera en el freezer su entrada triunfal.

Cada amigo traerá parte de sus tradiciones, cada plato será un blasón familiar, algo que represente una historia personal, algún detalle que poblará la mesa de esa noche se reunirá con tú vajilla que es la que se utilizaba en la casa de la abuela cuando se vestía de fiesta, junto a las copas del casamiento de tus padres, que te vieron a vos de niño cuando secretamente le pedías a un tío un trago de sidra, los cubiertos regalo de tú madre, seguramente reflejaran lo mejor de las navidades pasadas y de alguna forma todos aquellos que alguna vez compartieron nuestra mesa se estarán haciendo presentes aunque los que coman y degusten no sean precisamente tus consanguíneos.

Ahora que lo pienso… ¡el espíritu navideño sigue intacto dentro de mí y la abuela estará velando la noche desde la estrella del árbol!

feliz navidad

ALEX EN EL PAIS DE LAS MARAVILAS. (Bosques de Palermo).

Especial fin de año.


Alex era un chico curioso, siempre estaba experimentando cosas nuevas, pero había algo que había pospuesto varias veces por no estar seguro, esa noche de jueves se sacaría las ganas.


bosques

[avatar user="Ivan Mon" align="left" /]

Llegó caminando a la tan mentada zona de los bosques, al ingresar ya respiró un aire de extrañeza, era un mundo desconocido para él. Se internó en la zona oscura del bosque y lo primero que vio fueron tres tipos parados uno a lado de otro, dentro de sí Alex pensó: –-Cómela, Tomala y Ponela-.


Dos de ellos exhibían sus chotas (al palo y suculentas) ofreciéndolas al que pasara, y el tercero estaba de espaldas mostrando parte de la cola para que alguien lo poseyera, Alex Optó por la pija más grande  y se la comió con avidez mientras los otros dos se acercaban para observar mejor en la penumbra. De pronto el falo se marchó y Alex continuó con su camino. En el tronco de un árbol grueso, un hombre mayor, rechoncho, (con una remera roja y blanca, con pelo blanco y mucha barba canosa), exhalaba humo de un cigarro que tenía en una mano y con la otra se amasaba el bulto al verlo pasar, no era del tipo de Alex pero lo surrealista del cuadro hizo que se acercara al tronco, sentándose a una distancia prudente para evitar cualquier intención de toqueteo del señor.


Conversaron un poco y el personaje al notar que Alex era nuevo le dio algunos tips para manejarse en el lugar,- ándate por el fondo de los bosques, más cerca del rincón, por ahí se arma fiesta. Si vez unos pibes tomando cerveza en un tronco más adelante trata de alejarte porque a veces arman bardo. No te metas con nadie en un lugar sin gente cerca, así si alguien tiene malas intenciones podes pedir ayuda –


bosques


Después de una breve charla y algunas anécdotas del viejo, Alex continuó por el país de la maravillas, entre unos arbustos se topó con dos ciclistas uniformados como si fueran parte de un equipo, habían dejado sus bicis a un lado y ambos estaban con las calzas bajas para permitir una paja cruzada mientras se besaban como locos, Alex se acercó a menos de un metro porque la oscuridad allí era mayor, y comenzó a masturbarse con la escena, a los segundos de comenzar sintió la apoyada de una chota durísima entre sus nalgas, cuando trató de girar la cabeza se encontró con una enorme sonrisa blanca, con dientes casi fluorescente en medio de la oscuridad, era un runner (sonrisas) de unos 40 años, tenía un cuerpo todo durito por el deporte y Alex lo podía sentir porque prácticamente lo estaba cogiendo con la ropa puesta, mientras  tanto Alex se tocaba con una mano y le metia la otra por debajo del short al runner.


-¿Quién sos?. Preguntó Alex, no con intención de saberlo, sino simplemente para iniciar una conversación. Pero Sonrisas no tenía ganas de conversar –Quien tu quieras – Respondió -Vamos acá  junto- y así se fueron a un recoveco de los bosques.


bosquesSin mucho preámbulo el runner le bajo el jogging a Alex y se pusó de rodillas para empezar a comerle el orto con voracidad, mientras tanto Alex flexionaba las rodillas con las piernas abiertas y se sujetaba de unas ramas. Rápidamente un cúmulo de seres curiosos se acercaron y se pusieron alrededor, algunos era muy bizarros y otros muy hermosos y mientras el runner chupaba y se ponía un forro, algunos arengaban y otros se masturbaban con rapidez observando con lujuria el acto. En medio del ruido de naturaleza irrumpió la bocina de un tren, si, un tren magico pasaba por un lado del bosque, era mágico porque a su paso generaba en los concurrentes un efecto de huida y escondida, "el tiempo se detenía en el bosque por unos segundos", (a pesar de estar bastante), pero pasado el mismo todos regresaban.


El runner se puso un poco de saliva y penetró a Alex ya con el forro puesto, quien no se puedo aguantar el gemido. El sonido del bombeo, ese clap clap del golpe de las carnes, marcaba el ritmo de esa orquesta de gemidos, comentarios y hasta risas nerviosas, todos ruidos sin rostro, todos en la oscuridad.


Alguien se acercó a Alex de frente, era un hombre mayor, delgado y buen mozo, con un mirada de loco y un gorro tipo boina en la cabeza (en la noche) que reafirmaba su locura. Se puso de rodillas frente a él y comenzó a mamarle la verga mientras sonrisas lo penetraba, esa mamada fue la cuota de estímulo que llevó a Alex al clímax, mientras el runner gemía y llenaba el forro de leche, las gotas de semen de Alex caían en la tierra, y una a una todas las almas se iban alejando del lugar.


Pronto Alex se limpió y caminó un poco más solo por curiosear, fue hasta el final del bosque y vio diferentes escenas que lo incentivaban a volver algún otro día, cuando llegó al final dio media vuelta y retomó sus pasos, cuando ya estaba en la mitad escuchó los gritos soberbios de la Reina de corazones, una travesti muy pasada de copas y un poco agresiva, que iba increpando a todos los comensales del lugar, argumentando que era la dueña de todo el país de las maravillas, repartía insultos para todos y muchos salían corriendo por miedo a alguna agresión más física, Alex no fue la excepción, se fue alejando del paso de la Reina con disimulo y continuó su camino para salir del bosque, otro flaco había hecho lo mismo (esquivar a la reina) e iba casi a lado de Alex rumbo a la salida, tirándole un comentario antes de llegar al mundo real, donde la luz es mejor y salir de los bosques, el otro flaco se despidió.
 -jajaj Está re loca!, igual los jueves se pone, es el mejor día, chau! –


 


FELICES FIESTAS! Hasta el 2016 


bosques

Las cámaras del Parque Las Heras

Cámara


Vivo frente al Parque Las Heras y laburo para el Gobierno de la Ciudad, por lo que tengo información interesante. A diferencia de lo que muchos creen, las cámaras del parque SI andan. Incluso el centro de monitoreo está ubicado en el ultimo piso de uno de los edificios de enfrente, sobre Av. Coronel Díaz.


El veedor ( o “buche”), asignado por el GCBA, está habitualmente agazapado por las inmediaciones del parque. Su horario de trabajo empieza generalmente cuando termina el último turno de las canchas de fútbol y a menos que se lo conozca no hay forma de reconocerlo porque está vestido común.


Si se lo observa, incluso, verán que cada tanto entra y sale de parque. Da vueltas, pasea, y pasa información por su celular al centro de monitoreo. ¡¡NO SE ALARMEN!!
Es un pibe joven, un gordito de anteojos, que no jode. Está más que nada para controlar que no haya robos, falopa, choreos y esas cosas. El sexo de los gays mucho parece no importarle, porque incluso más de una vez le he tirado la goma. Lo bueno es que el pibe sabe desde dónde NO te toman las cámaras y es LECHERO. Mas vale tenerlo de amigo.


He conversado un par de veces con el flaco, me cayó bien. Creo que se llama Pablo. Se la mamé varias veces a él y a los tres chongazos hetero que laburan visualizando las cámaras. Ese lugar es un sueño, ven todo. Es increible. Hasta me hacían zoom con una camarita robotica infraroja que se ve clarito claro.


Lo mismo, si ven que alguna situación se pone medio rara, pueden avisarle y enseguida caen los móviles o empiezan a dar vueltas manzana.


JuloPetero

lunes, 21 de diciembre de 2015

Tetera de verano ... Parque Las Heras.

Teteras que hemos recorrido - Por Nacho - Creo que no hace falta mencionar el parque Las Heras, pero siempre hay algún caído del catre que no sabe nada. De noche siempre hay levante obviamente, pero específicamente después de las 00 hs, se pone mejor.
Hay que tener en cuenta varias cuestiones, primero es el tema de las nuevas luminarias que instalaron, pero hay noches en que están apagadas en algunos sectores, después la gente; por lo general hay pibes y pibas con lo cual se dificulta, solo hay que tener un poco de paciencia hasta que se vallan.
La policía pasa cada tanto, aunque hay noches en que casi ni pasan, (siempre atentos), pese a todo esto, normalmente siempre hay levantes y si hay suerte, hasta sexo.

Los sábados y principalmente los Domingos tipo 2:00 (am) comienzan a aparecer algunos en busca de un buen pete o porque no, un buen polvo. Realmente está para aprovechar porque últimamente la policía ni pasa los findes. Cada tanto hay grupos de chicos y chicas que se juntan, pero por suerte están en la suya y no joden, (igualmente hay que ser precavidos estamos en un espacio público).

Encima la mitad del parque estaba sin luz!! se podría decir que hay para todos los gustos, hay un flaco medio histérico, pero está muy bueno, siempre va de remerita y short cortitos dejando lucir unas gambas velluditas, lo ves y te pones al palo, ese siempre se deja chupar la pija, después había un terrible machito que nunca lo había visto, por su apariencia parecía de la calle por lo osado al vestirse: una especie de camperita tipo gimnasia con capucha y abierta, sin nada abajo, y bermudas, este flaco a pesar de andar como medio borracho, estaba tremendo, como dije, tenía una campera tipo gimnasia abierta y sin remera, dejando lucir un torso bastante trabajado, como excusa te pide un cigarrillo, y entrando en confianza te pregunta si queres dar unas vueltas.

Se encuentra sobre Av. Coronel Díaz y Av. Las Heras, a 2 cuadras del Shoping Alto Palermo.

Ahora con el calorcito es para los que van y quieren que pase algo, ir mirar, yirar un poco y directo a los bifes.

Repito, estén siempre atentos si van...

domingo, 20 de diciembre de 2015

Cambio de roles ... pasivo, activo o versátil ?

Existe un 100% activo o un 100% pasivo? En mis 33 años he disfrutado de una sexualidad al máximo...
"Heterosexualidad, bisexualidad y hasta homosexualidad"


cambio de roles


[avatar user="Jhonedynson" align="left" /]


Dentro de este disfrute de mi sexo he transitado por unos cambios... por necesidad, por placer y por amor.


Cuando salía con chicas, lo disfrute mucho, obvio en este caso no existían roles, yo era el macho alfa y ella la princesa, viví al máximo esta época de mi vida... luego comencé a tener contacto sexual con chicos, la bisexualidad llego a mi vida, tenia novia pero me enrollaba sexualmente con chicos.


Estos contactos eran bastante... solo practicaba sexo oral, y besos.



POR NECESIDAD

En estos encuentros, mis amigos cada vez querían mas y no les bastaba con lo que había. Y yo ya la verdad quería probar mas cosas...  sin tener en cuenta y sin saber que era una penetración anal. Lo malo fue que tal vez no lo hice con la persona indicada y ni el ni yo teníamos idea de como hacerlo, solo recuerdo que no fue nada una experiencia agradable, todo lo contrario, a partir de este momento no quise saber nada de una penetración, mi decisión fue ser activo.



Así paso mucho tiempo sin permitir que nadie tocara mi ano,

POR AMOR

Hasta que encontré una pareja con la que me divertía muchísimo, pero teníamos un problema los dos éramos activos. Era muy bueno el sexo, hacíamos unas chupipajas geniales, pero siempre faltaba algo, otra vez los roles, un día en medio de unos tragos y de un calentón quise complacerlo...


Ufff... no lo niego fue una experiencia increíble, teniendo en cuenta que fue casi mí primera vez lo disfrute tanto que a partir de aquí me convertí en el pasivo de la relación, aprendí a disfrutarlo... Después de este cambio de roles, al tiempo, esta relación terminó, y bueno ya viví otra época de mi sexualidad que culminó.


Cambio de roles


Mi siguiente pareja, la actual, es versátil más pasivo. Pero igual yo me adapto a la situación. Roles.



SEXO POR PLACER

Como les conté en otra columna somos una pareja liberal nos gusta  disfrutar con otros chicos, en su mayoría han sido helero flexibles, y pues normalmente quieren penetrar, con alguna excepción. Pero mi pareja disfruta mas que yo, siempre hacia de pasivo y yo bastante limitado... hasta que decidí disfrutar al igual que él... No les niego que gracias a mis anteriores relaciones y roles ahora gozo de mi sexualidad al máximo.


No esta bien limitarse, hay que vivir cada época y cada momento y no cerrarnos a experiencias nuevas, tarde o temprano, esas vivencias serán de gran utilidad en nuestra vida... en la versatilidad esta el goce de la vida...



Y a vos que ROL te va?


viernes, 18 de diciembre de 2015

Vergara. Final (uno)

José María Gómez | Nosotros y los Baños| Los Putos|

vergara

Nunca me cojieron así, con tanto furor y, extrañamente, nunca me dolió menos. Porque Vergara era un hombre, qué duda cabe, y se comportaba como un hombre, es decir, que estaba ahí para ponérmela hasta que se me saltaran los ojos. Y tenía con qué hacerlo. Pero también era mi primo, un hermano, y sabía que estaba ahí para hacerme feliz, y ser feliz él también, y se esmeró por eso.


En un primer momento, no obstante, la bestia que tenía adentro se le despertó y tuve miedo. Me agarró de los pelos y apoyó mi cara sobre el espejo. Recuerdo mis labios desdibujados sobre el cristal, mi frente atribulada, la sensación que recorrió mi cuerpo al escucharlo decir, con voz desconocida: “¡Te voy a matar, te voy a partir en dos, vos no sabés lo que te va a pasar!”. (Odio tener que intercalar esto: Vergara con el tiempo entró a la policía y se destacó como interrogador de detenidos políticos).


Sigo: el otro Vergara, tal vez el verdadero, el chico con quien cazábamos pajaritos y me enseño a nadar en el río de la zona, también vino y su dulzura y consideración me enamoró, es decir, que nunca podré olvidar la mejor parte, esa que lo hacía esforzarse para estar conmigo, acompañándome, sabiendo de mi goce e incrementándolo, inventando posiciones para colocarse delante de mí, para mirarme a los ojos, para decirme mientras intentaba introducirme con lógica dificultad la parte más monstruosa de su anatomía: Soy tuyo, entendés, soy todo tuyo, primo, comeme, por favor”.


Fue la primera vez que hice el amor (en una cama y con un hombre muy hombre) y eso es inolvidable. Y no por la cuestión del tamaño (que tiene su importancia). La verga de Vergara, como dije, era muy cabezona. Sin embargo, el asunto es que a continuación venía una “manguera” cuyo grosor te daba escalofríos. (Hablando de “manguera”, Ismael (Dios oye), a quien instalé en el cuarto de invitados… pero no me voy a adelantar, sólo diré acá, porque viene al caso, que algunas cosas vienen de familia). Volviendo al tema, Vergara estaba muy enterado, aun siendo tan joven, de sus atributos. Yo me saco el sombrero. Sabía que la única manera de que me entrara era hacerlo con amor. Pero no el amor que todos conocemos, el de las palabritas o las flores. El verdadero amor, el que se esmera en hacerte conocer la cara más profunda de la felicidad. “Verle la cara a Dios”, dirían algunos. “Tragarte una pija como la de Vergara”, agregaría yo sin tanta alegoría.


Y para conseguirlo, mi primo, sabiamente me hablaba, distrayéndome, para que yo me largara a reír, me hacía chistes de esos malos: “¿Querés jugar al teto…?”, me metía el dedo gordo en la boca, me apretaba la nariz, todo para que no pensara que esa cosa gigantesca que había visto recién me estaba entrando por el culo, para que me entretuviera observando sus facciones que de repente se veían bellas, armoniosas, para que no tuviera ningún miedo, para que llegara finalmente el momento en que el cuarto metro de pija estuviera bien adentro y en vez de gritar como un descocido le pidiera, como lo hice (aunque con la voz estrangulada): “Dame más, metémela toda adentro, ¡ay!”.


Y comenzara a actuar el otro, tal vez el verdadero, el que una vez que me ensartó, giró sobre sí mismo y desde atrás y mordiéndome la nuca comenzó a galoparme, a gemir, a revolverse y hacer cosas para aumentar su placer y obviamente el mío: taparme la boca con su mano, tirarme de los cabellos, obligarme a mirarnos al espejo: “¡Mirá, comilón, mirá cómo te cojo!”...


 


(Continuará)

 
Leé acá de José María Gómez toda la saga: "Vergara"

jueves, 17 de diciembre de 2015

Las vestimentas

Las ropas, el calzado, algunos accesorios para el cuerpo son los fetiches de mayor visibilidad social en la comunidad gay. El uso de las ropas negras de cuero fue una de las primeras, complementadas con botas o borcegos. Las prendas de latex aparecen bastante más adelante. Todas ellas se las relaciona con las prácticas sexuales más intensas y menos convencionales.


Las ropas de los hombres de trabajo campesino o industrial se las asocia con rudeza, hombría, fortaleza muscular, olores, sudoraciones..


El desarrollo de la actividad física, la visita a los gimnasios, han acentuado el interés por las prendas deportivas. Los pantalones cortos, muestran piernas desnudas, musculosas y peludas. A estas se les agrega las prendas íntimas, en contacto directo con la piel, impregnadas de secreciones, principalmente medias y calzoncillos.


Los fetiches por lo opuesto se focalizan en las ropas formales (hombres de traje y corbata) que parecen ocultar e insinuar los instintos más primarios.


Las máscaras que cubren los rostros fomentan la morbosidad del anonimato.

Los cuerpos



Ya no son los jóvenes delgados, modelados por los gimnasios, afeitados o lampiños la única estética posible. El surgimiento de la “cultura osuna” y la mayor visibilidad entre jóvenes y maduros han subvertido la tendencia dominante. Los gay han dejado de ser debiluchos y afeminados. Se descubren otros tipos de cuerpos deseables, aquellos muy peludos y barbudos, maduros, pesados, rudos, de apariencia muy viril y actitud afectuosa.


Algunos ejemplos captados por la imagen fotográfica o delineados en el dibujo y la pintura dan prueba de su existencia.


Se pueden observar:


Barbudos


barbas20


Peludos


maspelos6


Calvos


calvosII5


Osos


bearsI7


Jóvenes y maduros


padreshijos1



 

Zonas corporales



cuerpos03


Puede decirse que un cuerpo total en toda sus partes, extensión, es una zona erótica o también decir que nuestros cuerpos tienen una multiplicidad de zonas eróticas.


No hay razón instintiva por la cual se puede ser corporalmente insensible, sin embargo las distintas historias de vida muestran que muchas zonas han sido reprimidas o anestesiadas.


Cualesquiera de las experiencias fetichistas son formas de explorar esas partes y volverlas placenteras, es decir  transformarlas de insensibles a sensibles.


Algunas funcionan como la llama inicial que va a ir provocando el fuego corporal completo. También esas mismas y muchísimas otras pueden convertirse en la zona central en la cual se concentra el deseo y el goce.


Este capítulo a modo de ejemplo muestra algunas de ellas. Los futuros participantes de este espacio fetichista irán haciendo sus aportes relatando sus propios descubrimientos y placeres.


Algunos comentarios y muchísimas fotos y expresiones artísticas describirán mejor:



Semen, el mundano y sublime..


Semen"Cuando le chupaba los testículos, sus gemidos aumentaban. Se levantó de la cama y guió mi cabeza hasta el borde de la cama, dejándome boca arriba –Relaja la garganta- me dijo."


Semen, Leche, polvo (todo Sud Amer), Wasca (Arg), mekos (mex), porra (Br), lefa (España). tantos adjetivos como significantes.




[avatar user="Ivan Mon" align="left" /]

El Semen, origen de vida y de placeres, líquido que evoca los morbos más escondidos en la psiquis de las personas. Si bien  el erotismo del semen es independiente del rol sexual, en los homosexuales tiene un papel más particular pues se convierte en la clara evidencia del orgasmo de tu compañero de turno.




Me agarró de los pelos de la nuca con sus dos manos y empezó a meter y sacar su miembro, cada vez más rápido, y cada vez más profundo, yo lo miraba desde el piso arrodillado y mi saliva se escurría por sus testículos y cada tanto me la sacaba de la boca por las arcadas, o por la asfixia que me provocaba”


Semen



A cada quien le cabe de diferente manera, he conocido gente que le genera cierta repulsión por el olor o la textura, pero son los menos. Hay hombres que les encanta usarlo como lubricante natural, hay otros que quieren regarlo en la piel del compañero casi como marcando territorio, también están los que disfrutan de recibirlo en el rostro (no tragarlo) solo recibirlo como si fuera la forma más cercana a compartir el goce del proveedor de leche. Por ultimo están los que necesitan sentirlo dentro de la boca, saborearlo y hasta tragárselo.




“Teníamos un relación estable, aunque a escondidas de todo el mundo, él tenía la capacidad de eyacular hasta tres veces en un solo encuentro, esa tarde me hizo chupársela hasta el punto de clímax –quiero probar algo- me dijo, cuando estaba a punto de estallar me puso en cuatro y me acabo en la cola, pero no se detuvo, comenzó a puertear y se le puso durísima de nuevo, uso su leche como lubricante y poco a me la metía para darme un cogida espectacular, era tanta la calentura que lo deje acabarme adentro”.



La realidad es que muchos tardan en animarse a tragarse la leche de otro hombre, quizás los primeros pasos se dan al intentar saborear el propio semen en la punta de los dedos,  pero no es lo mismo. Un amigo me contaba que le generaba arcadas el sabor y que era imposible tragárselo, sin embargo lo volvía loco sentir ese momento en el que el macho con el que estaba descargaba un chorro de semen en su boca, “es una sensación de líquido cálido, agradable y un poco espeso, me gusta solo es momento, después tengo que escupirlo”.


Semen


Creo que esta demás mencionar los riesgo de ETS (si bien son menores que en el sexo anal, existen y hay que tomar los recaudos). Pero la primera vez que te tragas la leche de alguien con deseo, algo cambia, algo liberador ocurre, quizás la persona te da mucha confianza y llegan a puntos máximos de intimidad, o quizás estas en un punto donde ya nada te interesa, en resumen se cruza un límite, eso sin duda. Y el riesgo sigue existiendo...


Semen


“Era la segunda vez que venía a mi departamento, ahora no hacían faltas escusas solo queríamos disfrutar de nuestros cuerpos, ambos desnudos con un 69 en la cama, cuando le pasaba la lengua en la entrepierna podía sentir que sus latidos se aceleraban, cuando le chupaba los testículos, sus gemidos aumentaban. Se levantó de la cama y guió mi cabeza hasta el borde de la cama, dejándome boca arriba –Relaja la garganta- me dijo.
Se puso de pie abriendo sus piernas sobre mi cara y posando la punta de su miembro en mi boca, automáticamente mi boca se abrió y recibió su gruesa pija, él fue metiéndola poco a poco, y relajando la garganta, con arcadas y mañas para poder respirar me la metió hasta el fondo, sentía que me la desgarraba. Comenzó a bombear y por momentos me ahogaba en mi propia saliva y él la sacaba un poco, pero rápidamente la volvía a encajar, fueron 10 minutos de ahogo y placer, cuando solo sus gemidos me dieron la señal de que se venía.
Todo fue silencio, solo sentí un chorro cálido en mi garganta, luego otro y uno más, se quedó unos segundos sobre mí y luego retiró su miembro suavemente y que como una brocha fue dejando su trazo de leche en mi lengua, lo disfruté y él también.

miércoles, 16 de diciembre de 2015

Mi pija publicada.... Sergio

 

sergio


Si te gusta lo que ves deja mensaje que me pongo en contacto...

Con la moral bien alta, pero falsa...


La Columna de Ale K | Ha habido tanto material últimamente, tanta publicación que me he dedicado a leer, todo tipo de notas, las que publican los columnistas (que por suerte son muchos) y también las que mandan uds. Las notas en general todas llaman mi interés y uds saben que una vez que uno entra a Nosotros & .. cuesta irse.

[caption id="attachment_9775" align="aligncenter" width="633"]falsa moral Estamos inmersos y somos testigos de cómo las luchas sociales, por la salud y de la diversidad sexual dialogan, se pelean y convergen en un mismo campo social y político. En suma, estamos en medio de un proceso saludable en una sociedad (una gran tribu) que, mal que mal, ya ha reconocido sus títulos de ciudadanía a las sexualidades y a los sujetos sexuales emergentes. Aclarando que los sujetos sexuales son aquellos cuyos deseos y prácticas, convergen en sus relaciones y emergen de sus derechos. Que son capaces de hablar desde el lugar de sujetos capaces de palabra y de acción, no de víctimas. [/caption]

[avatar user="AleK" align="left" /]


Esta semana leo con mucho interés una nota que aparece en la pagina principal de esta pagina, enviada por Carlos, titulada: Open mind, fachero, portador, buena chota y… ¿buena moral?


Carlos trata de preguntarse extrapolándose sobre otras notas que ha leído que han traído mucha controversia. Nos habla de la violencia que a su vez ve en algo que a él le llama poderosamente la atención entre todas las cosas de la pagina. Los mensajes. Los mensajes de uds. Que tienen todo el derecho a opinar y que pueden hacerlo desde una óptica subjetiva sobre el tema que opinan y desarrollar…



El tema son los comentarios.


Los comentarios son violentos, nos hablan de violencia, de la violencia que está instalada en la sociedad de hoy, de esta patología social donde todo parece extrapolarse hacia un lado o hacia otro, donde no hay grises. ¿Y tal vez uds se pregunten porque hablo de los mensajes, que mi importan a mi los mensajes?


Digo, estamos en una época del año donde uno quiere hacer llegar su mensaje, su deseo al otro y a veces nos quedamos a mitad de camino, no podemos llegar, no nos escuchan, y lo más fácil es pensar que la culpa la tiene el otro.


¿Y si no es el otro?


Los mensajes. Los mensajes de uds. Que tienen todo el derecho a opinar y que pueden hacerlo desde una óptica subjetiva sobre el tema que opinan y desarrollan…

Pero no hacerlo desde una mirada subjetiva atravesada por un snobismo (sobre todo político) que automáticamente los hace creerse dueños de la verdad y los ubica en el podio de esa verdad. Erigiéndose  con el dedo índice erecto diciendo: Porque YO tengo razón, yo lo dije antes, yo sabia que iba a pasar o tú presidente o mi presidenta.... La grieta, la hendidura, la falta... dejando al costado el pluralismo que puede crecer de ambos lados y LA FAMOSA GRIETA NOS ESTA COMIENDO A TODOS...

Es que esta pagina en si nos moviliza y mucho. Esta pagina destaca sobre todo la vida sexual de todos nosotros.
Para desarrollar nuestra vida sexual necesitamos del OTRO (así en mayúscula). Este OTRO aparece en nuestras fantasías cuando estamos solos transitando una paja, amasándonos la pija, viendo un video porno, (aunque no concretemos la eyaculación), o está al lado nuestro en una tetera, en una estación de tren vacía en la madrugada, en la Shell de Técnopolis, en un boliche, la facultad, un Burguer o donde nos pesque.


Y también nos envuelve en una patología social que nos devuelve a la sociedad agresivos hipersexuales, para individualizarnos, para diferenciarnos de ese otro. Ya nos ha politizado. 



En esta vida sexual que parece tan privada y no lo es tanto involucramos a muchas más personas de las que imaginamos. Ejercemos políticamente actitudes de virtudes y morales diferentes. ¿Hay una sola moral?


Carlos nos habla desde un cura, un integrante de Caritas hasta un PUTO recalcitrante (tomando sus propias palabras) y abre de esa forma un abanico variopinto donde aparentemente entran todas las escalas de personalidades que puedan subirse a una cama. SU cama. No la NUESTRA, no es la TUYA, ni la MIA. Hasta aquí nos tendríamos que limitar a leer y listo, es su vida, NO ES LA NUESTRA, ni la mía.



Carlos abre la puerta al tema de la FALSA MORAL que hay en todo esto. En el sexo tiene implícita una carga de FALSA MORAL por llamarla de alguna forma, es falsa -a priori-  porque es un concepto introducido por el propio hombre para delimitar el territorio. Viene de antaño. Para que yo no pueda tener acceso a la gente de mi propia tribu y por tanto un acceso enmarcado a los de la otra. En este punto nace la moral, los códigos y el Estado. 

Nos ha tocado en suerte (o desgracia) vivir en un mundo y una época que parece consecuencia de las encuestas. De los resultados de cualquier encuesta extraemos un rápido juicio de como nos comportamos (o somos). Somos una cultura exitista  ¿Reflejan las encuestas la realidad que nos toca vivir? ¿A que encuestas debemos hacer caso?

Por dar un ejemplo, según las encuestas "serias” en medios impresos alrededor de un 40% de las personas (hombre y mujeres por igual) han cometido infidelidad en algún momento de sus vidas, no obstante según otra realizada por internet (con el anonimato explicito que esto conlleva) alrededor de un 82% de las personas han sido infieles en algún momento de sus vidas.

¿Quién miente? Posiblemente nadie, posiblemente la falsa moral sea la que en muchos momentos nos hace decir que hemos sido fieles durante toda nuestra vida. ¿O es quizás un exceso de trivialidad? un exceso que mueve a gente (con una imaginación mas que desarrollada) a mentir y decir que han sido infieles cuando lo mas cerca que han estado de la infidelidad es decirle “hola” al vecino.



  • ¿Somos infieles y lo ocultamos? Por supuesto que si. La infidelidad deja de serlo cuando es descubierta, es decir, pasa de ser de un acto privado y oculto a algo consumado y ante hechos consumados solamente queda una acción, el perdón o la culpa.

  • Pero sucede aquí que muchas personas no pretenden ser perdonados o señalados como culpables, prefieren cometer infidelidad y después ocultarla.

  • Y si además de todo eso negamos nuestra infidelidad y la atacamos con auténtico fervor entonces quedamos libres de toda sospecha. Sencillo ¿no?

  • ¿Vivimos en un mundo de apariencias, de falsa moral? Pregúntate eso cuando alguien defienda con fervor algo frente a vos, algo como puede ser infidelidad o cualquier otro valor socialmente objetable.
    Lo funcional es sospechoso.

  • ¿Que hay tras ese fervor? ¿Falsa moral o la férrea convicción? Muchas veces me pregunto al escuchar las cosas que dicen mis pacientes en consulta, que defienden posturas políticas, culturales, morales y de moda con auténtico convencimiento si detrás de esa férrea moral se encuentra esa falsa moral, es decir, sino están defendiendo algo para quedar libres de sospecha. Cuando uno introduce la pregunta, surge la duda y muchas veces la confirmación de que se debió obrar de OTRA manera “mas ética por llamarla de alguna forma” para quedar ajustado a la MORAL.

  • La vida esta llena de contradicciones y eso significa que cada uno la interpretamos de una manera diferente. Esta pagina acepta todas las opiniones con la mejor de las sonrisas aunque pretendemos que la gente sea también sincera o al menos quite algo de hierro a esta vida llena de falsas morales.


Cierro con un mensaje de un lector del blog que resume en lenguaje llano lo que trate de explicar anteriormente. 

 Agus dijo...


Vivan y dejen vivir, o mejor dicho, cojan y dejen cojer. Loco, cada uno con su mambo... nadie esta en condiciones morales para cuestionar la vida del otro. Todos tenemos un muerto en el placard. Además, gran parte de la sociedad misma ya hace demasiado en discriminar a la comunidad LGBT, como para que encima nos demos el lujo de discriminarnos entre nosotros!


27 de septiembre de
2015 01:17


lunes, 14 de diciembre de 2015

Conoces a ... Carlos?

carlos perez ultimo




Hola gente como andan, les habla carlos pendejo caliente de 20. Soy versatil, me encanta mamar, franelear, deditos en la colita, teterear. Ando buscando alguno menor de 30 con fisico aceptable para juntarnos por alguna tetera. Frecuento la de Galerias Pacifico, Alto Palermo, y estoy abierto a nuevas propuestas pero por ahora en publico y sin garche. Para los dias en que no se pueda me va paja cam también.
Zonas que frecuento: Microcentro, Palermo, Recoleta.
Les dejo mi skype: carlos.perez5585
Les mando pijazos, Carlos.

Gay for pay: Actores heterosexuales que hacen porno gay.

domingo, 13 de diciembre de 2015

Gaydar: tenemos un radar gay?

gaydar¿Es cierto que los gays tenemos un radar gay?


[avatar user="Jhonedynson" align="left" /]

No se si es un radar, señales... o que ojo de loca, no se equivoca pero algo hay.


Es típico tener un conocido, familiar, amigo, que te dice: " te voy a presentar a tal, que tengo la  duda que es gay, entre ustedes se conocen". La verdad me da risa pero pocas veces he fallado, desde luego siempre respetando la privacidad de las personas, siempre salgo  por la tangente al dar un veredicto.... No soy nadie para sacar a nadie del armario... es decisión de cada quien, y no seré yo quien los saque del armario.


En este momento de mi vida trabajo en un ambiente bastante heterosexual, sin embargo ni en el mundo de mecánicos se escapa en detectar alguno, y perfeccionar el radar.


Con una mirada, con un gesto, con su forma de hablar, con una foto, su perfil de Facebook, su forma de vestir, de caminar, de contestar el teléfono, son muchos factores que uno comienza analizar.


Muchos lo ocultan muy bien y no es detectable, hasta que se toman unos tragos y se les sale la loca, ahí ya el radar deja de funcionar, ya ellos solos se desatan.




[caption id="attachment_9691" align="aligncenter" width="600"]gaydar Raramente veras a un hetero haciendo haciendo morritos en las fotos. (En Colombia se usa la palabra para designar los mofletes y los labios abultados).[/caption]

Otra de las cosas que tengo en cuenta, son sus redes sociales, por ejemplo la cantidad de amigos que tenemos en común, y si analizas muy bien sus fotos, sus poses, te ayudara a sacar conclusiones, raramente veras a un hetero haciendo atributos a su físico, o haciendo morritos en las fotos. (En Colombia se usa la palabra para designar los mofletes y los labios abultados).


Son muchas la señales  que indiscutiblemente pueden hacer saltar tu gaydar, pero la mas clara es una mirada, los ojos son el reflejo del alma, y muchos hablan por si solos, y mas si hay atracción. Solo con que tus amigos o la gente de tu entorno sepan tu condición, las señales comienzan a llegar solas... gaydar, gaydar...



¿Y tú tienes un radar gay ?

viernes, 11 de diciembre de 2015

Vergara. Tercera parte

José María Gómez | Nosotros y los Baños| Los Putos|

 VERGARAY… ¿hacemos negocio?”, me pregunta, apoyando una mano sobre mi rodilla, apretando un poco y colocando la otra mano ahí, sobre el tremendo bulto, apretando también pero más bien acariciando, invitando, obnubilándome. Hasta ese momento habíamos estado conversando o algo así, mirándonos de reojo, estudiándonos. Después de la sorpresa y de las risas (cuando apoyé mi mano sobre su bragueta, ¿recuerdan?, (cuando apoyé mi mano sobre su bragueta, ¿recuerdan?, Vergara se echó a reír y yo también) un sentimiento de amistad nos inundó, de confianza, de recuerdos buenos. En definitiva, habíamos crecido muy cerca uno del otro y vivido juntos muchas cosas, muchas más de las que se necesitan para quererse, en fin, para permitirse algunas que los demás no entenderían, secretos nuestros, por ejemplo, intimidad, quiero decir, que me muestre la pija, esa, la de ahora, grande en verdad, o desnudarnos juntos, también, y antes de separarnos para siempre. Aclaración: cuando lo hicimos, es decir, cuando me dijo: “¿Y no querés ver todo, ya que estás?, ninguno de los dos sabía… rectifico: él sí sabía (¿acaso no les dije que estaba al tanto de las cosas antes que yo?), repito, Vergara supo antes que yo de mi deseo, lo supo desde siempre, desde que éramos niños, sabía que en algún momento me la iba a tener que poner. Por eso comenzó a desnudarse.


Pero antes la asomó. Y yo exclamé, involuntariamente: “¡ah!”. Era muy cabezona. Un rato antes, sentados todavía, le dije en broma: “No te hagás el inocente… ¿y ese pibe?” (Yo me refería al otro paraguayo, el debilucho que todavía andaba rondando por ahí)  “¿Cuál?, me preguntó. “Ah, sí, el putito… no le entraba, te juro por Dios que no le entraba”. Ya estábamos en materia, esos comentarios me mataban. O este otro: “Hay que tener una así, no todos se la aguantan… ¿y vos, eh, en un caso, digo, te la vas a aguantar?”. Y la voz, cuando decía esas cosas, se le espesaba, bajaba en decibeles, él, que hablaba siempre a los gritos y tenía la voz aguda, como muchos provincianos. “Todavía no vi nada”, le decía yo, provocándolo. Eso era antes, jugando todavía. “No te diste cuenta recién, cuando tocaste” Y yo: “Es que lo que no veo, no  lo creo”. Cosas  así. “Tocá otra vez, vení…”, urgía, envalentonándose, y yo mirando ahí con el corazón en la boca.


No sé si se entiende. A todos nos ha cojido un primo alguna vez. Y es hermoso. Porque hay (cuando lo hay) amor, confianza, hermandad. Y casi nunca hay dolor, sólo el imprescindible. Porque el guachito lo que quiere es coger, no hacerte daño. Por eso es que con Vergara nos pusimos a hablar así, como niños grandes, divirtiéndonos. Una mezcla curiosa de inocencia y calor, mejor dicho, candidez y una calentura feroz que nos estallaba en las pelotas. ¿Y por qué no le entraba? ¿No me vas a decir que le dolía…?”, lo apuré. “Y sí, mirá”, y se abrió el último botón de la bragueta.  Enmudecí. En el hueco de la tela, haciéndose lugar, un glande gigantesco de color increíblemente rosa se asomó y estaba herido. Por la hendidura sutil, perfumándolo, un líquido incoloro se derramaba indócil, en gotas, humedeciendo con la materia acuosa el grosor. Tragué saliva, y tuve sed. Entonces Vergara, quien siempre sabía lo que tenía que hacer, me miró profundamente y, sosteniendo mi mirada, humedeció sus dedos ahí y los llevó a mis labios. La línea tibia que maravillosamente se mantuvo desde su verga hasta mi boca nos unió para siempre pues no hay nada que una más que la sangre y, si no, la leche.


A continuación nos desnudamos. La cama grande de mis padres estaba ahí, invitándonos. Todo lo que iba a suceder era maravilloso, único. Vergara mismo lo enunció, sabiamente: “¡Ahora vas a saber lo que es un hombre!”


(Continuará)



Leé acá de José María Gómez, toda la saga de "Vergara"

jueves, 10 de diciembre de 2015

Mi pija publicada... Leandro

versaoeste

 

Por Ituzaingó zona oeste. Pajero y amante de la pornografía.
Si te gusta lo que ves @versaoeste 


Mi pija publicada... Mario

De Alicante - España


 

Mario

Quiero contactar con chicos a los que les vayan todos los morbos de esta genial página, yo se que estamos muy lejos pero si alguno en Alicante, España lée esto que contacte por aquí. Un saludo a todos!!
Y adelante con esta página!! Mario


miércoles, 9 de diciembre de 2015

José María Gómez para libro del año. Votalo!

la fusionEs por su obra por su obra "La Fusión"



Nos manda el link donde lo nominan en la lista para el libro del año por "La fusión".
Nos cuenta que esta contento y tiene su importancia.

 

Se puede votar entrando al link  LIBROS ELEGIDOS que está inmediatamente debajo del anuncio y mandar un mensaje que diga más o menos así:


Categoría 5 "La fusión", de José María Gómez.


 El voto de cada uno de uds. suma. Siempre y cuando quieran hacerlo. Desde ya gracias!




domingo, 6 de diciembre de 2015

Noticias de Colombia...

Cali, una ciudad muy gay


 

[caption id="attachment_9544" align="aligncenter" width="690"]Cali En la cima de esta colina empieza la historia de Cali. El primer caserío de la que hoy es Santiago de Cali se asentó en 1744 en este sector, aledaño al río y la capilla. Clásico por la vista de la noche caleña, la brisa en la tarde, las ventas ambulantes de los artesanos, las obleas y las risas de los niños jugando.[/caption]

[avatar user="Jhonedynson" align="left" /]

Después de 13 años fuera del país, hace justo un año decidí  volver a mi tierra santiago de Cali, he de reconocer que el país ha cambiado muchísimo, la gente que vive aquí no lo nota y no lo valora.


Hoy les voy a contar en que ha cambiado respecto al mundo lgbti...


Justo en el momento que me fui a vivir a Madrid , yo también estaba viviendo un cambio interno, Colombia vivía un  momento muy complicado social... económico, político.... La situación era como la mía no sabia que camino tomaria mi vida, no me veía en un PAIS  donde las diferencias se sentían en el ambiente..


El salir de Colombia hizo que mi personalidad cambiara, y principalmente que no me importara el " que dirán" ni lo que pensaran de mí.


Ahora ya estoy aquí, y reconozco que cuando llegue  con mi pareja sentí un poco de miedo, el no saber como actuar, como comportarme, como expresarme, frente a mis amigos, familiares, compañeros de trabajo.para mi sorpresa gracias a la redes sociales todos estaban muy bien empapados de mi vida, y si estaban a mi lado es por que me aceptan como soy.


Cuando vivía aquí nunca fui a un sitio gay, si llegue a escuchar algo, pero eran sitios muy escondidos y reservados, hoy en día hay mil sitios y lugares de encuentros lgbti. Donde no solo gente del colectivo disfruta y se mezcla con heterosexuales sin importar nada. Y sin ningún prejuicio.




[caption id="attachment_9545" align="aligncenter" width="720"]Cali En Cali los viernes hay un punto de encuentro lgbti que en mi tiempo era algo imposible, es una zona preciosa, dos miradores increíbles y emblemáticos de la ciudad, " LA LOMA DE LA CRUZ, Y SAN ANTONIO" donde la gente puede disfrutar de cuenteros, una cervezas, incluso fumar un porro sin que te miren mal.[/caption]

En Cali los viernes encuentras también restaurantes, discotecas, tiendas, que miran sin ningún reparo a este colectivo que a enriquecido esta zona, y otras de la ciudad. En la zona rosa hay un sitio espectacular.
Que se llama " la casa romanos" una casa antigua re modelada, con una terraza donde puedes ver vídeos musicales, y disfrutar de un rico cóctel. O lo que te apetezca. Y en el interior del sitio discoteca.




Hoy en Colombia no han legalizado el matrimonio homosexual, pero si podemos ir a la notaria (escribanía) a registrar la unión, como parejas de hecho.
Justo hace un mes aprobaron la adopción gay, no se creo, primero debió ser aprobado el matrimonio, pero bueno, se van dando pasos gigantes.


Cali

Hoy miro a los jóvenes, y los veo libres sin miedo a expresarse como son, obvio hay gente todavía  sigue  en el siglo pasado, pero bueno son los menos,  me siento orgulloso de esta ciudad y de mi país. Donde poco a poco la sociedad ha ido entendiendo que lo más importante es el respeto y la tolerancia.



Pronto sacare un guía completa de CALI  gay...

viernes, 4 de diciembre de 2015

Fabián: maduro, morrudo y con lubricante...


Fabian"Podía sentir como su mano se deslizaba con facilidad por todo el tronco de mi miembro hasta la punta del glande, que parecía estallar en cualquier momento de lo hinchado que estaba"




[avatar user="Ivan Mon" align="left" /]

Fabián, el maduro morrudo y de pelo en pecho, se había propuesto instruirme en los placeres del sexo entre hombres. Luego del candente encuentro en el monte, Fabián me invitó a ir un sábado por la tarde  a su casa, esta demás decir que el programa del día seria SEXO.

Vivía solo en una casa grande que había heredado de sus padres y estaba divorciado. Luego de entrar me invitó a sentarme en el sillón de la sala y sirvió un vaso de gaseosa para mí y otro de cerveza para él – Los menores de edad no toman alcohol – me dijo.

FabianLlevaba una musculosa que dejaba apreciar el pelo de su pecho, sus brazos fuertes y tostados por el sol (trabajaba como ingeniero agrónomo en el campo), tenía una bermuda de algodón fino y por el movimiento del enorme bulto que sobresalía parecía no llevar ropa interior.  Yo estaba nervioso, pero no asustado, solo pensaba en verlo desnudo y saciar mi apetito. Se sentó a lado mío,  rodeó mis hombros con su brazo y me miró los ojos acercando su rostro al mío lo suficiente como para sentir su aliento de macho.

  • ¿Con cuantos estuviste? – me preguntó, haciendo referencia a la cantidad de amantes en mi haber, le respondí que solo con mi amigo y con el/ellos, ese día al otro lado del arroyo.

  • ¿Te gustaría probar más cosas?

  • No sé, tal vez

  • Sí- le dije. Lo próximo que sentí fueron sus labios en mis labios y el roce de su barba negra y espesa en mi cara, mientras su enorme mano se deslizaba por mi espalda pasando hasta mi cola intentando amasar mis glúteos.


Su beso era cálido, pero suave al igual que su lengua que masajeaba el interior de mi boca, poco a poco se fue poniendo más caliente, hasta el punto que parecía que trataba de engullirme, yo estaba rígido y al palo, sin saber que hacer más que dejarme llevar por él. Me besaba el cuello, detrás de las orejas (me volvía loco sentir su respiración sobre mi), bajó por mi pecho quitándome la remera y me pasó la lengua por los pezones (la primera vez que sentía tal placer en esa zona) llegó hasta mi cintura y paralelamente se quitaba la musculosa y me quitaba las zapatillas y  la bermuda, quedando yo solo en bóxers. Sus manos se paseaban en todo mi cuerpo, desde el masajeo en las piernas hasta caricias en el cuello, y si bien esas manos eran ásperas (seguramente por su trabajo) su toque era suave y gentil.  - Vamos a un lugar más cómodo – me dijo, llevándome a su habitación.

 

Me tendió en la cama y se abalanzo sobre mí, - podes tocar si queres – me insinúo, solo ahí deslicé mi mano hacia su entrepierna y palpé su cálido, voluptuoso y ya erguido bulto (confirmé la ausencia de ropa interior). Finalmente me sacó el bóxer con los dientes y se paró al pie de la cama, para apreciar de lejos mi anatomía desnuda sobre su lecho, esbozó una sonrisa y se quitó la bermuda, quedándose unos segundos de pie frente a mí, mostrándome toda su desnudes. Se acercó a su mesita de luz y sacó  un tubo de lubricante -¿lo usaste antes? – me preguntó de manera retórica, se puso un poco en los dedos frotándoselos y se los llevó a la boca saboreando el lubricante, luego se subió a la cama y se sentó encima de mi vientre sonriendo, dejando su enorme y duro pene sobre mi pecho, ya con más confianza yo posé mis manos en sus muslos peludos y musculosos, y él llevó esos dos dedos humedecidos (por el lubricante y su saliva) a mi boca invitándome a degustar, tenía un gusto dulzón y un poco sintético, Fabián agarró nuevamente el tubo y vacío una cantidad considerable en sus dos manos, se acomodó de rodillas entre mis piernas y con una mano comenzó a masturbase mirándome de frente y con la otra me embarró de lubricante, fue una sensación extremadamente placentera, podía sentir como su mano se deslizaba con facilidad por todo el tronco de mi miembro hasta la punta del glande, que parecía estallar en cualquier momento de lo hinchado que estaba, luego de unos minutos en el juego, vació más lubricante en mí y con sus dos manos empezó a frotar toda la zona, deslizaba sus manos por mi pene, Fabiánpor los testículos, el perineo y sus dedos tanteaban con gran habilidad mi orificio fluyendo cual tentáculos que intentaban entrar. Finalmente me dio la vuelta y me puso en cuatro patas – relájate- me decía al oído con esa voz rasposa que aún me calienta, al mismo tiempo moldeaba mi postura con sus manos, dejando mi cola empinada y mi rostro en la cama.

Me llenó la cola de lubricante y se arrodilló detrás de mí, Lo próximo que sentí fue como su pija se deslizaba dentro de mí con una gran facilidad (a pesar de doler un poco). Que placer más grande sentir que entró en mí como cuchillo a la manteca, abriendo todo a su paso, una y otra vez, primero suave y hasta cariñoso pero gradualmente aumentando la fuerza y la rapidez, y luego prácticamente golpeando con fuerza mis glúteos en cada embestida. Luego de unos minutos paró y me dejó en esa posición pero tomó mis dos brazos y me los puso en la espalda espalda sujetándome de las muñecas, se puso de pie sobre la cama flexionando un poco sus rodillas para penetrarme y me advirtió: Si te duele me avisas para parar.

 

FabianFue la primera vez que sentí de verdad como me metió toda su pija hasta el fondo, la sensación era nueva, yo solo gemía pero no de dolor (el tipo sabía lo que hacía), metía y sacaba con fuerza, bombeando sin parar, su sudor chorreaba sobre mi, cayendo algunas gotas sobre mi espalda y recorriendo luego todo el camino hasta mi cuello, su pija entraba con facilidad hasta el fondo y yo sentía una leve punzada cada vez que la metía toda hasta el limite, así estuvo varios minutos y no pude más, era tanta la calentura que en una de las embestidas eyaculé sin siquiera tocarme, sentía que me ahogaba en placer.

Fabián no quiso acabar, pero parecía satisfecho, sonreía, me dejó relajarme recostado sobre su pecho y me dijo – No quiero acabar con vos todavía, así tengo excusa para que vengas de visita otra vez-
Después de llegar a casa, (con un poco de  dolor y molestias) solo podía pensar en volver a visitarlo una vez mas...

 
Leé también del mismo autor: "Mambos en la cama".

Vergara. Segunda parte

José María Gómez | Nosotros y los Baños| Los Putos|

vergara“¿Qué están haciendo?”, preguntó Vergara apareciendo de improviso por la ventana. Para entonces el grandote que se llamaba Ignacio (recién hoy me acordé) me había enseñado a morder al “león”, pero despacito. Hacía oscilar sobre mi cara un miembro que recuerdo muy blanco y alargado para que yo lo atrapara con los labios. Después, volviendo al procedimiento habitual, había acomodado al “león” entre mis piernitas y en vez de morderme las orejas me las acariciaba con la lengua y me decía en susurro: “La colita, la colita, entregame la colita”. Y sin que yo atinara a nada pues, a mis once años, no sabía de qué estaba hablando. En eso entró mi primo, como dije.

Ese acontecimiento nos unió, con Vergara, y nunca más volvimos a esa casa. Ahora, durante la hora de la siesta, en vez de salir a la calle (de alguna manera percibimos algún tipo de peligro en esas aventuras) atravesábamos la veredita que separaba una casa de la otra y nos metíamos en el cuarto de alguno de los dos. Por lo general, Vergara se trasladaba a mi casa pues era más espaciosa y coincidió con la época en que mi madre volvió a dar clases en el Instituto y estábamos solos. Quiero decir acá, antes que nada, que con mi primo nunca volvimos a  jugar al león. Nos limitábamos a intercambiar las figuritas, me enseñó a jugar a las cartas y yo le mostraba mis dibujos. Y muchas veces dormíamos la siesta, como nos reclamaban, juntos, y también abrazados cuando hacía mucho frío o se largaba a llover. Hasta que pasaron los años. Un día, siendo ya adolescentes, me desperté y mi primo no estaba. Me sentí solo, fue un sentimiento extraño, algo así como una especie de traición. Apoyado en el respaldo de la cama, intentando reponerme, observé involuntariamente el lugar que había ocupado Vergara recién, antes de abandonarme. Las sábanas arrugadas, la almohada aplastada y una camiseta algo húmeda se convertían en indicios incontrastables de su cuerpo que por primera vez deseé que permaneciera a mi lado y que su presencia amainara el sentimiento de soledad que me embargaba, un sentimiento novedoso que me hacía saltar las lágrimas. Lo recuerdo así, a pesar de los años. Entonces se me ocurrió la idea. Primero pasé mi mano por el lugar y lo sentí caliente. Me gustó. También me dio la pauta de que no hacía mucho tiempo que se había retirado. Me tranquilicé por eso, animándome, volviendo a tocar una y otra vez esa misma tibieza e imaginándolo tal cual lo había visto tantas veces. “No aguanto la camiseta”, solía decir, y se la sacaba a los manotazos para acostarse con el torso desnudo. Y entonces me di cuenta de lo que tenía que hacer: atraparlo, arrebatar con mi propio cuerpo la presencia deseada (de manera inconciente todavía) y para eso me acosté tan largo como era sobre él (pero que no era él sino su calor) y una sensación desconocida y arrebatadora me provocó por primera vez en mi vida una erección descomunal. ¡Sentí su olor!, eso fue el desencadenante, una combinación inaudita de fragancia a rosas y de transpiración, de dulzura y de escarnio, todo al mismo tiempo. Me estaba convirtiendo en puto de manera acelerada (o en una de las maneras de serlo). Como pude, luego, me incorporé porque me dieron ganas de llorar. Y entonces lo escuché. Vergara estaba en el cuarto de al lado, el de mis padres. Una alegría inmensa me atravesó y de inmediato vergüenza de mí mismo, por la posibilidad de que me hubiera descubierto así, babeando sobre su lugar en la cama. Pero no. Vergara tenía otras preocupaciones y tal vez otros deseos. Cuando entré sigilosamente al cuarto lo observé. Sentado en uno de los costados de la cama matrimonial de mis padres, inclinado sobre sí mismo, sostenía con sus dos manos y de manera jadeante una porción de su cuerpo que se adivinaba esplendorosa, enorme, apetitosa. Y que Vergara miraba, al par que la escupía y zarandeaba, con una fascinación que me impelía a acercarme y descubrir el motivo de tanta concentración y tanto goce. En la habitación de mis padres había un mueble con un gran espejo. Sobre el cristal azogado la forma se perfilaba brutal pero la media luz la velaba, se manifestaba antes mis ojos tremendamente abiertos como una especie de monstruo cabezón que podía significar miedo y delicia, todo junto. “¿Qué estás haciendo?”, le pregunté, con desesperación. Y para mi desencanto se cubrió.


Tres años después nos encontramos en el mismo lugar y a la misma hora. Ya mi padre había muerto. Fue después de lo de Ramoncito y Vergara ya tenía novia. Nos pusimos a hablar sobre el famoso partido pero estábamos disimulando, obviamente. Yo sabía lo que quería y él también ¿por qué no?, y  en honor a los viejos tiempos. Por eso es que cuando en un momento Vergara se incorporó para desperezarse (era su tic) yo apoyé decididamente mi mano sobre su bragueta que usaba siempre a medio abrir y le dije, mirándolo a los ojos: “La quiero ver”. 


(Continuará)


Leé del mismo autor: Vergara. Introducción

Gimnasios con Onda (LISTADO)

Gimnasios con Onda (LISTADO)
Hace CLICK en la foto

ULTIMOS COMENTARIOS